Paris y Lilo, en pie de guerra

Se avecina tormenta entre dos de las rubias más consentidas de Hollywood. Y por el tono de los mensajes que aparecen en sus Twitters, podemos estar ante un huracán en ciernes entre Paris Hilton y Lindsay Lohan, precisamente dos de las mujeres con mayor relevancia mediática del momento. Para los que no tengan ni idea del conflicto hacemos un breve resumen. El pasado fin de semana, la chica mala de la meca del cine coincidió con Barron Hilton, hermano de la polifacética millonaria, en un casa en Miami, alquilada por Ray Lemoine, amigo de ambos. Ante los comentarios despectivos del heredero de la cadena hotelera sobre la rehabilitada actriz, el anfitrión de la fiesta se calentó más de la cuenta y le propinó una paliza que le ha dejado la cara que es un poema. El presunto agresor, que ha admitido la agresión, tiene su propia versión de los hechos, y fue el hermanísimo de la DJ el que empezó primero. Parece un relato de críos, pero no lo es… aunque habría que estudiar el nivel de madurez de ambos implicados. El caso es que Barron regresó a casa y ha contratado al abogado de los famosos, Robert Shapiro, para que analice cómo plantear la demanda, ya que según algunos testigos presenciales fue la actriz la que alentó a su compañero a ajustar cuentas con el hermano de Paris, por lo que la querella podría tener más de un destinatario.

Pero no son solo estos pasos del agredido los que nos hacen sospechar que la guerra entre estas reinas de la noche no haya hecho nada más que empezar. Paris no pudo contener el disgusto y utilizó las redes sociales para denunciarlo: “Los dos pagarán por ello”, a lo que añadió:“Nadie jode a mi familia y sale intacto de ello”. Creo que ante declaraciones de este calibre poco nos queda más que añadir. Blanco y en botella. Sin embargo, la novia del modelo español River Viiperi lo va a tener un poco complicado. Lemoine asegura que su amiga no tuvo nada que ver con la pelea y, por una vez, y aunque parezca increíble, Lilo no figura en los informes policiales, por lo que su acusación perdería fuerza.

El caso es que Lilo vuelve a estar en el centro de la polémica, tras pasar casi inadvertida desde que finalizó la rehabilitación. Este penoso suceso puede volver a llevarla a los tribunales, de donde no sale desde hace más de dos años por sus múltiples infracciones de la Ley, la mayoría de ellas producto de sus múltiples adicciones. El pasado verano, la actriz fue entrevistada por la periodista mejor pagada en el mundo, Oprah Winfrey, y confesó sus problemas con las drogas y el alcohol, confirmó estar limpia de sustancias, y anunció una serie documental biográfica para el año que viene. Sin embargo, en Hollywood parecen estar ya muy cansados de sus idas y venidas y su agenda cinematográfica está desierta. Lo que está claro, es que Paris, la que fuera su íntima amiga y compañera de juergas nocturnas por medio mundo, es ahora su antagonista. La imagen que ilustra este párrafo nos tememos que no se repita. Continuará…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios