El traidor en el amor, ¿se nace o se hace?

Película: ‘Infiel’

¿Fieles o infieles? ¿Cuestión de género o de personas? ¿Es más infiel el que lo ha sido una vez o el que se reprime? ¿Se puede ser fiel en una sociedad como la actual? Estas y otras muchas cuestiones sobre deslealtad en el amor siempre me han atraído sobremanera, seguramente porque la mayoría de mis relaciones sentimentales se han basado en la confianza, y así me ha ido. Ya se sabe lo que dice el refranero: “Ojos que no ven, corazón que no siente”. El caso es que los tiempos han cambiado y esa franja que dividía a hombres y mujeres en la traición sentimental se ha recortado mucho, poniendo en entredicho aquello que decía el escritor francés Stendhal: “La diferencia de la infidelidad en los dos sexos es tan real que una mujer apasionada puede perdonar una infidelidad, cosa imposible para un hombre”.

Película: ‘Casablanca’

Sin entrar a cuestionar o a plantear si la lealtad entre dos personas debe ser la premisa de su amor, porque cada cual es muy libre de establecer los principios de su idilio, esta semana nos hemos topado en la prensa con un curioso estudio de la doctora Kayla Knopp, presentado en una convención anual de la Asociación de Psicología Americana celebrada en Washington D. C., que pone el acento sobre la incidencia de aquellos/as que han sido infieles en una ocasión. En este estudio, en el que participaron un total de 484 solteros, se probó que aquellos que habían sido adúlteros tenían hasta 3,5 veces más de probabilidades de repetir el ‘pecado’. Una regla que la psicóloga extendía también a los cornudos/as, ya que si habías perdonado en una ocasión era mayor el porcentaje de que reincidieras en el futuro.

Película: ‘Docto Zhivago’

Este análisis va más allá y hace hincapié sobre los que han sufrido malas relaciones, es decir, han maltratado o han sido maltratados, porque este tipo de pautas suelen ser reiterativas. Según Kayla, estos hábitos demuestran que el ser humano cae una y otra vez sobre la misma piedra y en pocas ocasiones se aprende de las malas experiencias o de los errores. Puede que una buena máxima en estos casos sea aquello que decía el genial Gabriel García Márquez: “Hay que ser infiel, pero nunca desleal”, y que cada cual opine.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios