Sarah Jessica Parker huye del quirófano

Los efectos del paso del tiempo son inevitables. Si para cualquier mortal enfrentarse a ese momento de cambio es complicado, para una ‘celeb’ envejecer es un verdadero tormento, ya que los proyectos disminuyen y el caché se recorta. Además, las generaciones jóvenes pisan fuerte y les roban a los rostros maduritos esos suculentos ingresos publicitarios por imagen. Sin embargo, no todo el mundo asume esta realidad como una tragedia o sale corriendo a la consulta del cirujano plástico de moda en Hollywood. Muchos de los rostros con mayor poder mediático dejan que las huellas del paso del tiempo campen a sus anchas. Aunque sólo los buenos vinos envejecen con nota.

Julia Roberts, la eterna sonrisa de EE UU, es una de las pocas estrellas que ha decidido renunciar al quirófano. A la protagonista de Pretty Woman se le relacionó hace años con varios actores que habían recurrido al bótox, una información que sus agentes negaron categóricamente. La oscarizada actriz aseguró recientemente en una entrevista que desea que sus hijos la conozcan como realmente es. Y la verdad es que sigue siendo tan encantadora y bella como cuando la vimos triunfar en los 90.

 

Otra que se ha mostrado contraria al bisturí es Sarah Jessica Parker, aunque muchos le busquen las cicatrices. Con casi 50 años, la protagonista de Sexo en Nueva York luce estupenda, cuida su figura con mucho deporte y paseos con sus hijos por Central Park y es muy constante en el cuidado de la piel con cremas hidratantes y buenos productos de cosmética. Además de ir impecablemente maquillada a cada evento porque para eso cuenta con una troupe de estilistas y peluqueros.

En la acera de enfrente dos mujeres que ya han pasado por el quirófano en varias ocasiones. Madonna, que acaba de lanzar un polémico vídeo Secret Project _ seguro que levantará ampollas_, sabe de los riesgos de abusar de esta práctica y se ha pasado a los aceites naturales, como la jojoba, la marula o la rosa mosqueta, muy extendidas entre las estrellas por su poder para atenuar las arrugas.

Una práctica natural a la que también se ha apuntado Demi Moore, a la que se relaciona desde hace semanas con Will Hanigan, 20 años menor que ella. Está claro que a la ex de Ashton Kutcher le gustan jóvenes, aunque corra el constante riesgo del que al final la dejen por una más lozana. La cincuentona más potente de la meca del cine también se ha apuntado al poder rejenerador de los aceites, y por lo que se ve le han sentado de maravilla. En este caso sobra aquello de “juventud divino tesoro”.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios