¡Con los Borgia llegó el escándalo!

Esta semana toca doblete y es que la ocasión lo merece.  En Cosmopolitan TV están de estreno y no es para menos dedicarle un merecido post a Borgia, la producción europea más cara hecha hasta la fecha, que Cosmopolitan TV estrena este domingo 23 (23.15 horas). Borgia es una de esas series que dejan huella no sólo por la historia de sus protagonistas, la megapoderosa familia de origen valenciano –debía de ser para echarla de comer aparte–, sino por el despliegue de medios: rodaje en palacios y escenarios naturales de República Checa, una ambientación deluxe y un equipo técnico y artístico internacional que nada tiene que envidiar a las superproducciones del otro lado del charco.

La actriz española Assumpta Serna, con un carrerón  fuera de nuestras fronteras, encarna a Vanozza Catanei, amante y madre de cuatro de los hijos de Rodrigo Borgia. Y otro rostro conocido, Elisa Mouliaá, la esposa del comisario de la imbatible Águila Roja, da el salto internacional en el papel de Pantisilea.

Sin embargo, algunos se han quedado en el detalle. Tras triunfar en Canal+ Francia y en la cadena italiana Sky Cinema, donde jalona el pódium de la serie más vista de este año, Borgia la ha liado parda en Alemania. Su emisión en el canal ZDF no ha pasado inadvertida la verdad. Las escenas subiditas de tono han molestado a algunos, que las consideran innecesarias para la trama. No hay que subestimar el poder del placer y de lo que puede influir en el rumbo de la historia lo que sucede entre las paredes de un dormitorio, la pasión es caprichosa.

Y no lo digo yo, lo constató tras 12 años de investigación el gran Mario Puzo. Antes de echarme a la piscina, quise refrescar mi olvidadiza memoria histórica y eché mano de mis enciclopedias y libros, analógicos y digitales, para constatar que la susodicha saga era tan cruel, ambiciosa, corrupta y lividinosa como la que se ve reflejada en la serie. La realidad siempre, siempre supera a la ficción, con lo que Tom Fontana y Oliver Hirschbiegel se habrán quedado cortos con la disoluta vida privada de la ‘family’. El caso es que la renovación por una segunda temporada es más que probable.

En cualquier caso, haya mucho sexo o no, eso dependerá del gusto del consumidor, la audiencia germana no le ha dado la razón a sus críticos, porque los números son los que son: seis millones de espectadores. Llegados a este punto y digan lo que digan, los espectadores son soberanos y llevarles la contraria es una pérdida de tiempo.

Como espectadora prefiero atiborrarme de escenas apasionadas, no me molestan. Sólo hay que ver lo que mueve el sexo hoy en día para presuponer lo que pasaría en una sociedad tan reprimida y atormentada por la fe impuesta y por su propia naturaleza como la de aquella época. ¡Con los dientes largos después de ver el tráiler en la web y en las redes sociales! Empieza la cuenta atrás.

Mis heroínas: 19 de octubre Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama

Si no he borrado las primeras líneas del post de esta semana más de 20 veces, no lo he hecho ninguna. Y todo por culpa de la cruda realidad, ésa a la que se someten cada día millones de mujeres de todo el mundo a las que les diagnostican cáncer de mama. La valentía de todas ellas; la fuerza con la que afrontan los duros tratamientos quirúrgicos, de quimioterapia o de radioterapia; la tenacidad con la que sacan adelante sus vidas como si tal cosa a pesar del cansancio y los estragos físicos de la enfermedad;  la esperanza con la que miran al impredecible futuro; y el coraje con el que se levantan cada día como si fuera el último. Estas mujeres son mis heroínas.

Las cifras lo dicen todo. 22.000 nuevos casos de cáncer de mama al año, según datos de la Asociación Española contra el Cáncer. Las estadísticas confirman que este tumor es el más frecuente entre las mujeres occidentales. La ciencia y la medicina se están dejando el resto y los tratamientos son cada vez más específicos. Son muchas las mujeres que enferman y son también muchas las que logran superar el mal bache.

Conocidas o anónimas hablan en voz alta del cáncer de mama para ayudar a otras tantas mujeres a afrontar el duro camino del tratamiento. “Quiero decirle a las mujeres que a lo único que debemos temer es al miedo en si mismo”.  Éste es uno de los primeros mensajes que Cynthia Nixon lanzó al mundo cuando hizo público su cáncer de mama. La actriz que da vida a Miranda en Sexo en Nueva York sabía que tenía todas las papeletas para ser víctima de esta pandemia porque su madre la superó cuando ella tenía doce años. Sin embargo, una nunca está preparada para una bofetada de tal calibre.

Junto a otras celebs que han pasado por la misma experiencia, como Kylie Minogue, Christina Applegate, Anastacia, Sheryl Crow, Olivia Newton-John, Maura Tierney, Edie Falco…, Nixon lanza un mensaje de esperanza y de lucha. El mismo que hace suyo Cosmopolitan TV desde hace muchos años, con iniciativas que ayudan a tomar conciencia de la gravedad del problema, como la carrera de la mujer, que celebrará sus últimas ediciones este año en Barcelona y Zaragoza (6 y 13 de noviembre, respectivamente).

Hay quienes sin padecer la enfermedad se involucran al máximo, como Elizabeth Hurley, la madurita de rompe y rasga de la última entrega de Gossip Girl, que, junto a la firma de cosméticos que publicita, abandera una campaña para recaudar fondos que serán destinados a la investigación de este cáncer.

Retomo el principio del post, donde os contaba que esta semana no ha sido fácil hablar de una enfermedad con la que las mujeres nos tenemos que sentir comprometidas, estemos enfermas o sanas. Decía Tácito que “cuando gozamos de salud, fácilmente damos buenos consejos a los enfermos”, hay que estar en la piel del que sufre para saber que barrunta su mente. Sé que no puedo ni imaginar por lo que estás pasando, pero quiero que sepas, Dolce, mi valiente amiga, que esta batalla no está perdida, queda mucho por lo que luchar, por lo que reír y por lo que vivir.

¿Es más rico el que más tiene o el que menos necesita?

Las mujeres ganan terreno en Hollywood. Los estrellas de la pequeña pantalla se cotizan al alza y sus cuentas corrientes nada tienen que envidiar a las de las actrices que se dedican sólo al celuloide. Según Forbes –confieso estar enganchada a la web de esta revista financiera estadounidense–, Katherine Heigl, la doctora Izzie de Anatomía de Grey, es la tercera actriz más rica de la televisión tras Ellen Degeneres y Tyra Banks. La guapa intérprete, de ascendencia irlandesa y alemana, ganó 15.5 millones de dólares entre 2009 y 2010, justo cuando, gracias a la popularidad de su trabajo en la serie, protagonizó dos comedias románticas, Lío embarazoso y 27 vestidos, con buenos resultados de taquilla.

Pero si hay alguien que ha sabido sacarle partido a la fama ésa es Eva Longoria. La protagonista de Mujeres Desesperadas ocupa el cuarto puesto del ránking de las mejor pagadas con 13 millones de dólares, y no sólo por el caché en la serie, 250.000 dólares por episodio. Considerada una de las mujeres más bellas y elegantes del mundo, Longoria lo mismo te anuncia un tratamiento capilar, te vende un tinte o te pone los dientes largos con un sugerente helado de chocolate que seguro que a ella no se le va a las cartucheras.  Entendemos que llore por los rincones del set de rodaje ahora que se le ha puesto fecha al final de la serie que le ha procurado tan suculentas ganancias, ¿se le acabará el chollo? ¿Tendrá presupuesto suficiente para tanta pestaña postiza? Me da a mi que esta chica ha nacido con una flor en el pompis.

La selecta cifra se cierra con las cantidades más modestas –si le puede llamar así a diez millones de dólares– que se embolsan Ellen Pompeo, la doctora Meredith del Seattle Grace, y Marcia Cross, la pelirroja compañera de desventuras de Longoria en el exclusivo barrio de Wisteria Lane. Sin embargo, las buenas rachas no duran eternamente. En unas declaraciones recientes, Ellen apuntaba a la necesidad de un cambio profesional, ¿cómo se puede cansar alguien de interpretar a una doctora con talento y con un novio tan macizorro como Dereck Shepherd? Mientras Pompeo busca un currele nuevo, Marcia se dedicará en cuerpo y alma a sus hijos. Tranquila, hay margen para que gastes sin parar y puedas dormir tranquila, ¡y nosotras que lo veamos!

A la que seguro que no le apetece trabajar ni un ratito durante un tiempo, ni falta que le hace, es a Kristin Davis, la actriz que da vida a la tradicional y conservadora Charlotte de Sexo en Nueva York. El motivo no es otro que Gemma Rose, un precioso bebé que por fin duerme plácidamente en brazos de una madre adoptiva que ha logrado hacer realidad el mayor de sus sueños con 46 años. Porque al final, ricos y pobres, famosos y desconocidos, guapos y feos, altos y bajos… todos anhelamos lo mismo… ¡un poquito de felicidad, por favor!

Nunca es tarde… si la dicha es buena, ¿a qué sí Gossip?

Hace apenas dos semanas dediqué este post a las rupturas emocionales y comentaba que los males de amor tienen, a veces, su mejor curación en otra aventura amorosa. En aquella misma reflexión mencionaba a Elisabeth Hurley como un ejemplo a seguir y el fichaje más rutilante de la quinta temporada de Gossip Girl me vuelve a dar la razón. Sí, ¡chic@s!, la exuberante actriz británica, a la que veremos a partir del día 10 de octubre en Cosmopolitan TV poniendo malito a todo el personal masculino, se ha comprometido por tercera vez. Él es un desconocido, aunque en su mundo, el del críquet, es toda una estrella. Se llama Shane Warne y el madurito en cuestión se lo ha currado. Resulta que la parejita ha pasado unos días en Escocia y él, ni corto ni perezoso y de rodillas le ha pedido pasar el resto de sus vidas juntos. ¿Será la tercera la vencida para la guapa intérprete de la sexy Diane Payne? ¿querrá emular a la gran Elizabeth Taylor en el número de bodas y divorcios? Sólo el tiempo lo dirá.

Puede que sean las únicas campanas de boda que suenen en el rodaje del Upper East Side. Los representantes de la musa de Chanel, Blake Lively, y del solterón de oro, Leonardo DiCaprio, han confirmado la ruptura de la pareja del año. La actriz que encarna a Serena van der Woodsen no se ha llevado el gato al agua tampoco y empezamos a sospechar que el chico en cuestión o es un solterón empedernido como su amigo del alma, George Clooney, o alguna tara le impide afianzar sus relaciones. ¡Qué penita con lo buena pareja que hacían!, pero de dónde no hay no se puede sacar.

Mientras, su amiga Leighton Messter, que disfruta de las ventajas de la soltería, sigue marcando estilo allí por donde va. La guapa actriz que da vida a Blair Waldorf, que en la nueva tanda afrontará una boda real, brilló con luz propia en la semana de la moda de París. Según los presentes, la norteamericana se llevó todos los halagos por el mini vestido blanco de Dior que eligió para el front-row del desfile de la mítica firma parisina.  No salió igual parada Roxane Mesquida, que se incorpora como hermana del príncipe Louis y futura cuñada de Waldorf, y eso que jugaba en casa. Roxane no acertó con una mezcla de colores demasiado arriesgada. Pero de los errores también se aprende.

Y como no hay dos sin tres, tras los amoríos y el glamour, es el turno de deleitarnos la vista con los guapisísimos fichajes masculinos. Dos maromos de ojos claros de los que quitan el ‘sentío’. A Brian J. Smith le veremos entre fogones como Max, un chef que pondrá los dientes largos a más de una de las protagonistas, y al segundo, el potente y marcado Marc Menard, bajo el hábito del padre Cavalia. ¡Atentas a este sacerdote que provoca pensamientos impuros como los que incitó Richard Chamberlain hace 20 años en El pájaro espino! Con permiso nuestras madres, ¡no hay color!