Más mala que la quina

Femme fatale, dícese de una villana que utiliza artimañas sexuales para atrapar al héroe. Este personaje femenino, que actúa sin ningún tipo de escrúpulos y cuya ambición es insaciable, es un clásico en los relatos literarios desde finales del siglo XIX y no hay enredo televisivo o cinematográfico que no cuente con su particular mujer malvada.

En más de una ocasión he comentado la simpatía que me provocan los malos malosos, puede que para dar rienda a esa parte demoníaca que todos tenemos. Sin lugar a dudas los buenos no serían tan buenos si no se pasaran la vida soportando a los malvados. Gossip Girl tenía, hasta ahora, a un canalla, Chuck, pero el joven multimillonario no le llega a Diana Payne ni a la suela de los zapatos –¡qué casualidad que este nombre se repita tanto cuando se trata de pérfidas!– , una triunfadora en los medios de comunicación dispuesta a todo para construir un imperio mediático en Nueva York.

El personaje de Liz Hurley cumple con todos los requisitos de la mujer fatal: belleza, sensualidad, ambición, codicia, frialdad… vamos, ¡cómo para llevártela a casa! Emocionada por el regreso de la serie más ‘cool’ tras el parón en la emisión estadounidense, no sólo por el recuentro con estos chicos del Upper East Side, sino por saber qué nuevos pasos tiene preparados Diana en su cruzada particular contra Nate, Dan, Gossip y el resto de personajes que desgraciadamente se cruzarán en su camino a lo largo de esta quinta entrega.

Como digo, Chuck Bass va a parecer un angelito al lado de esta mujer de rompe y rasga a la que los modelitos ajustados le quedan como un guante. La envidia que nos provoca también es parte de su atractivo y de su magnetismo. ¡Qué se ande con mucho cuidado Serena van der Woodsen porque tiene todas las papeletas para convertirse en el nuevo objetivo de Diana! La codicia de esta mujer no tiene parangón, sabe muy bien qué teclas tocar… y, aunque la rubia ha empezado una nueva vida en Los Ángeles, le será complicado escapar de la tupida telaraña que prepara Payne para llegar a la cumbre.

Y en este ascenso a la gloria siempre quedan cadáveres en el camino… bueno, en sentido figurado. Dan Humphrey vive en soledad la dura vida del escritor. Sí, al niño de papá no le va nada bien en esto de la Literatura y, si a eso sumamos, que la mujer que le quita el sueño, Diana, le lleva por el camino de la amargura, la tormenta emocional está servida.

¿Cuál será el próximo movimiento de la bruja Diana en el tablero del poder? ¿Esquivará Dan sus armas de seducción? La respuesta, el lunes (21.00 horas) en Cosmopolitan TV.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios