Bodas que se salen de la norma

Daily Mail UK

Daily Mail UK

Buen tiempo, la flores en plena floración… mayo no es sólo el mes de la primavera y el de Mujeres desesperadas en Cosmo, es también el mes de las bodas… Muchas parejas deciden en estas fechas dar el paso que cambiará para siempre sus vidas, y entre los famosos se impone el secretismo, el romanticismo y dar gusto a los novios, que para algo son ellos los que se casan. Mientras esperamos el ansiado enlace de la pareja más popular de Hollywood, Brangelina, y nos quedamos con las ganas de ver otra vez de novia a Jennifer Aniston, por lo menos por ahora, nos hemos topado este fin de semana con las instantáneas de Keira Knightley y su novio James Righton recién casados. La pareja, que habría guardado con sumo mimo todos los detalles del enlace para despistar a la prensa, ha elegido la Provenza francesa para darse el sí quiero y el atuendo de los novios no deja indiferente a nadie. Ella, apuntándose a la moda por el ‘low cost’ –la crisis es lo que tiene , ha recuperado un vestido de Rodarte que lució en los Premios Bafta del 2008, un diseño corto, en color blanco, palabra de honor y con falda de tul, que cubrió con una chaqueta en la misma tonalidad de Chanel y unas bailarinas. A Keira lo de la chapa y la pintura previa a la boda no le ha quitado el sueño, porque ambos contrayentes cubrieron sus ojos con gafas de sol. No deseo levantar ampollas, pero la delgadez extrema de la actriz empieza a preocuparme. ¿No sé que os parecerá a vosotros?

La protagonista de Sentido y sensibilidad y su flamante marido rockero se han sumado así a la larga lista de enlaces peculiares del pasado año, por cierto, la mayoría esquivaron los objetivos de los paparazzi. Anne Hathaway, la ganadora de un Oscar por Los Miserables, tuvo la boda de sus sueños con Adam Shulman. Con un Valentino de esos que quitan el sueño y que sufrió lo suyo en medio de la campiña californiana, la actriz vivió un cuento de hadas junto al hombre que forma parte de su vida desde hace cinco años.

Sin ir más lejos, uno de los enlaces más comentados, por la belleza de sus contrayentes y por lo peculiar del escenario, un granero, fue el de Blake Lively y Ryan Reynolds. Se conocieron en el rodaje de La linterna verde, pero en aquellos momentos él estaba casado con la espectacular Scarlett Johansson. Poco tiempo después de que ella rompiera con Leonardo DiCaprio se les empezó a ver juntos y acaramelados por Hollywood. En septiembre saltó la noticia de una boda de la que la protagonista de Gossip Girl habría cuidado hasta el último detalle, y no sólo el vestido, un maravilloso Marchesa que luego inspiró toda una colección, también las flores, la cubertería, el menaje, las sillas, las velas, la música… Dicen los presentes que los votos fueron muy bellos y que se prometieron amarse, respetarse y hacerse reír.

Twitter

Twitter

Los entendidos comentan que la mejor de todas fue la protagonizada por Justin Timberlake y Jessica Biel, y seguramente la más cara porque costó la friolera de cinco millones de dólares. Se casaron en la ciudad de Fasano, en un resort del sur de Italia cerca del Mar Adriático en el que se alojaron los 150 invitados. Los fastos nupciales arrancaron siete días antes con una sucesión de fiestas, paseos en bicicleta y fuegos artificiales… vamos, que se lo pasaron de lindo. Para que nadie diera la luz de alarma, los metieron a todos en un jet privado desde Nueva York sin decirles cuál era su destino. A tanto no llegaron ni Drew Barrymore y Will Kopelman, que contrajeron matrimonio felices por la llegada de su primer hijo, ni tampoco Mathew McConaughey y Camila Alves. En cualquier caso, estoy segura que como para todos, la tuya también será la boda del año.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios