¡¡Por Brad Pitt MA-TO!!

Cuántas mujeres en el mundo habrán pensado lo mismo cuando se toparon con la noticia de la agresión a Brad Pitt durante el estreno de Maléfica en Los Ángeles. Según los policías y los guardaespaldas presentes en la premiere, un hombre, de sobra conocido porque no es la primera vez que tiene una salida de tiesto parecida (luego os daré más detalles), le propinó un puñetazo a la estrella cuando se encontraba atendiendo a los fans. El agresor en cuestión, un periodista ucraniano de nombre Vitalli Sediuk, fue detenido rápidamente por los agentes, sin embargo sorprende que con su currículum de apariciones excéntricas en las últimas semanas haya logrado acreditarse en eventos tan destacados.

Vitalli Sediuk

El reportero se ha ganado a pulso el apelativo de ‘la pesadilla de las estrellas’ y entre sus víctimas se encuentran también Leonardo DiCaprio, Will Smith y Bradley Cooper. Hace pocos días, en Cannes, se montó un buen revuelo en la alfombra roja al meterse debajo del vestido de America Ferrara. Me pregunto otra vez, ¿cómo lo hace para colarse una y otra vez, si no es un extraño para los medios? El ‘reportero’, y lo pongo entre comillas porque ya me gustaría ver su licenciatura en periodismo, se llevó una buena bofetada del protagonista de El príncipe de Bel Air hace dos años en Londres cuando intentó besarle en la boca; apareció en el escenario de los Grammy 2013 cuando Jennifer López entregaba un premio a Adele; en el Festival de Santa Bárbara se agarró a la pierna de DiCaprio; y a Madonna le quiso dar una flor durante una rueda de prensa. Todas y cada una de estas agresiones aparecen en su canal de YouTube y, sin revisar todos y cada uno de los vídeos, constato mi estupor.

Scout Willis

Del que creo que me costará recuperarme porque ahí no acaba la cosa. Si la historia de Sediuk os parece fuerte, la de Scout Willis, hija de Bruce Willis y Demi Moore, os va a dejar perplejos. La joven, aparentemente más discreta que sus hermanas, en protesta por la política de Instagram de censurar fotos de desnudos ha salido a la calle casi como su mami la trajo al mundo. Desnuda de cintura para arriba, Scout paseó por las calles de Nueva York a plena luz del día, recorrió varias calles mirando los escaparates y haciendo caso omiso a las miradas que, inevitablemente, se posaban sobre ella. “Legal en Nueva York pero no en Instagram”, escribió en su cuenta de Twitter, donde más tarde añadió estos dos tweets: “La comodidad con mi propio cuerpo no debería estar dictada por lo que otros perciben de mí” y “No obstante, no quisiera imponer está visión sobre nadie. Si no te gusta lo que ves, sencillamente deja de seguirme”. Esta reivindicación no va a quedar aquí porque ha anunciado la creación de una cuenta nueva en la red social de fotos para colgar exclusivamente su desnudos. Muchos clamarán para que siga adelante en su lucha y si puede incluir a su increíble mamá, mucho mejor.

Y como no hay dos sin tres, Gwyneth Paltrow ha hablado abiertamente sobre su lado oscuro en internet durante una conferencia de Microsoft y Google. “Llega un momento, cuando has sido víctima de burlas y te han arrastrado por el barro durante 20 años, que te das cuenta de que no es realmente por ti”, dijo la actriz, para restarle importancia a los ataques e insultos que la ganadora de un Oscar recibe en los perfiles de sus redes sociales. Uno de los más recientes sucedió en Facebook, cuando un usuario insinuó que la actriz le era infiel a su marido, Chris Martin. Aunque el representante de Paltrow lo negó rotundamente, tres meses después se ha hecho pública la separación de su marido, aunque ninguno de los dos ha formalizado la petición de divorcio. En un mundo donde cuando el río suena agua lleva, en las redes sociales se corre el peligro de verse hasta el cuello en más de una ocasión, pero es inevitable pasar por el aro, si quieres participar de la industria. Si no estás, no existes.

La ‘choza’ de los Beckham en la favela chic

David visitó Brasil junto a un equipo de televisión de la BBC y quedó prendado del país.

¡Qué David y Victoria Beckham se han comprado una choza de 300.000 dólares! Algo en esta frase no concuerda y creo que es la variante choza y 300.000 dólares, pero mi perplejidad alcanza cotas inauditas cuando sigo leyendo el filtro de noticias de Google y la mayoría de entradas sobre la compraventa inmobiliaria aseguran que este adquisición en una favela de lujo de Brasil –aquí también tengo que pararme a releer porque favela y lujo tampoco las asimila con facilidad mi cerebro- la han llevado a cabo para convertirse en una ‘familia normal’. Ojiplática con las excentricidades del exfutbolista, reconvertido en empresario de éxito y modelo, y la diseñadora, aunque después de todo lo que he leído y escrito de ambos ya nada debería extrañarme. ¡Normales con una fortuna de 252 millones de euros! ¡Normales dos de los rostros conocidos que más ingresos económicos generan en el mundo! Hace no mucho leí que solo en 2012 ganaban 118.000 euros al día, vamos, en un añito normal sumaban a su cuenta bancaria 32 millones. Una máquina de generar ingresos que cuenta entre sus proyectos más inmediatos abrir una tienda en Londres con la línea de ropa de ella y hacerse con el Manchester United junto a varios excompañeros, en el caso de él. Pero no acaba ahí la cosa.

Brooklyn, en portada de Man About Town.

En esa metamorfosis tan cool, vamos, lo que por aquí hemos llamado siempre poner los pies en la tierra, han decidido que sus hijos conozcan el valor real del dinero. Sí, a esos cuatro niños que lo han tenido todo y más en la vida, ahora papá y mamá les van a poner a trabajar para que se ganen el jornal como todo hijo de vecino. El mayor, Brooklyn, es el encargado de abrir camino a sus hermanos y desde hace unas semanas hace de camarero en una cafetería del centro de Londres por 3.2 euros la hora. Parece ser que el adolescente no se lleva muy bien con los libros y sus padres han puesto en práctica aquello que decía mi madre hasta la saciedad: “si no te interesa estudiar, te pones a trabajar”. No sé yo si con su potencial como modelo, acaba de ser portada de la revista Man About Town, aguantará mucho tiempo detrás de la barra.

Me da a mí que intentar a estas alturas ir de una familia cualquiera con todo lo que ha llovido es algo que no se creen ni ellos. Y cuidado, la choza no es como las que te puedes encontrar en los barrios más humildes de Río de Janeiro. Es una sencilla casa, comparada con las mansiones y castillos en los que han vivido estos 15 años de relación, ubicada en Vidigal, una maravillosa ciudad rodeada de selva tropical con el mar como testigo, donde tendrá como vecinos al actor Vincent Cassell, al que se le ha comido la tierra desde su divorcio de Monica Belluci, y Kanye West, en cuyo diccionario no existe la palabra austeridad. Puede que con tantos niños en una ‘chocita’ de 300.000 euros se les quede un poco pequeña. Quien suscribe se conformaba con la habitación de invitados.

Visto lo visto, ¿nos hacemos un selfie?

En cuestión de meses, palabras como selfie, belfie, bed selfie y, lo último, selfie after sex, se han incorporado a nuestro lenguaje como si tal cosa. Hasta el Papa se deja fotografiar junto a sus seguidores para que luego estos presuman y dejen en sus perfiles sociales una instantánea para la posteridad. Como la que se hizo en la pasada edición de los Oscar Ellen DeGeneres con algunas de las estrellas del patio de butacas del Teatro Kodak. En pocos minutos triplicó el selfie de Barack Obama tras ganar las elecciones en 2012, con dos millones y medio de retuits. La popularidad del autoretrato ha alcanzado cotas inéditas, por eso, para el diccionario Oxford fue la palabra del año en 2013, aumentando su uso desde su primera aparición en 2002 en un 17.000%, un porcentaje que ya le gustaría al IBEX 35.

Con una fama de este parangón no era extraño que surgieran las versiones o sucedáneos. Como belfie, que es un autoretrato frente al espejo, algo que conocen muy bien Miley Cyrus, Rihanna y, sobre todo, Kim Kardashian, que seguro que nos deleita este fin de semana con alguno de su boda de ensueño en París. En muchos casos, la postura del autoretratado destaca una parte muy concreta de nuestra anatomía, el pompis, por decirlo fino, suele llevarse la palma en este tipo de fotografías.

En los últimos tiempos se ha impuesto el bed selfie, la foto realizada nada más despertar de un largo sueño y sin la sesión de chapa y pintura habitual. Una moda a la que se han apuntado muchas famosas para que sus fans vean lo guapas que lucen a primera hora de la mañana. Beyoncé, Lindsay Lohan, Zoey Deschanel, Cara Delevingne, Lady Gaga y Bar Refaeli no han hecho trampas como otras celebridades que se han atusado el pelo y se han maquillado un poquito para la ocasión. La premisa que nadie puede saltarse es que se vea bien que estás en la cama, liado entre las sábanas y las almohadas, y con cara de pereza total.

La versión más polémica es el selfie after sex (autofoto tras mantener relaciones sexuales), una práctica muy extendida entre jóvenes anónimos y poco recomendable para los famosos. Aunque hay quien bromea en este sentido, como el actor James Franco, que colgó en su Instagram una foto junto a Keegan Allen que ha dado mucho que hablar. En este apartado podríamos incluir las cientos de fotos de Nicki Minaj y Rihanna desnudas, porque tampoco sabemos si hubo o no algo antes o después de hacer ‘click’ en la cámara de sus móviles. Todos ellos son fanáticos de la autofoto, una herramienta que les permite empatizar con sus millones de seguidores en las redes sociales, y cuyos retuits marcan la temperatura del termómetro de la fama.

La pasarela cinematográfica europea

FestivalCannes/AFP

FestivalCannes/AFP

Es inevitable que le dediquemos a Cannes un segundo post en el arranque de esta semana. Las fiestas, los eventos, las presentaciones y el número de ‘celebridades’ por metro cuadrado hacen justo y necesario un paseo más por La Croisette, donde las estrellas del celuloide y los invitados lucen sus mejores galas. Después de que Blake Lively nos pusiera por tercera vez los dientes largos con el vestidazo de Gucci en seda blanco y negro inspirado en los 50 para el estreno de la última cinta de su marido Ryan Reynolds, The Captive, llegó el turno de Eva Longoria. La protagonista de Mujeres desesperadas, ahora mismo reconvertida en productora televisiva de éxito y filántropa internacional, hizo su primera aparición delante de las cámaras con un vestido de corte sirena en blanco de Gabriela Cadena para el pase del biopic sobre Yves Saint Laurent. Repitió con la misma firma, esta vez con un vestido largo en raso de color rosa y con detalles en lencería, que parecía hecho más para una noche de bodas que para la Gala Global Gift, que apadrinó una vez más en la 67 edición del festival francés.

Una reivindicativa Salma Hayek acudió vestida de Yves Saint Laurent, con un palabra de honor en fucsia, al estreno de The Prophet, una cinta de animación de la que es productora ejecutiva. La mexicana aprovechó la expectación mediática para alzar un folio en el que se podía leer #BringBackOurGirls, una muestra del apoyo internacional para salvar a las niñas secuestradas en Nigeria.

Impresionantes estuvieron también las actrices Jessica Chastain, con un Atelier Versace azul intenso para la premiere de The Disappearance of Eleanor Rigby, y Freida Pinto, que se presentó en el estreno de Saint Laurent con un Michael Kors en color nude y plumas. Ambos modelos, como el de Longoria y Hayek, optan a la quiniela de las mejor vestidas de esta edición.

Sonada fue también la fiesta de Calvin Klein, a la que acudieron muchos rostros del momento, como la perseguida y solicitada Julie Gayet, Naomi Watts, Rooney Mara, Julianne Moore, Kellant Lutz, Suki Waterhouse y Lupita Nyong’o, todas y cada una de ellas vestidas por la firma estadounidense, en un desembarco masivo de estrellas de Hollywood en la costa francesa, debe ser por la ola de calor que asola Los Ángeles.

FestivalCannes/AFP

FestivalCannes/AFP

Y como agua de mayo se esperaba a la estrella del momento, Jennifer Lawrence, que parece tener más controlados sus problemas de equilibrio. La protagonista de la saga Los juegos del hambre fue fiel a Dior, firma de la que es imagen, en los dos eventos en los que se la esperaba. Optó por un mono de la colección de primavera para la fiesta Vanity Fair& Armani y por un vestido en chiffon negro que escondía un minivestido en crepe azul para la rueda de prensa de la primera parte de Sinsajo. Por cierto, Robert Pattinson, que promociona en Cannes el estreno de Maps To The Stars, también acudió a la ‘party’, donde se lo pasó genial junto a otro guapo, Liam Hemsworth. Veremos que nos depara el certamen cinematográfico de aquí al palmarés el próximo fin de semana.

Blake Lively se lleva la Palma de Oro de La Croisette

usmagazine.com

usmagazine.com

Se veía venir. Hace pocos días lo pudimos comprobar en la gala MET y Cannes, lo confirma, Blake Lively arrasa en la alfombra roja. Ni Nicole Kidman, ni Laetitia Casta, ni Zoe Saldaña y ni la modelo rusa Victoria Bonya irrumpieron en un megaphotocall y provocaron tanta expectación como la protagonista de Gossip Girl. La Croissette se rinde ante esta rubia que ha viajado a la costa francesa para lucir palmito como invitada de la premiere de Grace of Monaco, una de las cintas más esperadas. Lively se llevó la palma de oro con el vestido de color Burdeos firmado por Gucci. El estilismo, que le quedaba como un guante, dejaba entrever su pierna derecha hasta casi ese lugar prohibido para las cámaras, y una vez más optó por una coleta trenzada para recoger su larga melena, un elección acertadísima que dejó el bellísimo escote a la vista de las cámaras a las que no les daba la tarjeta de memoria.

CannesFestival/AFP

CannesFestival/AFP

Eso fue la noche del miércoles al jueves, pero Blake, que le gusta un paseo por una preestreno más que el helado de chocolate, reapareció una vez más en la noche de Mr. Turner de la segunda jornada, esta vez con un vestido de Chanel Couture blanco casi transparente y con unos curiosos bolsillos de los que la impresionante actriz sacó la mano solamente pasa saludar a los presentes. Horas antes, los medios pudieron captar la llegada de su marido, Ryan Reynolds, llegando al aeropuerto de Niza para encontrarse con su esposa, aunque el actor prefirió dejarle a su chica todo el protagonismo.

Casi todas las miradas seguirán el fin de semana puestas en la bella ciudad gala, convertida en pasarela internacional y nosotros estaremos muy pendientes de lo que allí suceda para contarlo Por cierto, Quentin Tarantino, ganador de la Palma de Oro en 1994 por Pulp Fiction, ha confirmado su presencia en la clausura para rendir homenaje a Sergio Leone y el spaghetti western. Una de las muchas visitas que harán de Cannes, una vez más, el centro del universo cinematográfico.

Las tarjetas de SJP y el helado de chocolate de Blake Lively

El segundo domingo de mayo es el día elegido en muchos lugares del mundo para celebrar el Día de la Madre, como Estados Unidos. Por eso, este fin de semana hemos podido ver a muchas celebridades volcadas con sus progenitoras, una jornada muy especial en la que no faltan los regalos y las tarjetas de felicitación para las mamis. Precisamente la firma Hallmark ha contado este año con la colaboración de Sarah Jessica Parker para preparar su colección de postales. “El Día de la Madre nos recuerda que debemos reconocer y celebrar a las mujeres que nos aman incondicionalmente y nos apoyan. No solo nuestras propias madres, sino también a nuestros hermanos, amigos y cualquier otra persona que ha tocado nuestras vidas de una manera significativa”, comentó la estrella de Sexo en Nueva York, que seguro que recibió el cariño y el amor de sus tres pequeños: Marion, James y Tabitha.

Una celebración muy especial para muchas celebridades que se han estrenado como madres, como Kim Kardashian, a la que le quedan días para contraer matrimonio con el rapero Kanye West; Kerry Washington, que acaba de dar a luz, al igual que Olivia Wilde o Fergie, que lo fue el pasado año y piensa repetir experiencia. Cientos de fotos pululan por las webs del corazón y las redes sociales de estas glamourosas mamis junto a sus retoños.

Una vivencia que por ahora desconoce Blake Lively, a la que vimos lucir impresionante en la gala MET, vestida de Gucci junto a su marido Ryan Reynolds, acaparando los flashes. La protagonista de Gossip Girl, ni corta ni perezosa, comentó a algunos periodistas que disfrutó de un helado de cacahuete y chocolate caliente. La verdad es que no sabemos cómo lo hace para presumir de tipazo porque en más de una ocasión ha comentado que no hace ejercicio y que odia los gimnasios. Suerte de tener un organismo que, por ahora, le permite disfrutar de la comida sin preocupaciones. Ella tampoco se lo explica, pero presume cada vez que puede de esa ventaja, aunque aclara que busca otras maneras de estar activa y mantener la báscula a raya. A ver si es tan amable y nos chiva alguno de sus secretos porque a la operación biquini no le vendría mal una ayudita.

Los mofletes de Bradley y la vena musical de Penn Badgley

“Me he centrado en la música”. Así de contundente se mostró Penn Badgley en la entrevista que acaba de publicar Vanity Fair, en la que asegura además que está a la espera de la llegada de un proyecto cinematográfico que le motive. El guapísimo actor que dio vida a Dan Humphrey parece seguir los pasos de otra compañera de Gossip Girl, Taylor Momsen, que decidió dar la espalda a la actuación y dedicarse a su faceta como cantante, liderando el grupo de hard rock Pretty Reckless. Sin embargo, el joven actor de Baltimore no debería tener queja porque este año ha rodado en dos ocasiones, en Parts Per Billion, junto a Josh Harnett, y en Cymbeline, junto a Dakota Johnson, sin duda una de las actrices del momento por Cincuenta sombras de Grey, y Milla Jovovich, y se da por hecho su participación en The Paper Store. Veremos a dónde le lleva esta nueva y desconocida faceta en la que todavía no le hemos descubierto.

Después de poner en marcha su línea de zapatos, Sarah Jessica Parker ha regresado a la primera línea de la alfombra roja, y después deslumbrar en la Gala MET y en la cena de Corresponsales de la Casa Blanca, la protagonista de Sexo en Nueva York acudió a Late Night with Seth Meyers acompañada nada más y nada menos que de Anna Wintour, la gurú de la moda. La editora de Vogue y la actriz fueron invitadas al programa precisamente para hablar de la velada, de los modelos, de los invitados… vamos, a cotillear un poco sobre lo que no pudimos ver de la cena.

Seguro que uno de los temas de conversación fue el evidente cambio físico que ha experimentado Bradley Cooper desde que le vimos en los Oscar. El atractivo actor estaba irreconocible con casi 20 kilos de más. La barba prominente, el pelo de punta y unos mofletes exageradamente carnosos nos despistaron al principio y costó reconocerle. No se trata de ninguna crisis o de que se le haya ido la mano con la cómida basura y la cerveza, todo lo contrario, el protagonista de la saga se ha tenido que poner ‘gocho’ por exigencias del último guión que ha llegado a sus manos, American Sniper, un largometraje firmado por Clint Eastwood, que le colocará a buen seguro en la carrera de esa ansiada estatuilla que se le resiste desde hace dos años. Si Matthew McConaughey lo logró quitándose kilos, ¿porqué no lo va a alcanzarlo Bradley con sobrepeso? Estamos deseando ver esa transformación en pantalla.

Recuperaciones exprés y la carita de Martín Casillas

Olivia Wilde y Jason Sudeikis.

La capacidad de algunas actrices para recuperarse de un embarazo y su posterior parto es inaudita. 24 horas después de celebrar el Día de la Madre podríamos conmemorar el Día de la Envidia Sana porque después de ver a Olivia Wilde, Elsa Pataky y Amaia Salamanca no nos queda otra cosa que quitarnos el sombrero. Empezamos por la guapa intérprete estadounidense porque se lleva el primer premio. Una semana después de dar a luz a su pequeño Otis Alexander, la actriz y su marido, el humorista y actor Jason Sudeikis, han hecho su primera aparición pública durante la gala de la Fundación Women of Vision. Una imagen vale más que mil palabras para ver lo delgada y guapa que luce Wilde, se nota que el pequeño no hace otra cosa que comer y dormir, y que el abultado bolsillo de los papis les permite mantener sus compromisos profesionales.

Sin embargo, tiene más mérito el proceso de adaptación que ha sufrido el cuerpo de Elsa Pataky, tras dar a luz a sus mellizos Tristán y Sasha. Tres semanas después del parto, tres nada más, se pudo ver a la mujer del imponente Chris Hemsworth como si nada hubiera sucedido. Ni rastro de la tripa que lució sin vergüenza en la pasada edición de los Oscar, muy criticada por muchos en Estados Unidos, y con unas piernas perfectamente tonificadas y sin rastro de estrías, hematomas o varices. Tan segura se siente de su cuerpo, que Elsa lució una camiseta de rayas y unos shorts muy cortos, mientras le hacía carantoñas a su hija India Rose.

La guinda llega desde casa con Amaia Salamanca. La actriz trajo al mundo hace apenas 15 días a su pequeña Olivia y por lo bien que se la vio a la salida de la Clínica Ruber Internacional ya podíamos vaticinar su presencia en el estreno de Una historia de amor y miedo, obra de teatro que no se quiso perder y lo hizo junto a su amigo Eloy Azorín. El papá, Rosauro Varo, poco dado a estos eventos, no acudió, con lo que suponemos que el retoño se encontraría junto a su padre. Lo mismo que no pudimos percibir el embarazo hasta los cinco meses, dos semanas después de dar a luz es evidente la recuperación express de la madrileña.

Por cierto, ¿habéis visto la instantánea de Martín Casillas en Instagram? No os preocupéis que aquí os la dejamos para que disfrutéis de la carita del primer hijo del portero del Real Madrid y Sara Carbonero. Está claro a quién se parece… esos ojos y esa boca delatan que el bebé más famoso del momento ha salido clavadito a mami. Con esta foto, el futbolista ha felicitado a la periodista por el Día de la Madre y ha hecho las delicias de sus miles de seguidores que ansiaban conocer a este bombón de retoño.