Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación. Al navegar por este Sitio Web, acepta su instalación y uso. Puedes aquí consultar nuestra Política de Cookies y, si quieres, cambiar tus preferencias.
COSMO
Buscar en cosmopolitantv.es

Psicología

Así es la teoría de la pirámide de necesidades de Maslow

Todo sobre la pirámide de Maslow

Sin duda una de las teorías de motivación más populares es la de la pirámide de Maslow que intenta sistematizar y explicar la conducta humana, en base a cinco niveles diferenciados y ordenados jerárquicamente en función de las principales necesidades humanas, presentes en todos los individuos de nuestra especie.

En la base de la pirámide de Maslow encontramos las más básicas, como comer, respirar…etc, conforme ascendemos encontramos la necesidades que el autor llama secundarias y por último las terciarias. Cuanto más abajo más esenciales resultan para nuestra supervivencia, y cuanto más subes más tienen que ver con nuestra interacción social y con el medio.

La pirámide apareció recogida a mitad del siglo XX en la obra de Abraham Maslow: “Una teoría sobre la motivación humana” (A Theory of Human Motivation), que sin duda marcó un antes y un después en la interpretación de las necesidades humanas y las conductas relacionadas directamente con las mismas.

Estos son los cinco niveles de la pirámide de Maslow:


1. Necesidades básicas o fisiológicas: 


Son comunes en toda nuestra especie y resultan esenciales para la supervivencia, tales como respirar,  beber agua, comer, vestirse, mantener relaciones sexuales, etc. Están en la base porque sin ellas se acabaría la vida individual y la del grupo, por lo que resultan esenciales.

La necesidad de alimentarnos e hidratarnos obedece a criterios puramente fisiológicos y bioquímicos, que aparecen de forma innata en nuestra conducta inicial de supervivencia y que suponen el impulso básico de protección de la especie que nos permite ser animales operativos, eficaces y altamente adaptativos a casi cualquier medio.

El sexo destinado a la reproducción es esencial también para perpetuar nuestra presencia en el planeta y continuar mejorándonos, generación tras generación.


El disfrute y el placer están directamente relacionados con el hecho de que la naturaleza quiere que busquemos esta interacción sexual para asegurar así la continuidad de la especie. 

Vestirnos no es anecdótico, nos permite al margen de estar guapas y guapos, protegernos de esos agentes externos que podrían dañarnos de forma irreversible. La vestimenta es un mecanismo de defensa que hemos desarrollado y mejorado durante siglos y que desde las primeras pieles a los tejidos sintéticos actuales, persigue la misma función esencial.

2. Necesidades de seguridad: 


La búsqueda constante por sentirnos a salvo o seguros es algo programado en nuestras conductas más primitivas. No nos gustan los cambios imprevisibles y queremos mantener bajo cierto control todos los eventos de nuestro entorno, para sentirnos tranquilos, confiados y seguros.

El orden juega un papel capital en este sentido, ya que nos brinda una sensación de seguridad muy necesaria. Ya sea la seguridad física en términos de salud personal, la seguridad económica en base a un sueldo y la seguridad de alojamiento con nuestra vivienda. En todos los casos, buscamos un equilibrio y cierta estabilidad.

Este tipo de necesidades también asegura al grupo su supervivencia de forma directa, por lo que resultan esenciales para nuestro futuro como especie en este planeta. Estar sanos, comer y beber agua cada día y tener donde refugiarnos es muy importante si queremos durar muchos años en contextos y hábitats poco hospitalarios.

Los refugios, casas y hogares nos brindan protección de los elementos externos, especialmente en lugares climatológicamente más hostiles. Nos protegen del frío y la lluvia e incluso del sol y el calor. Desde que entramos en las cuevas por primera vez hasta los chalets y pisos actuales, siempre hemos buscado lo mismo, protegernos de los elementos. 

3. Necesidades sociales o de afiliación:


Relacionarnos, sentirnos parte del grupo es vital para nuestra existencia en muchos aspectos, ya que el grupo siempre es más fuerte que el individuo en solitario, a la hora de proporcionarnos protección y mejoras compartidas en alimentos y hospedaje, así como a nivel mental y psicológico a la hora de enfrentarnos a un mundo repleto de peligros.

Tener amigos, familia, pareja, compañeros de trabajo, resulta altamente necesario para cumplir nuestras funciones esenciales en este mundo en el que vivimos. Además somos conscientes de ello y buscamos y tratamos de ser sociables, participar y formar parte de un grupo que nos acepte, y en el que podamos apoyarnos sin fisuras.

Nuestra necesidad de socialización con el lenguaje como base fundamental, ha traspasado los límites del habla y la escritura y se ha perfeccionado en una era digital, en la que las redes sociales han puesto sobre la mesa la importancia que tiene para nuestra especie el relacionarnos con semejantes, y que es lo que ha hecho que triunfe el Facebook, el Twitter el Instagram…etc.

Los humanos somos animales sociales, y es precisamente esta segunda parte, la de sociales la que nos diferencia de muchas otras especies, que aunque también socializan y buscan alianzas de grupo y manada, en nuestro caso hemos convertido esas uniones en algo mucho más elevado que un simple clan de humanos, hemos creado sociedades complejas conformadas por millones de sujetos, que funcionan de forma fluida, armónica y eficaz en pro de un bien colectivo.

4. Necesidad de reconocimiento: 


Esta es sin duda una necesidad algo más elaborada, y mucho más compleja, ya que por un lado depende de la propia interpretación que uno hace de sí mismo en relación a sus éxitos y fracasos, y por otro lado de la gestión que hacemos cada uno, de los mensajes de otros dirigidos hacia nosotros sobre esos mismos éxitos y fracasos.

Sentirnos bien con nosotros mismos y valorarnos resulta tan esencial como ser valorados por el resto de semejantes del grupo. Los humanos llevamos muy mal el rechazo y buscamos ‘desesperadamente’ ser bien acogidos por el grupo, por lo que el daño que nos ocasionan los rumores o los falsos testimonios sobre nuestra persona, resultan tan perniciosos.

La confianza y el respeto resultan esenciales para nuestra forma de entendernos dentro del grupo y el mundo, y no es simplemente una cuestión de honor mundano, estas cualidades permiten al grupo funcionar concierto rigor y sensación de seguridad, ya que si existen motivos para no confiar o no respetar, los vínculos se distorsionan y debilitan.

Conseguir el respeto del grupo e incluso la admiración es algo que nuestra especie valora en gran medida por nuestra necesidad implícita de contar con líderes que tomen decisiones complicadas, desde nuestra adoración por estrellas de la música, cine o deportistas, existe una tendencia natural a crear héroes de carne y hueso que nos recuerden de lo que somos capaces con esfuerzo y talento.

5. Necesidad de autorrealización:


Es el nivel más alto y por tanto con más aristas y más complejo de la pirámide planteada por Maslow. Para llegar a este punto, el autor cree que debemos tener satisfechas las necesidades presentes en los niveles inferiores, ya que sin ellas sería totalmente imposible ni plantearse las que emergen en este nivel.

La moralidad, los principios, la creatividad y espontaneidad, la aceptación de los hechos que nos acontecen, la ausencia de prejuicios raciales, sexuales, o de cualquier condición, y la conducta proactiva hacia la resolución de problemas, son la esencia que caracteriza  este último nivel en el que podemos ver muy significadas o representadas nuestras sociedades modernas.

Cuando cumplimos con lo básico y tenemos cubiertas esas necesidades más sencillas incluso simples, pero necesarias, entran en acción otros elementos que resultan igualmente muy importantes para entender nuestro papel como especie en este planeta. Las preguntas trascendentales y nuestro impulso a ir más lejos, toman especial protagonismo.

La nuestra es una especie inconformista, a la que no le gusta acomodarse sin previsión de mejoras posibles, y aunque nos atrae pisar sobre seguro, existe también una tendencia de exploración y búsqueda que nos hace colonizar casi cualquier lugar del planeta e incluso de fuera del mismo, lo que nos convertirá en viajeros y exploradores espaciales dentro de muy poco.


AnaGT
AnaGT Creativos; información cultural, ciencia, salud y curiosidades. Comprometida con una comunicación fresca y significativa basada en noticias y temas de actualidad de las mejores y más fiables fuentes.


¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias






¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Ahora no ¡Vale, suscríbeme!
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.
¿Cómo desbloqueo?

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones