De shopping con Sexo en Nueva York

Que tire la primera piedra la fanática de Sexo en Nueva York que no haya soñado con irse de compras con sus protagonistas. Muchas hemos caído en la tentación de ensoñaciones donde el presupuesto no tenía límite, y a nuestros pies caían rendidos los dependientes de las tiendas más selectas de Nueva York. En esos instantes de inconsciencia me siento Vivian Ward (Pretty Woman), pero con el estilo de Carrie Bradshaw. A muchos les parecerá superficial, pero son eso, sueños, y como soñar es gratis, las consumidoras low cost nos lo permitimos.

¿Por dónde empezaría mi cabezada? Probablemente en la zapatería de Manolo Blahnik, ese genial diseñador español al que la popularidad de la serie y la devoción de sus protagonistas por sus diseños le ha colocado en el pódium de los mejores y, por fin, nos hemos dado cuenta en casa de su repercusión internacional. Aviso a los conquistadores: sin lugar a dudas, le robarás el corazón para siempre con un par de zapatos del canario. Y si te la llevas de viaje a Nueva York y se los compras en su tienda de la calle 54 le harás infinitamente feliz.

Volvamos a la inconsciencia. Una vez que hemos vestido nuestros pies, y en este caso empezando la casa por el suelo, es hora de buscar algún trapito para combinarlo… Por arte y magia de la teletransportación aparezco en plena Avenida Madison, donde se amontonan los escaparates y neones de las grandes firmas. Tengo difícil decidir donde se me caerá la baba, pero como un imán me siento irresistiblemente atraída por los vestidos de Dolce & Gabbana; los modelos de Vera Band Bridal Shop; la tienda de Balenciaga y los bolsos de Hermès. Al salir de la última de las tiendas necesito hacer uso de esa limusina, recuerda que es mi sueño, donde se amontonan las bolsas enormes mientras disfruto de un cosmopolitan.

Mi alma de seriadicta me obliga a cumplir con dos visitas obligadas, como si de un ceremonial religioso se tratara. La primera en Perry Street, entre Noho y Nolita, y en pleno Soho neoyorquino, donde se encuentra el pequeño local de Patricia Field, la estilista de la serie, todo un referente en el mundo de la moda.

La segunda, en 1100 Avenue of the Americas, donde HBO, aprovechando el tirón mundial de sus series, montó un moderno establecimiento donde puedes adquirir perfumes, camisetas, bolsos y zapatillas de bailarina como las que lucía la columnista (http://store.hbouk.com/). Lo último son las ‘cookies’ de Eleni’s, en las que se reproducen en dulce los tacones de Carrie, los bolsos, los taxis y sus imposibles vestidos. Y justo cuando voy a hincarle el diente a una de esas deliciosas galletas … ¡horror! mi despertador me devuelve a la dura realidad. En mi habitación no hay rastro de las compras y mi zapatero no ha sumado ni un par… bueno, por lo menos me queda que llegue la tarde, enchufar la tele, seleccionar Cosmo y disfrutar de cuatro mujeres a las que adoro.

Tienes una doble cita de lunes a viernes en Cosmo con Carrie, Miranda, Charlotte y Samantha (12.30 y 19.30 h). A partir del 27 de este mes de junio podrás disfrutar de los últimos episodios y, a continuación, la primera de las películas (22.30 h)


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios