Crónica de una desleal pitonisa de celebridades

No puedo esperar a mañana y necesito solucionar algo que me inquieta, me atormenta y me perturba… lo sé, suena a Esperanza Gracia, pero en ocasiones veo ‘celebridades’. Sí, desayuno, como y ceno colgada a los perfiles oficialesen redes sociales de ese enorme espectro al que llaman ‘starsystem’ y siento que me he colado en sus vidas sin permiso, lo que, unido a mi inevitable necesidad de compartirlo, hace de este tándem una simbiosis perfecta para darle rienda suelta en Cosmopolitantv.es.

Como un presagio sé que algún día conectaré mi ordenador a las agencias del corazón internacionales y veré el anuncio del compromiso del tercer matrimonio de Eva Longoria. Esta vez con uno de los hombres más ricos de América Latina, no podía ser menos, y tras tres relaciones fallidas y una reincidencia. Al igual que intuyo que dentro de no mucho los agentes de Blake Lively y Ryan Reynolds, esa pareja tan guapa, tan armonizada, tan perfecta y tan, tan… asquerosamente feliz, suban el termómetro de la envidia mundial con el anuncio de su paternidad. Como también se espera la misma suerte para una pareja ‘celeb’ más de estar por casa, la formada por Leighton Meester y Adam Brody, con un sentido de la fama entre lo informal y lo hippie poco habitual en LA.

Desde hace meses tengo el presentimiento de que algo muy grande le espera a Shailene Woodley, una de las actrices con mayor potencial en la meca del cine, que se resiste a caer en las redes del lujo y el glamour que rodean a Hollywood. Lo inevitable llegará también para Mindy Kaling, una polifacética guionista que ha cumplido su sueño de pasear por la alfombra roja con su 1.63 m de altura y su modelazo talla M, además de codearse con la crème de la crème de la industria. Todos estos son futuribles ya que la única seguridad que tengo, hoy por hoy, es que Sarah Jessica Parker seguirá convirtiendo en oro todo lo que toque. Su línea de zapatos es solo un aperitivo de un más que probable imperio modelístico que, a la vista del tirón de la actriz diez años después del cierre de la mítica Sexo en Nueva York, venderá como churros en medio mundo.

Cristina Abel Núñez, licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense, inició su periplo profesional en julio de 1996 como redactora del programa ‘A vivir que son dos días’ (Cadena Ser). Tras un breve período en el ‘diario Ya’, pasó a formar parte del equipo de ‘La Rebotica’ (Radio España). Tras abandonar la sección de Televisión de la ‘Agencia Grafía’ en 2002, se unió a la Redacción del ‘Teletodo’ (Grupo Zeta), labor que compaginó con colaboraciones para ‘El periódico de Catalunya’. En el año 2006 prueba suerte como freelance, haciéndose cargo de la sección de televisión de la revista Cuore, actividad que alternó con otras colaboraciones para La esfera de los libros (El Mundo), Telemanía (Telecinco) y Marie Claire. En junio de 2011 arranca el blog Rosa Palo en la web de Cosmopolitan TV y más recientemente, en 2013, asumió la coordinación y redacción de las Revistas Oficiales de Gran Hermano 14 y La Voz.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios