Meghan Markle, la invitada fantasma de la boda del año

El sábado fue el día de Pippa Middleton, pero inevitablemente había una invitada a su enlace de la que los fotógrafos estaban más pendientes casi de la propia novia: Meghan Markle. Las fotos del enlace de la hermana de la duquesa de Cambridge rulan por redacciones, medios digitales y redes desde el mismo momento del enlace en la iglesia de San Marcos de Berkshire (Englefield), pero ¿dónde están las instantáneas de la actriz estadounidense? ¿Logró escabullir el objetivo de los flashes y de los móviles de los curiosos más avispados? La única imagen de los tortolitos, que podrían anunciar su compromiso este verano, fue a su llegada al banquete en el coche de Harry. Según Daily Mail y The Sun, el príncipe condujo de vuelta a Londres hasta Kensington Palace para recoger a la estrella televisiva. ¡Eso es un novio como Dios manda!, que diría mi abuela.

Tanto la ceremonia religiosa privada como las dos recepciones posteriores, en Englefield House y en Bucklebury Manor (la residencia familiar de la novia), salieron a pedir de boca. Una boda de ensueño en la que la señora Matthews lució un vestido de Giles Deaco con flores de encaje y manga caída, complementado con un velo de Stephen Jones, una tiara de Robinson Pelham y zapatos de Manolo Blahnik. Según los expertos, el estilismo completo rozaría los 50.000 euros, a los que hay que sumar los 44.000 de los anillos de Cartier y los 7.000 que rondaría el traje del novio. Pero esto es calderilla para el financiero de 40 años, cuya fortuna es incalculable. Solo un dato, hace dos años, James se repartió con sus otros dos socios los 1.700 millones de euros en beneficios de Eden Rock Capital Management.

Pero no todo ha sido un camino de rosas. Según desvela la prensa rosa británica, la hermana de Kate Middleton vetó a Vogue Williams, la novia de Spencer Matthews, su cuñado, un rostro muy conocido en la pequeña pantalla por su participación en el reality Made in Chelsea. Al hermano pequeño de Matthews le precede la fama de fiestero y políticamente incorrecto, y habría sido advertido por Pippa de no dar la nota en su día. Prevenido de que se contuviera y no preparara ningún discurso inapropiado, la celebridad televisiva saludó efusivamente a las cámaras a la puerta de la iglesia. ¿Se habrá sometido a los contratos de confidencialidad exigidos por los novios? Tiembla Pippa, el enemigo está casa…

Spencer Matthews looked a very happy chappy at his Brother’s wedding. Performing Best Man duties. Is that a royal salute Spenny ?

Una publicación compartida de The Royal Tea (@the_royal_tea_) el


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios