Los mofletes de Bradley y la vena musical de Penn Badgley

“Me he centrado en la música”. Así de contundente se mostró Penn Badgley en la entrevista que acaba de publicar Vanity Fair, en la que asegura además que está a la espera de la llegada de un proyecto cinematográfico que le motive. El guapísimo actor que dio vida a Dan Humphrey parece seguir los pasos de otra compañera de Gossip Girl, Taylor Momsen, que decidió dar la espalda a la actuación y dedicarse a su faceta como cantante, liderando el grupo de hard rock Pretty Reckless. Sin embargo, el joven actor de Baltimore no debería tener queja porque este año ha rodado en dos ocasiones, en Parts Per Billion, junto a Josh Harnett, y en Cymbeline, junto a Dakota Johnson, sin duda una de las actrices del momento por Cincuenta sombras de Grey, y Milla Jovovich, y se da por hecho su participación en The Paper Store. Veremos a dónde le lleva esta nueva y desconocida faceta en la que todavía no le hemos descubierto.

Después de poner en marcha su línea de zapatos, Sarah Jessica Parker ha regresado a la primera línea de la alfombra roja, y después deslumbrar en la Gala MET y en la cena de Corresponsales de la Casa Blanca, la protagonista de Sexo en Nueva York acudió a Late Night with Seth Meyers acompañada nada más y nada menos que de Anna Wintour, la gurú de la moda. La editora de Vogue y la actriz fueron invitadas al programa precisamente para hablar de la velada, de los modelos, de los invitados… vamos, a cotillear un poco sobre lo que no pudimos ver de la cena.

Seguro que uno de los temas de conversación fue el evidente cambio físico que ha experimentado Bradley Cooper desde que le vimos en los Oscar. El atractivo actor estaba irreconocible con casi 20 kilos de más. La barba prominente, el pelo de punta y unos mofletes exageradamente carnosos nos despistaron al principio y costó reconocerle. No se trata de ninguna crisis o de que se le haya ido la mano con la cómida basura y la cerveza, todo lo contrario, el protagonista de la saga se ha tenido que poner ‘gocho’ por exigencias del último guión que ha llegado a sus manos, American Sniper, un largometraje firmado por Clint Eastwood, que le colocará a buen seguro en la carrera de esa ansiada estatuilla que se le resiste desde hace dos años. Si Matthew McConaughey lo logró quitándose kilos, ¿porqué no lo va a alcanzarlo Bradley con sobrepeso? Estamos deseando ver esa transformación en pantalla.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios