Los pelos de las celebrities marcan tendencia

Buceando en la red de redes para encontrar un tratamiento capilar que me ayude a superar los daños colaterales del verano me he encontrado con curiosidades que distan mucho de mi búsqueda inicial. Y como no me puedo resistir, pincho en una entrada en la que se asegura que Rihanna se deja cada semana en la peluquería 16.000 dólares. Entiendo ahora los constantes cambios de look de la de Barbados. Un día te la encuentras saliendo de un club de Nueva York con el pelo corto y dos días más tarde aparecen unas imágenes de su tour por medio mundo con el pelo por la cintura. ¿Cómo es posible? Pues además de gracias a una cuenta bancaria repletita de ceros, a una valentía que causa mi más sincera devoción. ¡Me encantaría tener el valor para hacerme perrerías en la cabeza de esa índole y estar siempre divina! Aunque no sé si me provoca más recelo Riri o su peluquera, una de las más ricas del planeta a 2.000 euros diarios en caja.

Y para pelos los de Beyoncé, aunque no todo lo que reluce en esa cabellera rubia sea natural. En otro visitado link de mi buscador, se asegura que la cantante más rica del mundo utiliza todo tipo de pelucas y extensiones. Incluso en algún anuncio o promoción los paparazzi han podido captar el momento tiro del pelo y se me descuelgan las bases del postizo. Sin embargo, este mismo junio aparecían los resultados de una encuesta con Beyoncé en el primer puesto de los looks capilares preferidos por los encuestados. El moño afro que lució en su polémica visita a Cuba es uno de los recogidos del año, una obra maestra que causó conmoción en la isla.

Otra asidua a los pelos ajenos es Lady Gaga, una morena natural que se tiñó de rubia y ahí se mantiene, eso sí, pocas como ellas son capaces de hacerse unos rulos con dos latas de refresco. La cantante neoyorquina puso la alerta hace un año ante una abundante caída de su cabello debido al constante uso de tintes. Sin más dilación, la monster star inició un tratamiento capilar que 12 meses después ha dado sus frutos. Y para prueba la foto de Gaga en la boda de su mejor amiga. Aunque seguro que no todo ese melenón es suyo.

Otras prefieren cortar por lo sano para darle brío a sus cabezas. Leighton Meester esperó al final de Gossip Girl para hacer caso a las estilistas de la serie y optar por una melena corta que acentúa mucho más sus bellos rasgos. Un corte que ya puso de moda la modelo ucraniana Dari Werbowy, una de las tendencias de este 2013 en el que parece que se aceptan todos los estilos.

Pero si hay un nombre que acumula visitas en lo que a su cabellera se refiere, esa es Blake Lively. La rubia del Upper East Side es todo lo contrario que Rihanna, apenas gasta en peluquería, tan sólo para mantener el color de su pelo, porque todo lo demás se lo hace ella solita. Poco dada a los maquillajes llamativos ni modelos escandalosos, la imagen de Gucci aprovecha la onda natural de su pelo para lucir una de las melenas rubias más reconocibles en la alfombra roja. Ella misma descubre en una entrevista que puedes encontrar en YouTube que seca su pelo dejándolo algo húmero para después recogerlo en un moño de bailarina, que suelto unas horas después descubrirá una onda natural perfecta.

Corto o largo, rizado o liso, con flequillo o sin él, natural o tintado, suelto o recogido… lo cierto es que ahora más que nunca toca pasar por la sección de tratamientos capilares porque el sol, el aire, el cloro y el salitre harán estragos en nuestras cabezas las próximas semanas. Con permiso de un verano que se resiste a llegar después de una primavera fugaz.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios