¡Cinco horas en una aplicación de citas y ni una más!

Fotograma de 'Tienes un email'.

Fotograma de ‘Tienes un email’.

La premisa de un buen periodista es estar allí donde se produce la noticia y contarla con la mayor veracidad posible. Y como ese es en el camino en el que andamos metidos, nos lo hemos aplicado a rajatabla. Después de oír todo tipo de historias, anécdotas, relatos -a cual más extravagante, por cierto-, y comentarios a favor y en contra, he dado el paso de darme de alta en un servicio de citas gratuitas para conocerlo de primera mano y hacer oídos sordos a dimes y diretes. Elegí una de esas que cuentan con más de 70 millones de usuarios activos y la fortuna de su creador crece por segundos. ¡Cinco horas! Solo he podido soportar la avalancha de peticiones de amistad y mensajes durante cinco eternas horas en las que he visto y he leído de todo. Bajo un nombre falso, que me reservo para mí, con una foto en la que aparezco con gafas oscuras y gorro y tras someterme a un intenso test de gustos de lo más variopinto –llama la atención que el campo de ingresos profesionales fuera obligatorio, según la web de citas un factor indispensable-, me he dejado caer al vacío de las redes sentimentales. Aunque ha sido breve, puedo sacar algunas conclusiones a simple vista. La gente miente y mucho, más si está delante de una pantalla de ordenador. La segunda es que si en cuestiones de amor tu problema es la autoestima, no gastes más en psicoterapeutas, estás perdiendo el tiempo. 76 peticiones de amistad y 45 mensajes en dos horas son un buen promedio que, por lo que he preguntado, ronda la media. Chico/a, si estás soltero, buscas compañía, necesitas que te doren la píldora y no eres nadie sin tu móvil, no tienes excusa. El que avisa no es traidor.

Fotograma 'Cincuenta sombras de grey'.Otra de las apreciaciones que he podido constatar es que para gustos, el arcoiris cibernético. Los hay correctos, simpáticos, románticos, responsables, cautos, subiditos de tono, calentones y pornográficos… Te puedes topar con todo tipo de hombres y mujeres, a los que el anonimato de las redes les permite dar rienda suelta al subconsciente, ese lado más oscuro, que como Christian Grey en Cincuenta sombras… solemos esconder a buen recaudo. El que más me alertó fue un mensaje que recibí justo a la hora de la siesta. Tuve que leerlo dos veces porque mis ojos no podían creer lo que estaban visualizando. De manera nada sutil y muy directa, el soltero en cuestión, que se olvidó de colgar una foto ¿adrede?, describe con pelos y señales cómo le gustaría que fuera nuestro encuentro y todas y cada una de las cosas que haría conmigo. Demasiado hot para trasladarlo al blog por aquello del horario infantil, pero lo cierto es que sentí un pálpito cuando comprobé la similitud con algunos de los mensajes de mi exnovio. ¡Escalofríos! ¿Será él? ¿Me habrá reconocido y querrá provocarme? ¿Es necesario ser tan explícito en el primer contacto vía mensaje? ¿Necesito en mi vida una aplicación para comerme un colín?

Sara Jessica Parker, en 'Sexo en Nueva York'.Después de anular mi perfil y cerrar la sesión, la desinstalación estaba asegurada. ¡Es superior a mí! Encantada con que este tipo de vías de encuentro prodiguen porque cada cual es muy libre de buscarse un affaire, un aquí te pillo aquí te mato o al amor de su vida como le venga en gana, pero no renuncio al cruce de miradas; al “hola, ¿estás solo?”; y a una servilleta con mi número de teléfono debajo de su copa. Me llamaréis antigua, pero por ahora me decanto más por conquistar y ser conquistada en las distancias cortas, aunque no descarto volverme una asidua cuando pase totalmente inadvertida. Me viene a la mente una frase de Carrie Bradshaw, que seguro que habría probado suerte en una de estas aplicaciones de haber sido creada en su época, que rezaba: “Estar soltera solía significar que nadie te quería. Ahora significa que eres guapa, sexy y te tomas tu tiempo para decidir cómo quieres que sea tu vida y junto a quién quieres pasarla”, un sentimiento que comparto 20 años después. ¿Os ha pasado lo mismo que a Rosa Palo? ¿Encontrasteis a alguien interesante o salisteis como alma que lleva el diablo? ¿Qué opinión os merecen estas aplicaciones? ¿Tenéis alguna anécdota divertida para compartir? ¡Somos todos ojos y oídos!


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios