Eva Longoria se pone nostálgica

Eva Longoria, a pesar de que hace unos meses confirmó la mala relación que había dentro del reparto en Mujeres desesperadas, se ha puesto nostálgica y ha compartido en sus redes sociales una imagen de la que fue la primera fiesta importante a la que acudió como parte de la serie más exitosa de toda su carrera. Aunque han pasado muchos años desde entonces, la actriz estadounidense lo recuerda como si fuera hoy y ha contado en su cuenta de Instagram cómo fue aquella celebración a la que le acompañaron Teri Hatcher, Felicity Huffman y Marcia Cross.


Ver esta publicación en Instagram

This picture means so much to me. It was the premier party of Desperate Housewives. Season One. The beginning. I remember I had a photo shoot earlier that day and begged them to let me use this dress for the party. I promised them I would bring it back. They gave it to me and said “Keep it, it will be a special night to remember”. I did my own hair and makeup. And I had these shoes on that were too big for my feet. I had no idea what a big deal this show would be. And I didn’t know yet of all the things I would learn along the way. Of all the things that have happened in my life, this was one of the most memorable moments I will never forget. (You can tell because I’m the one with the biggest, dorkiest smile while the others look calm and collected! 😂) 🙏🏻🙏🏻🙏🏻 #tbt

Una publicación compartida de Eva Longoria Baston (@evalongoria) el

“Esta imagen significa mucho para mí. Fue la primera fiesta de Mujeres desesperadas. Temporada uno. El principio. Recuerdo que tuve una sesión de fotos más temprano ese día y les supliqué que me dejaran usar este vestido para la fiesta. Les prometí que lo devolvería”, relató Longoria. Alguien del equipo le dijo que se lo quedara, que lo guardara porque aquella noche iba a ser muy especial. No iba mal encaminado el consejero.

Estaba muy nerviosa, pero a la vez feliz, tanto que muy poco le importó tenerse que peinar y maquillar ella misma y que los zapatos que se calzó aquella noche tan especial le quedaran grandes. “Me hice mi propio peinado y maquillaje. Tenía estos zapatos que eran demasiado grandes para mis pies”, dijo. La felicidad de su rostro era el presagio de cosas muy buenas iban a venir y así lo cuenta. “Soy la única que tiene la sonrisa grande y tonta, a las demás se las ve tranquilas y serenas”, se enorgulleció.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios