Meghan Markle, de admirada a odiada

La duquesa de Sussex se ha convertido en la comidilla de la prensa rosa británica. Desde hace semanas, la ex actriz protagoniza día sí y día también un titular debido, entre otras cuestiones, a sus múltiples frentes abiertos: con parte de su equipo, su cuñada, Kate Middleton, y las tradiciones de la familia con las que no está del todo de acuerdo. Empezamos por el final porque según Sunday Express, Meghan Markle sería la responsable de la ausencia del príncipe Harry en la caza de faisanes (Boxing Day), un evento al que el joven heredero no ha faltado en los últimos 20 años. “En su cabeza, Guillermo lo ve como otro ejemplo preocupante de cómo su hermano menor se aleja de su familia por culpa de su nueva esposa”, comentaba una fuente a Sunday Mirror.


Ver esta publicación en Instagram

On stage during The British Fashion Awards at Royal Albert Hall in London {December 10, 2018} #meghanmarkle #princeharry

Una publicación compartida de Meghan Markle ♡ (@mrsmeghanmarkle) el

Los hijos de Carlos y Diana de Gales siempre se han mostrado muy unidos, sobre todo desde la trágica muerte de su madre, pero entre los hermanos existe un tremendo abismo. Según algunos especialistas en la casa real británica, esta fractura se debería a la mala relación que mantienen sus mujeres. Roces que en el ámbito más íntimo tendrían los días contados, ya que la norteamericana y Harry pronto abandonarán Kensington Palace, donde este último ha convivido sin problema con su hermano y su cuñada, para formar su nueva familia en Frogmore House. El desencuentro de Markle y Middleton es tan evidente, que ambas parejas habrían decidido pasar las navidades por separado, lo que ha colmado la paciencia de la reina Isabel, que ha llamado al orden a sus nietos y les ha exigido, como manda la tradición,la presencia de ambas familias en Sandringham en Navidad.

Para algunos, este culebrón real tiene un motivo: la obsesión de Harry por proteger a su esposa. Según Emily Andrews, periodista especializada en la casa real, el príncipe no admite ninguna crítica sobre su mujer. “Enrique siente que no pudo proteger a su madre por lo que hace lo posible por proteger a su esposa. Es su forma de expiar su sentimiento de culpa”, añade la informadora. Sea lo que fuere, lo cierto es que el carácter de la ex protagonista de Suits no debe ser fácil, ya que parte de su servicio personal ha decidido poner tierra de por medio. Una de ellas es Katrina McKeever, secretaria de comunicaciones de la duquesa, que dimitió en septiembre de 2018, así como otra de su ex asistentes y Edward Lane Fox, que durante los últimos años fue una de las personas de confianza de su marido.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios