Con faldas, vestidos y a lo loco

Es hora de empezar a mostrar las piernas. Fuera medias, leggings, vaqueros y prendas ajustadas con las que hemos combatido el largo invierno, es hora de que las faldas y los vestidos den paso a la primavera. Las faldas son una constante en las colecciones de cualquiera de las grandes y pequeñas firmas. Es la prenda femenina por excelencia. Largas, cortas, a media pierna, vaporosas, rectas, de tubo, de tablas, las minifaldas y las microfaldas o faldas cinturón… con adornos, sencillas, de colores, monocromáticas… las hay para todos los gustos y todos los colores… siempre una ideal para cada ocasión.

Es inevitable acudir al amplísimo armario de Sexo en Nueva York para corroborar el primordial papel de esta prenda de vestir. Del ranking de los mejores looks de Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) todos incluyen falda o vestido: la falda vaporosa de Christian Lacroix de lunares negros en fondo rojo; el vestido de Marni combinado con chaqueta; y el maravilloso tutú blanco con el que nos deleita desde el primer episodio de la serie. Aunque Miranda (Cynthia Nixon) es más dada a los pantalones de corte masculino y Samantha (Kim Cattrall) recurre mucho a los ajustados de pitillo, todas las protagonistas de la serie neoyorquina tienen claro que cuando hay que salir a comerse la ciudad, nada mejor que hacerlo con dos buenas, largas y esbeltas razones.

 

Lo mismo sucede en el selecto barrio de Wisteria Lane (Mujeres desesperadas). Gabrielle Solis es una fanática de las faldas de tubo, que estilizan hasta el infinito la figura de Eva Longoria; y por una cuestión de elegancia son una constante en el inmenso vestidor de Bree Van de Camp (Marcia Cross), una adepta también a los outfits clásicos. En el modesto armario de Susan Delfino, perdón, Mayer, tampoco Bremmer… podemos encontrar prendas cómodas y sencillas, como camisetas sin mangas, pantalones ajustados y sudaderas de algodón, lo mismo que le sucede a Lynette Scavo (Felicity Huffman), pero por una cuestión práctica: con cinco vástagos lo mejor es ir muy, muy, muy cómoda.

Sobra decir que en la pasarela de Gossip Girl la falda es la estrella. A media pierna o corta en el caso de Blair Waldford –con diseños de Milly, Philip Lim, Lorci, Cynthia Steffe o Dolce & Gabbana–, que tanto se repiten en el vestuario de la niña pija del Upper East Side.

El abanico de posibilidades es interminable en el caso de Serena van der Woodsen, gracias a las eternas piernas de su intérprete, Blake Lively. Los vestidos largos, como el azul eléctrico de Jay Godfrey, y cortos, entre sus favoritos con diseños de Catherine Malandrino, Hervé Léger, Armani, Vera Wang o Larok, son vestidos por la rubia con igual gracia que las faldas largas y de estilo hippie chic, que serán una constante también este año. Así que es hora de repasar lo que esconde nuestro armario y apostar por las cazadoras en tonos flúor, los vestidos de estampados étnicos, los boho, las rayas marineras, los shorts, las faldas largas, los kimonos y el blanco. Ponte al día.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios