Dos rupturas sonadas y ¿un reencuentro?

Una semana después de babear con San Valentín, nos hemos topado con el mal rollo de las rupturas. Si el fin de semana pasado se confirmaba la finalización de una de las parejas más guapas del panorama ‘celebritero’ nacional, la formada por Blanca Suárez y Miguel Ángel Silvestre, terminamos con los rumores de la que sería la segunda y definitiva entre Katy Perry y John Mayer, y eso que nos había dado tanta alegría la boda secreta entre Leighton Meester y Adam Brody.

Blanca, centrada en el rodaje de Perdiendo el Norte en las calles de Madrid junto al guapísimo Yon González, y Mas, volcado en el rodaje de su última serie, mantenían una bonita relación desde hacía tres años, aunque los rumores de altibajos eran una constante. El detonante de la separación habría sucedido durante el rodaje del videoclip de Dani Martín en el que colabora la actriz. La química hizo acto de presencia y ambos estarían viviendo un flechazo en toda regla. Y por esas cosas curiosas que tiene la vida, Pistacho, el perro de la madrileña, fue reconocido por algún fotógrafo que pudo captar horas después a la intérprete saliendo de la casa del músico, antes de que este pusiera rumbo a México. Y para más inri, Blanca y Miguel Ángel habrían borrado de Instagram fotos en los que aparecían juntos. Si lo que se comenta en los mentideros del corazón es verdad, los actores no habrían finalizado amistosamente su idilio.

Lo que todavía es todo un misterio es lo que habrá sucedido entre la cantante californiana y el músico británico. Solo se sabe que ella estuvo sola durante sus estancias en Londres y Milán. Además, Katy no se mostró especialmente simpática con los medios, un mal genio que muchos achacan a los malos momentos que pasaría la artista, que ya vivió una situación similar con John hace tiempo, sin contar su breve matrimonio y conflictivo divorcio de Russell Brand. La noticia ha caído como una jarro de agua fría y se espera la reacción de los protagonistas, ya que se había comentado su decisión de contraer matrimonio este año.

Instagram

Instagram

Y en medio de tanto desamor llega Rihanna para descolocarnos por enésima vez. La barbadense, a la que se vio supercompenetrada con su ex, Drake, durante una actuación en Nueva York, podría haber retomado el contacto con otro exnovio: Chris Brown. En este caso vamos a ser muy cautelosos porque el rapero acaba de anunciar nuevo disco. Su mala prensa de cara a la promoción podría compensarse con una reconciliación falsa. El caso es que parte del entorno de la diva comenta que el cantante, sobre el que pesan varias condenas por su actitud agresiva, le envío una felicitación a Riri por su cumpleaños, mensaje al que ella contestó más tarde para darle las gracias. Desde esa respuesta parece, lo cogemos con pinzas, que no han dejado de mensajearse. ¿Será la tercera la vencida o se tratará de una maniobra comercial?

Eva Longoria pone de moda el flequillo

Justjared.com

Justjared.com

A las puertas de la primavera es momento de echar un vistazo a nuestro pelo. Con el frío tiramos más del secador y de la plancha, por lo que habrá que sanearlo en condiciones para que afronte con fuerza los rayos del sol que tanto anhelamos. Hay quien no ha querido dejar pasar más tiempo y ha decidido cortar por lo sano, aunque con un poco de miedo porque los cambios bruscos tampoco son muy buenos consejeros cuando se trata de nuestra cabellera. Eva Longoria, a la que le suele costar un dolor hacer modificaciones en su larga cabellera morena, se ha cortado flequillo y le ha metido un buen tajo a sus puntas. La protagonista de Mujeres desesperadas anunciaba este cambio de look en su Twitter, el mismo día que se la veía felizmente abrazada a José Bastón, el hombre que ha conquistado su corazón a base de empeño, o como dirían en mi tierra, “picando mucha piedra”.

Todavía nos cuesta hacernos a esa melena lisa, desfilada por los lados, a ese flequillo no muy poblado y a las puntas descoloridas, lo que está claro es que ella está encantada y seguro que sus estilistas le sacan mucho juego a su corte desenfadado y juvenil. Por cierto, hemos encontrado entre las tendencias de este 2014 que el flequillo recto se impone, por una vez en mi vida mi cabeza va a la moda. Los expertos aseguran que aporta un estilo más juvenil y que es ideal para que las más maduritas se quiten unos años de encima. Eso sí, no os vamos a engañar, apostar por el flequillo tiene sus desventajas porque tendrás que dedicarle un tiempo y, en caso de lluvia y humedad, es conveniente fijarlo con laca para que no termine en forma de caracolillos.

En el lado contrario y después de dar varios giros a su pelo, Victoria Beckham, que últimamente parece apostar por lo seguro y luce una larga melena con su color castaño oscuro. La diseñadora le dio las gracias recientemente a su amiga Longoria por recomendarle el láser para hacer desaparecer el bello de sus piernas. “Me levanto todos los días a las seis de la mañana para correr seis kilómetros y medio y ya no me afeito las piernas”, comentó a una publicación. Se ve que los consejos de su íntima han hecho mella. Además, la mujer de David sorprendió al reconocer que se quitó los implantes del pecho: “Cuando veía las fotos pensaba: vaya, ya están otra vez mis tetas en el cuello”. Es cierto que durante una época pocos se fijaban en su estilismo porque el frente de la exSpice Girl era ostensible.

De vuelta a los pelos, que es el tema que nos ocupa en este primer post de la semana preOscar, confirmamos que las melenas no pasan de moda. El pelo largo es uno de los mayores atractivos para una mujer, pero siempre que se cuide como se merece. Jessica Alba mima su larga cabellera y ya la hemos visto en más de un evento con melena degradada con flequillo a un lado, y con tonos que van del rubio al marrón aderezadas con unas mechas rubias clásicas. Eso para las que les cueste un poco más romper con lo establecido porque muchas firmas capilares apuestan por las crestas mohicano, como las que lucen las cantantes Eva Simons y Pink; los mullets, un estilo muy de los ochenta con el pelo corto por delante y largo por detrás a lo David Bowie; la renovación del estilo Bob pixie; y el cabello corto, una tendencia que va en aumento y a la que se han apuntado muchas famosas, como Miley Cyrus, Rihanna (aunque en este caso con las extensiones nos tenga un poco despistadas) o Emma Watson, a la que veremos en la próxima y esperada cinta de Alejandro Amenábar.

Sean Penn y Charlize Theron, caprichos del destino

Elogiado intérprete, activista político, aunque nunca le ha acompañado la etiqueta de guapo mantiene un atractivo impecable a sus 53 años y le encantan las rubias. No se trata de Leonardo DiCaprio, hablamos de Sean Penn, centro de las miradas de los paparazzis desde que se confirmó su relación con una de las actrices más deseadas del planeta, la bellísima Charlize Theron. Aunque en su juventud no le acompañó la buena fama y su complejo matrimonio con Madonna le dejó como el malo de la película, este californiano se ha ganado a pulso el respeto de la crítica y de público, sobre todo, por dos cintas: Mystic River (2003) con la que ganó su primer Globo de Oro y su primer Oscar, y por Mi nombre es Harvey Milk, de la que podréis disfrutar la semana que viene en Cosmo (jueves 27 de febrero, 22.30h) y con la que ganó su segunda estatuilla.

Sin embargo, los galardones cinematográficos no son las únicas recompensas de más de 30 años de trabajo. Las mujeres que han formado parte de su currículum sentimental no son cualquier cosa. Penn es uno de los hombres más envidiados del planeta porque sin tener un especial atractivo físico y sin ser un techado de cuidado físico ha logrado conquistar a algunas de las mujeres más bellas de la gran pantalla. Sin contar su matrimonio de cuatro años con la estrella musical, Sean cayó rendido en 1996 ante la belleza de una jovencísima Robin Wright, a la que la serie Santa Bárbara le había encumbrado a la fama. Catorce años de matrimonio y dos hijos en común, Dylan y Hopper, herederos de la belleza de su madre, a la que el divorcio –que asegura fue una experiencia terrible– le ha devuelto a la pequeña pantalla y por la puerta grande con un Globo de Oro por la serie House of Cards.

Desde 2010 hasta hace pocos meses, Sean ha tratado de esquivar a las cámaras cuando se citaba con alguna compañera de trabajo, pero si se trata de Petra Nemcova o Scarlett Johansson, dos monumentazos, es muy difícil pasar inadvertido. Ya son cuatro rubias famosas las que han compartido confidencias y mucho más con el madurito intérprete. La guinda llegó hace pocas semanas, durante la gala solidaria organizada por Penn para recaudar fondos para Haití. Aunque se les había visto juntos con anterioridad, y la relación era un hecho, esta aparición pública fue la confirmación de un amor que nos tiene ojipláticos. A la sudafricana le saca 15 años y ella a él algunos centímetros de altura, pero está claro que si la rubia comparte algo más que cena con Sean es porque la cosa pinta muy bien. No se esconden, no se separan ni un momento, él ha congeniado muy bien con el hijo adoptivo de ella y cuando están juntos se les escapa la sonrisa. Por cierto, y por esas cosas del destino, ¿sabéis cuándo coincidieron en un momento muy especial para ambos? En 2003, ambos recibieron el Oscar al mejor actor, Mystic River, y actriz protagonista, Monster, respectivamente, y ya en aquella instantánea hacían muy buena pareja. El destino es caprichoso.

Rehabilitación, de cuestión tabú a tendencia entre los famosos

En cuestión de poco más de una década, los ingresos de los famosos en clínicas de rehabilitación han pasado de esconderse a hacerse públicos y notorios, porque ahora no es motivo de vergüenza, todo lo contario, se hace por las causas más diversas, ya sea por la adicción a sustancias peligrosas, al sexo, a los trastornos alimentarios o para desengancharse de una relación sentimental dañina. Nos podemos atrever a asegurar que en los últimos tiempos se ha puesto de moda entre las celebridades ingresar en un centro especializado para reconducir cualquier tipo de conducta incorrecta. La última, que nos ha dejado boquiabiertos, es el ingreso del marido de Tori Spelling, el actor Dean McDermott. Fue el pasado mes de enero y hasta ahora no hemos sabido que el esposo de la hija del magnate televisivo dio este paso tras confesarle a su mujer que le había sido infiel con una joven de 28 años. Esta infidelidad casi le cuesta su matrimonio, pero nos tememos que Tori, una mujer de armas tomar, no se haya dado por vencida y le dé una oportunidad cuando acabe su rehabilitación para “poder convertirme en el esposo y padre que mi familia merece”, decía el propio actor.

Selena y Demi Lovato, su amiga y gran apoyo.

Selena y Demi Lovato, su amiga y gran apoyo.

No es el único que ha empezado el año afrontando sus miedos. Selena Gomez ha demostrado mucha más valentía que Justin Bieber, ese ídolo musical descarriado que se dedica a llamarla de todo menos guapa. La cantante, harta de las idas y venidas de su amigo, decidió hacer un parón en su carrera y curarse de todas las adicciones que le provocaba su relación de dependencia, como la marihuana y las pastillas para dormir, pero, sobre todo, sanarse de un amor que no la llevaba por el buen camino. Hace poco agradecía a sus fans todo el apoyo que recibe desde las redes sociales y su entorno está encantado con los resultados del tratamiento. Aunque en las últimas instantáneas la veíamos con un gesto muy serio, puede que se trate solo de un momento de transición, y que pronto nos encontremos con una Selena irreconocible.

Aquí no acaba la cosa. Hay quien tiene graves trastornos alimentarios, algo más común en un mundo en el que prima la imagen delgada y esbelta. Kesha ha anulado dos de las fechas de su tour en Estados Unidos porque sus médicos consideran que todavía es pronto para dar por finalizados sus problemas con la comida. El asunto es tan grave, que su madre también ha tenido que ser internada. La cantante, que triunfa por medio mundo con el single Timber junto a Pitbull, dio la campanada tras su actuación en los American Music Awards. A la mañana siguiente entró en una clínica de Chicago y un mes después anunció en Twitter que el proceso no había finalizado: “Es un momento duro pero necesario para volver más fuerte y determinada que antes. Muchas gracias a todos por vuestra comprensión y apoyo. Haré lo posible para regresar a la música lo antes posible”.

Otro ejemplo a seguir es Catherine Zeta-Jones. La oscarizada actriz ha demostrado que es una mujer valiente. Pocos son los rostros famosos que hacen públicos sus problemas mentales y menos los que confiesan que se encuentran en tratamiento. Coincidiendo con la enfermedad de su marido, Michael Douglas, la protagonista de Chicago confesó su bipolaridad y la necesidad de aislarse de su familia durante un tiempo para afrontar la enfermedad y estar al 100% con su marido y con sus hijos. Hace poco volvía a ingresar y aseguran en su entorno que se encuentra con fuerzas renovadas, tantas que su crisis matrimonial ha quedado en el olvido.

La semana de la moda de Nueva York y dos romances sorpresa

Nueva York es el centro de la moda estos días. La ciudad que nunca duerme celebra ya la recta final de su Fashion Week con las tendencias de lo que llevaremos puesto el próximo otoño/invierno. Tomarán el relevo primero Londres, donde se desplazarán muchas de las ‘celebs’ de Hollywood, y Madrid, con las propuestas de nuestros mejores diseñadores. La colección de Michael Kors se ha hecho de rogar, sin embargo, ha contado con un numeroso grupo de actores que han seguido al detalle las propuestas del estadounidense. Entre ellos, una habitual de los ‘front row’, Blake Lively. La protagonista de Gossip Girl eligió para la ocasión un estilismo en dos piezas de color azul, con chaqueta entallada de manga corta y falda lápiz con bordado floral. La guinda a una elección brillante la pusieron un maquillaje natural y una melena suelta con rizos caídos en las puntas. Junto a la mujer de Ryan Reynolds disfrutaron del desfile la bellísima Freida Pinto, la delicada Rose Byrne y Michael Douglas, no sabemos si para coger alguna idea para regalar por San Valentín a Catherine Zeta Jones, con quien renovará los votos el 25 de septiembre.

También se supo rodear muy bien Georgina Chapman y Keren Craig, las creadoras de Marchesa. Olivia Palermo, Anna Kendrick, Sarah Paulson, Ireland Baldwin y Katie Holmes fueron algunas de las famosas que apoyaron sus propuestas. La protagonista de la miniserie Los Kennedy, que también estuvo presente en los desfiles de Donna Karan y Anna Sui, optó por un vestido de encaje rojo sobre transparencia, que cubrió con un abrigo blanco y unos altísimos stilettos.

¿Y a quién echamos de menos? Pues a una fija en esta cita, Sarah Jessica Parker, a la que no se le ha visto el pelo ni en las posteriores fiestas a cada jornada, y eso que hasta hace nada no se perdía ni una. ¿El motivo? Aunque hemos buscado en las webs cinematográficas más fidedignas, sin resultado positivo, y hemos googleado su nombre, la protagonista de Sexo en Nueva York debe estar concentradísima en el lanzamiento de su línea de zapatos y en su faceta como asesora para una importante firma de joyería. Vamos, que en menos que canta un gallo y siguiendo la estela de Victoria Beckham, vemos a la intérprete de Carrie Bradshaw lanzando su propia línea de ropa. Y si no, al tiempo.

Como guinda a una semana en la cupido campa a sus anchas, os contamos que Rihanna y el rapero Drake, que mantuvieron un breve idilio tras la ruptura de la barbadense con Chris Brown, podrían haberse dado una segunda oportunidad. Ya se sabe que donde hubo fuego siempre quedan rescoldos. Por si esta dosis de amor os ha parecido poco os anunciamos una pareja que hará correr ríos de tinta porque sus protagonistas no pueden ser más guapos. Parece ser que entre el potente Kellan Lutz, distanciado de su amiga Miley Cyrus, y la escultural Bar Refaeli saltó la chispa durante su encuentro, inesperado, en la final de la Superbowl. La química entre estos dos guapísimos fue captada por los presentes, y si el río suena… ya sabes cómo termina el refranero.

El azul, el nude y el negro mandan en la reivindicativa alfombra roja de los premios Goya

La fiesta del cine español alcanzó su 28ª edición en un híbrido de glamour y protesta que arrancó en la alfombra roja del hotel Auditorium de Madrid, donde se concentraron manifestantes de Coca Cola, Plataforma Antidesahucios y los representantes del colectivo de figurantes, y se extendió durante toda la ceremonia de entrega por la ausencia del ministro de cultura, Ignacio Wert. Por el paseíllo del hotel lucieron palmito los nominados y los invitados, en un desfile de modelos ‘made in Spain’ que se mezclaron a la perfección con diseñadores internacionales, como Dior o Elie Saab. El azul fue el color elegido por tres de las candidatas a mejor actriz: Inma Cuesta con un elegantísimo Iván Campaña; Marián Álvarez, que escogió a Miriam Ocáriz, y Nora Navas, la menos acertada con un modelo de Gabriela Cadena que no le hacía justicia a la protagonista de Todos queremos lo mejor para ella.

También fue la noche de los blancos, los tonos crema y dorados, por los que apostaron Marta Etura, vestida de Lorenzo Caprile; Macarena García, con un Roberto Cavalli Couture que parecía quedarle grande; el Zuhair Murad de la siempre acertada Juana Acosta; y el precioso y elegante vestido de Carolina Herrera con lazo a la espalda que vistió Dafne Fernández. Deslumbraron la elegantísima Nieves Álvarez con Ralph and Russo y Clara Lago, con un Zuhair Murad que se ajustaba perfectamente a su delgadísima figura.

No obstante, el negro, un clásico de la alfombra roja, también estuvo muy presente en los estilismos de Blanca Suárez, con un Elie Saab largo completamente transparente que hubiera brillado más si la chica de moda hubiera apostado por un recogido más elegante que una coleta alta y desaliñada; de Mar Saura (Michael Kors) y de Kira Miró, que apostó por un Roberto Cavalli que la quedaba como un guante y dejaba toda la espalda al aire; o de Blanca Romero, que optó por Armani. Impresionante en este sentido el vestido palabra de honor y con larga cola de Alberta Ferreti que vistió la nominada Aura Garrido; el Stephane Rolland de la recuperadísima Silvia Abascal; y los elegantísimos Giorgio Armani que lucieron Ana Belén y Elena Ballesteros. Los looks masculinos por los que apostaron Mar Regueras (Caprile) y Elia Galera (Dolce & Gabbana) estuvieron entre los grandes aciertos de una noche en la que David Trueba y Álex de la Iglesia se repartieron las ansiadas estatuillas.

Vivir es fácil con los ojos cerrados obtuvo seis premios, entre ellos los más destacados, mejor película, mejor dirección, mejor actor protagonista (Javier Cámara) y mejor actriz relevación (Natalia de Molina), mientras que Las brujas de Zugarrarmundi arrasó con ocho, la mayoría en categorías técnicas, y procuró a la veteranísima Terele Pávez el galardón como mejor actriz de reparto, poniendo al patio de butacas en pie. Marián Álvarez se llevó el de mejor actriz protagonista por La herida, así como Fernando Franco, como mejor director novel. Roberto Álamo cumplió con las quinielas subiendo al escenario como mejor actor de reparto por La gran familia española, y Javier Pereira se jalonó como mejor actor revelación por Stockholm.

El lema de la noche fue el amor por el cine español, sin embargo se convirtió en la ceremonia de las quejas y los reproches por la grave situación de la industria, cinceladas por todos y cada uno de los que subieron a recibir su galardón; y el de la ausencia del ministro, verdadero protagonista de la noche. Manel Fuentes, anfitrión de la gala, nos dejó con la miel en los labios a muchos de los que esperábamos más, mucho más, de él como maestro de ceremonias, con un meneo de brazos continuo y una falta absoluta de naturalidad a la hora de leer el teleprompter. En más de un momento echamos de menos a la más grande en estas citas, Rosa María Sardá, a la que se encomendó el catalán con pésimo resultado. Arrancan los Goya 2015.

Twitter arde con el falso romance entre Hurley y Clinton

“Historias absurdas y sobre mí & Bill Clinton. Totalmente falsas. En manos de mis abogados. Bostezo”. Este es el tweet que apareció hace pocos días en el perfil de Liz Hurley, y en cuestión de segundos corrió como la pólvora entre sus más de 450.000 seguidores. La protagonista de Gossip Girl ha cortado por lo sano con los rumores que apuntan a que mantuvo un affaire con el expresidente de los Estados Unidos. ¡Uauu! Y os preguntaréis quién se ha encargado de levantar la liebre, pues Tim Sizemore, exnovio de la escultural británica, que asegura que el exmandatario tenía fijación por la que fue chica y llegó a pedirle el teléfono cuando ya no estaban juntos. Según algún medio estadounidense, la relación podría haberse iniciado en 2008 y duró aproximadamente un año, por lo que habría coincidido con el escándalo Lewinsky. Horas después de saltar la noticia, el actor se retractó y aseguró que la grabación fue realizada bajos los efectos de las drogas. Una excusa así solo nos hace pensar que se trate de una verdad como un templo que no es conveniente airear, y que el novio despechado no sepa ahora cómo arreglar el desaguisado.

Y mientras Hurley intenta salvar su honor y el del galán presidencial, su compañera de reparto, Blake Lively, acaba de callar la boca de muchos de sus detractores. La actriz que dio vida a la sofisticada y compleja Serena Van Der Woodsen ha confirmado su presencia en Aladine como protagonista, junto a nada más y nada menos que Harrison Ford y Ellen Burstyn. La cinta se encuentra en fase de preproducción y no llegará a la gran pantalla hasta el 2015.

De un rostro Cosmo con mucho futuro por delante a otro, más experimentado y asentado. Eva Longoria ha visitado París, casi de manera exprés y bajo un halo de discreción al que no nos tiene acostumbrados, para rodar la nueva campaña de una marca estética para hombres. La protagonista de Mujeres desesperadas, cauta a la hora de hablar de su affaire con el presidente de Televisa, se ha dejado llevar por el ambiente previo a San Valentín y ha aconsejado a sus followers masculinos que para acercarse a ella es conveniente estar bien limpito. Una premisa que hacemos nuestra el 100% de las mujeres del mundo.

**No olvides que tienes una cita el viernes 7 de febrero con Secretaria en apuros, serie que muestra las complicadas y surrealistas situaciones que se pueden vivir en una oficina, y que podrás ver a partir de las 22.00 horas.

De Woody a Justin, los escándalos no saben de edades

Uppss… En medio mundo no se habla de otra cosa: los presuntos abusos de Woody Allen a su hija adoptiva cuando tenía siete años. Media meca del cine anda ojiplática y la otra media dirá aquello de “se veía venir, se casó con una de sus hijas”, en referencia a su polémico matrimonio con Soon-Yi Previn, uno de los muchos hijos adoptivos que tuvo con Mia Farrow. Ahora entendemos que la combativa actriz no le quiera ver el pelo. La carta de Dylan Farrow a uno de los diarios más populares de Nueva York es estremecedora y relata con todo detalle los abusos a los que le sometió su padre adoptivo; cómo Allen se las arreglaba para estar con ella a solas; y cómo la frecuencia y la rutina lo convirtieron en un hecho normal. Como prueba este botón: “Pensé que era así como los padres se portaban con sus hijas”, escribe la víctima. Sin embargo, el relato escrito por esta joven de 28 años, ahora felizmente casada, no acaba ahí, va más allá y cuenta las consecuencias que llegaron poco después. Terror, desórdenes alimenticios, pánico a que un hombre la tocara y autolesiones como castigo.

El caso es que esta denuncia contra el director ha caído como un mazazo entre sus compañeros de profesión a pocos días de celebrarse los Oscar, donde su última cinta, Blue Jasmine, opta a varias estatuillas. No es la primera vez que vemos a un director cinematográfico señalado por una de las víctimas de sus abusos. Ahí tenemos a Roman Polanski, escondido de la justicia para no cumplir una condena de abuso sexual tras la denuncia presentada en 1977 por Samantha Gailey, una adolescente de 13 años por aquel entonces que el polaco llevó a su casa de Mulholland Drive para una sesión fotográfica y con la que mantuvo relaciones sexuales no consentidas en el jacuzzi. El director no ha vuelto a pisar Estados Unidos ni Reino Unido.

Y de un septuagenario con graves problemas a un adolescente que en las últimas semanas no para de protagonizar escándalos, peleas, detenciones… Una larga lista delitos que ponen a Justin Bieber fuera de Estados Unidos. Cada vez son más las voces que piden su deportación a Canadá, de donde es oriundo el artista, por sus continuados comportamientos fuera de la ley. Tras ser detenido en Miami por consumo de drogas, alcohol, conducción temeraria y carnet de conducir caducado, el ídolo musical pagó la fianza y puso rumbo desde Miami a Panamá para calmar los ánimos. Hasta allí se desplazó su madre y Usher, el productor musical que además es su mentor, para intentar redirigir una conducta que parece llevarle directamente al abismo. Pero ni corto ni perezoso, el cantante ha vuelto a revolucionar las redes con una foto junto a su ‘amigo’ Khalil Sharieff chupando el pecho a una stripper. Las believers están escandalizadas con la actitud de su ídolo y, aunque le defienden a capa y espada, también son muy críticas con el trato que le está dando a su supuesta novia, Selena Gomez, con la que juega al perro del hortelano