Melissa Joan Hart y Jessica Simpson bajan la báscula

Uno de los momentos más críticos para cualquier mujer que ha decidido dar el paso de la maternidad es el postparto. Aunque eres muy consciente del cambio brusco que experimenta tu anatomía y de que necesitarás meses para que todo pueda volver a su sitio, lo cierto es que muchas mujeres sentimos que resultar otra vez sexy será una verdadera quimera. Como la mayoría apenas tenemos tiempo para ir al gimnasio entre toma y toma, y lo de tener un entrenador personal no se ajusta a nuestro presupuesto, porque eso de que los niños vienen con un pan debajo del brazo es un engaño en toda regla, no nos queda más remedio que recurrir a dietas milagrosas para bajar de peso, con permiso de los meses de lactancia que son sagrados. Pero no hay que engañarse, si quieres lograr una figura parecida a la que tenías antes de que tu vientre, piernas, brazos y cara se hincharan como un globo, no te quedará más remedio que sudar la gota gorda para vestir unos leggins o unos vaqueros ajustados sin una camisón encima. Pero con constancia y perseverancia se logra. Eso es un hecho que podemos ver a diario en millones de mujeres que se preocupan por mantenerse en buena forma, ahí están los gimnasios, las clases de yoga, pilates, body pump, zumba, body combat, spin… hasta la bandera de féminas dejándolo todo para desconectar, soltar adrenalina y sentirse encantadas con ellas mismas.

Así de bien se sienten dos actrices que acaban de anunciar al mundo que lograron el cuerpo que deseban y lo han gritado a los cuatro vientos. Melissa Joan Hart, a la que muchos recordarán por la comedia Sabrina, cosas de brujas, ha compartido en Instagram una fotografía en bikini, en la que queda patente su pérdida de peso. La intérprete, madre de tres niños, ha bajado la báscula casi 20 kilos, que se dice pronto. “No todos los días me gusta enseñar mi piel, pero ahora me siento segura”, decía en su perfil, donde daba las gracias al programa nutricional que ha seguido a rajatabla para lograr su objetivo. En este proceso han sido claves los ejercicios del gimnasio y la ajetreada cotidianeidad de lidiar con tres pequeños. La actriz aseguró que no pretende demostrar a nadie que es más joven de lo que es, simplemente ahora se siente bien.

Jessica Simpson, en 2010.

Igual de pletórica se mostró Jessica Simpson durante un acto benéfico celebrado en Los Ángeles, por donde paseó su esbelta figura con un ajustadísimo vestido de color amarillo. La también cantante hizo pública su intención de ponerse en forma después de su segundo embarazo y vaya si lo ha conseguido.

Jessica Simpson, 2014.

En su caso ha sido clave un programa de entrenamiento muy duro y los largos paseos todos los días juntos a sus pequeños y su marido. Ella misma asegura en las redes sociales que siempre le gustó su cuerpo, pero que esta nueva versión “es mucho mejor”. Dos ejemplos de los muchos que hay en la vida real que nos enseñan que nada es imposible y que los objetivos hay que planteárselos a largo plazo, sin prisas, pero sin pausas, porque los resultados merecen la pena. ¡Bienvenidas a la operación biquini 2014! Una premisa que deberíamos aplicarnos todo el año.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios