Paul Walker fallece en un trágico accidente de coche

Demasiado pronto para decir adiós

Aunque estaba entre los actores de segunda de Hollywood, Paul Walker (40) tenía todas las papeletas para dar el gran salto, una vez que dejará atrás su personaje de expolicía en la saga Fast and Furious, que le habían encasillado en el guapo amante de los coches y la velocidad. Y paradojas de la vida ha sido en un coche donde uno de los rostros más bellos de la meca del cine se ha despedido de la vida. Este californiano de ojos claros, que en 2001 fue elegido por la revista People como una de las personas más sexys del mundo –y que nosotros nombramos guapo de la semana el pasado mes de agosto-, regresaba de un evento benéfico para su organización Reach Out Worldwide junto a un amigo, cuando, por motivos que trata de aclarar la policía, el Porsche Carrera GT biplaza en el que viajaban se empotró y explotó.

En la meca del cine la noticia ha dejado en estado de shock a muchos de sus compañeros, a los que les cuesta entender que dos expertos en la conducción hayan tenido tan trágico final. La bellísima Jessica Alba, que compartió con él cártel en Into the Blue en el año 2005, se mostraba consternada con la noticia: “#RIPPPaul Walker –él fue una persona encantadora dulce. Mi corazón está con su familia”.

Joshua Jackson, marido de Diane Kruger, con el que rodó en 2000 The Skulls, se lamentaba de una muerte prematura: “Es difícil imaginar a alguien tan lleno de vida irse tan pronto. Mis pensamientos están con su familia. RIP Paul Walker”. Y Olivia Wilde, con quien trabajó en 2007 en The Death and Life of Bobby Z, confesaba lo duro que era la noticia: “Paul Walker era un hombre realmente bueno, dulce, amable, tranquilo y cariñoso. Envío mucho amor a su familia”.

Podría haber abusado de su atractivo con las mujeres, sin embargo, era hombre de pocas conquistas, pero, sobre todo, poco publicitadas. Aunque era muy difícil sacarle algún comentario sobre el estado de su corazón, no escondía su relación con Jasmine Pilchard-Gosnell, una guapísima joven universitaria. En las últimas horas se hacen elucubraciones sobre esta pareja, se habla incluso de que estuvieran comprometidos o, incluso, que hubieran contraído matrimonio en secreto.

Lo que no era un secreto es que Paul tenía una hija de 15 años, Meadow, nacida de su relación con
Rebecca McBrain, destrozada tras conocer la noticia y centrada en apoyar a su hija adolescente, que hacía dos años se desplazó de Hawaii a California para estar más cerca de su padre. Descanse en paz Paul Walker.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios