El siguiente paso… ¡conocer a los suegros!

Una de las pruebas irrefutables de que tu chico te quiere –tendrás que pasarle por el tamiz de todas y cada una de las que se te pasen por la cabeza–, es conocer a tus queridos padres. Sí… sin lugar a dudas, cuando un hombre da un paso de tal calibre, es que hay algo más que el sexo, que ya es mucho, que le motiva a estar contigo.

Sin llegar a las cotas de agobio y presión a las que se vio sometido el personaje de Ben Stiller en Los padres de ella, pasar la prueba del primer encuentro es la más complicada. Cualquier cosa que hagas o que salga de tu boca a destiempo puede provocar una hecatombe con tu pareja y poner ante tu futuro un camino llego de espinas. ¡Pues hay quien todavía no se ha enterado de qué va la vaina!

Sin ir más lejos, Leonardo DiCaprio, el chico de la más cool del momento, pareja de Blake Lively. Al actor estadounidense, uno de los mejor pagados en Hollywood, no sé le ocurre otro regalo para su futuro suegro que una libreta de colorear. Si las malas lenguas están en lo cierto… a ver, Leo, que Ernie, el papá de la protagonista de Gossip Girl, ha cumplido 64 años no 4, y que con los millones que te sobran ya te podías haber currado un poco más a tu futuro suegro el mismo día que le conoces. Me imagino la ‘pokerface’ del progenitor, que para no quedar mal aseguró que le había encantado. ¡Lo que no haga un padre por una hija!

Más vale que se ponga las pilas, si como comentan sus amigos más cercanos el compromiso está cerca. Dicen que le regaló a la rubia del momento un paseo en helicóptero en Francia y que se gastaron 500 dólares en el almuerzo ¡Lively, enhorabuena por lo que te toca!

Y mientras unas se llevan el gato al agua, otras están decididas en volcar su futuro en el cuidado de sus vástagos. Marcia Cross, la pelirroja protagonista de Mujeres desesperadas, ya hace planes para el anunciado final de la serie en 2012. La actriz que da vida a Bree Van de Kamp ha comentado su intención de dedicarse por completo a sus gemelos de cuatro años.

¡Qué suerte! Pero cuidadín amiga madre que en menos que canta un gallo los niños se convierten en adolescentes insoportables; se pasan el día en el baño y en la calle; sólo escuchan a sus amigos; y ya no hay más mujer en el mundo que su novia. Lo siento, mamá Marcia, pero tiran más dos tetas que dos carretas, y no serán precisamente las tuyas.

¡JA! Entonces… ¿de qué te habrá servido sentirte culpable por haberte ganado las habichuelas y haberles dedicado algo menos de tiempo? Te dará lo mismo, la historia se repite, ellos también se hacen mayores.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios