La 90ª edición de los premios Oscar, todo según lo previsto

Sin sorpresas, siguiendo el guión previsto por los especialistas y con una gran triunfadora de la noche: la inclusión. La 90ª edición de la gala de los Oscar será recordada por la reivindicación del movimiento #MeToo y por la conquista del cineasta Guillermo del Toro, que pasa a formar parte del olimpo de la industria cinematográfica como antes lo hicieron sus compatriotas Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu. La forma del agua, a la que muchos críticos han definido como obra maestra, se llevó no solo el Oscar a Mejor Película, también la Mejor Dirección.

Pero no hay premios de la Academia en los que no pasen cosas, pese a que sus protagonistas traten de pasar inadvertidos. Jennifer Lawrence, la actriz mejor pagada del momento, fue parte de las miradas del patio de butacas por su actitud deshinibida con un vaso de vino blanco minutos antes de que Jimmy Kimmell arrancara el espectáculo. Otro de los momentazos fue la memorable idea de regalar una moto de agua, que presentó cual anuncio televisivo la veterana Helen Mirren, a aquel premiado que diera el discurso más corto, y el ganador fue Mark Bridges, ganador de la estatuilla por el Mejor Diseño de Vestuario por El Hilo Invisible. Además, fue la primera ocasión en la que una estrella de la NBA, Kobe Bryant, se llevó el Oscar a Mejor Cortometraje Animado por Dear Basketball, del que es productor.

También tuvo su momento de gloria Rita Moreno con su entrada triunfal para entregar el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa. La puertorriqueña, estupenda a los 86 años, se presentó en el Dolby Theatre con el mismo vestido que llevó en la gala del año 1962, cuando se alzó con el galardón a Mejor Actriz de Reparto por West Side Story. Otro de los momentazos de la ceremonia fue el homenaje que dieron varios actores (Gal Gadot, Lin-Manuel Miranda, Mark Hamill, Lupita Nyong’o, Emily Blunt, Ansel Elgort, Armie Hammer, Margot Robbie y Guillermo del Toro), liderados por el maestro de ceremonias, al público que llenaba a esa misma hora el Teatro Chino, a pocos metros de donde se llevaba a cabo la ceremonia.

En cuanto a estilismos tenemos que decir que hubo de todo, es decir, glamourosos estilismos acertadísimos, como el Chanel Haute Couture en blanco que lució Margot Robbie, el mismo tono por el que se decantaron Laura Dern (Calvin Klein), el impresionante Balmain 44 François Premier que lució Jane Fonda o el Atelier Versace en azul eléctrico con el que se presentó una exuberante y sensual Jennifer Garner; y desastres para olvidar, como el indefinible Gucci que eligió Salma Hayek, el Armani azulado con un gran lazo en la cintura que trató de defender Nicole Kidman (hasta esta noche nunca había fallado entre las más elegantes) o el Christian Siriano de Whoopi Goldberg, indescriptible tela, excesivo volumen en la falda y un escote pavoroso.

Jennifer Garner’s beauty in motion on the #Oscars red carpet. @jennifer.garner

Una publicación compartida de The Academy (@theacademy) el

#WhoopiGoldberg at the 2018 #oscars

Una publicación compartida de METRO NAIJA NG (@ceometronaija) el


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios