El Festival Coachella la sangre altera

Aunque la primavera hizo acto de presencia en el calendario el pasado día 20 de marzo, en Hollywood se puede decir que la estación se pone en marcha en California con el arranque del festival musical Coachella, un encuentro cultural que no se quiere perder nadie. Ya sea en el césped de la explanada donde se llevan a cabo las actuaciones musicales o en sus múltiples fiestas, los famosos se dejan ver con sus parejas y amigos en actitudes más relajadas que en los saraos oficiales. Además de verles lucir estilismos muy hippies e informales, cantantes, actores y celebridades del mundo de la televisión disfrutan sin importarles las cámaras que les vigilan a larga distancia. Eso es precisamente lo que ha sucedido con Leonardo DiCaprio, al que hemos visto bailar y pasarlo en grande, algo poco habitual en el eterno nominado a los Oscar al que es muy difícil pillar en un renuncio.

Como sucedió el año pasado, las chicas de Victoria Secret han repetido experiencia capitaneadas por Alessandra Ambrosio, que no se pierde esta cita cultural desde hace años. Su amiga, la modelo Rosie Huntington-Whiteley, apareció por allí junto a un desconocido del que iba agarrada de la mano, lo que ha hecho levantar sospechas sobre su relación con Jason Statham, por cierto, protagonista del último vídeo de Calvin Harris, Summer, el DJ mejor pagado el pasado año.

Los que no se separan ni un minuto son Beyoncé y Jay Z, que colgaron en Tumblr una colección completa de instantáneas disfrutando del festival que se celebra en Indio, California. La pareja musical más rica del mundo es una habitual de este evento musical, donde la cantante, a la que vimos también junto a su hermana Solange y su madre, Tina, ha actuado este año para el deleite de los allí presentes. También se mostraron muy cómplices Emma Roberts y su prometido Evan Peters, que se casarán muy pronto después de haber anunciado su compromiso hace unos meses.

Entre las actuaciones más esperadas y aplaudidas el dúo protagonizado por Gwen Stefani, en su regreso express después de haber dado a luz el pasado mes de marzo a su hijo Apollo Rossdale, y Pharrell Williams. La cantante y el músico de moda interpretaron Hollaback Girl, un tema del primer disco de Stefani que compuso junto con el mismísimo Williams y el ganador de un Grammy Chad Hugo. También estuvo sobre el escenario la australiana Lorde, que interpretó en directo su nuevo sencillo, Sandstorm, tras el éxito de Royals.

Una fiesta a la que siempre acompaña el buen tiempo y por la que también pudimos ver a una recuperadísima Kesha, tras pasar los últimos meses en una clínica de rehabilitación para superar sus desórdenes alimenticios; a una bellísima Kate Bosworth pegada cual lapa a su marido, Michael Polish; a un entregado Jared Leto; a una sorprendente Zoe Kravitz, a la que se vio muy acaramelada con el que podría ser su nueva conquista, del que todavía desconocemos su identidad; o a las hermanas Jenner, que parecieron olvidar por unas horas el lío que se ha montado tras la emisión de un programa de cámara oculta en el que les dijeron de todo menos bonitas a sus hermanastras Kardashian. La guerra está servida.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios