Usamos cookies propias de COSMOPOLITAN IBERIA S.L. y de terceros para conservar sus preferencias, finalidades analíticas y de publicidad comportamental para la elaboración de perfiles basado en sus datos de navegación.

Mujeres que nos inspiran: Laura Baena

Fundadora del club de Malasmadres y de "Yo no renuncio"

05/03/2021


En COSMO seguimos dedicando nuestra atención al Día Internacional de la Mujer de este próximo 8 de marzo y para ello no hay mejor manera que seguir haciéndonos eco de las Mujeres que nos Inspiran.

Y si hay una mujer que nos inspira, esa es Laura Baena.  Laura es una licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga que se vio obligada a abandonar su puesto de supervisora creativa en una agencia de publicidad madrileña en 2014 por no poder conciliar su vida profesional con la familiar, pues en aquel entonces no podía sacarle más horas al día para dedicar su atención a ambas. 

Abandonar su profesión para cuidar a su hija de dos años podría haber puesto fin a su carrera laboral, pero el ingenio de una madre se sumó al de una publicista para crear una solución única: ese mismo 2014 Laura fundaba el Club de Malasmadres, desde el que lucha junto a otras profesionales por una conciliación real entre la vida laboral y la familiar mientras desmitifica la figura de la madre como entidad todopoderosa que tiene la solución para todo.

Para convertir su reivindicación en lucha, desde el Club de Malasmadres se creó la Asociación Yo No Renuncio en 2015 para señalar la necesidad de visibilizar la maternidad y poner en valor el trabajo que supone cuidar, sin que ello suponga renunciar a nuestro trabajo y a nuestra vida. Una plataforma para dar voz a las mujeres con dificultades para conciliar ambas facetas de la vida, buscar soluciones y elaborar informes que se comunican a empresas, sindicatos e instituciones.

Laura Baena y el Club de las Malasmadres están ayudando a encontrar soluciones para un problema que han ayudado a visibilizar. Entre otros reconocimientos, la malagueña ha sido nombrada una de las TOP 100 Mujeres Líderes en España por el portal MujeresyCía, recibió el Premio Más Mujeres a Seguir concedido por la asociación AMUPEMA (mujeres emprendedoras, profesionales y empresarias de Málaga y provincia) o ser galardonada Personaje Social del Año 2019 por la revista Compromiso Empresarial.

Conozcamos más a Laura Baena.


¿Cómo se vive siendo una “Malamadre”?

Mucho más tranquila. Asumiendo que no soy una madre perfecta, delegando, haciendo equipo e intentando convivir cada día con la culpa por no cumplir las expectativas de la maternidad.


Ser Malamadre te permite vivir con más libertad, sin que te afecten tanto los juicios externos o la presión social porque tú ya has asumido tus errores y te quieres como la madre que eres. Además siempre intentando ponerle humor a la vida, que se lleva mejor.

 

¿Crees que todavía quedan muchas madres que necesitan entender que tener fallos o no ser una supermamá es lo natural?

Creo que todas tenemos que hacer nuestro camino. Cuando eres madre primeriza, la falta de experiencia, los juicios de todas y todos, lo que esperan de ti... te supera. La maternidad cuando llega es como un tsunami, que te muestra una realidad social y personal que no conocías, que estaba oculta a tus ojos. Porque vivirla en primera persona te remueve mucho. Hay que hacer el camino, sabiendo que no estás sola y que la maternidad es un viaje maravilloso, pero duro. Un camino en el que no puedes olvidarte de ti misma.

 

¿Qué mensajes hay en la sociedad actualmente que refuerzan el lema de “tienes que ser una superwoman”?

Seguimos en un sistema patriarcal que perpetúa los roles tradicionales, sobre todo cuando llega la maternidad y se presupone que es la mujer la que tiene que "renunciar" de algún modo a su vida, a su carrera para cuidar. En el caso de que no renuncies, sobrevives como puedes porque hay referentes de mujeres que llegan a todo porque se oculta la verdad. No se muestran las crisis, la depresión postparto, los sentimientos reales de una mujer cuando intenta hacer el papel de superwoman. Yo me lo creí, pero la capa no volaba y te caes. El golpe que te pegas es fuerte, pero nadie te avisa. Menos mal que ya vamos hablando más de esto. De que no somos superwoman ni queremos serlo. Aún así seguimos rodeadas de mensajes en la sociedad, los medios de comunicación, las empresas... que nos limitan muchísimo. Y el gran problema es que hoy en día ser madre y profesional es tan difícil porque no hay estructuras de apoyo, porque la flexibilidad no existe y porque los cuidados no están valorados, que parece que la única opción es ser superwoman, tirar para delante, hacer malabares, perder la identidad y continuar, a costa de tu salud física y mental. 

 

Llevas desde 2015 liderando el proyecto de #Yonorenuncio. ¿Cuál es el mayor problema de la conciliación en España? ¿En qué punto estás en la lucha por la conciliación?

Hemos vivido un año muy duro, en el que se ha puesto de manifiesto que la conciliación no existe. Se ha destapado la realidad: no hay redes formales del cuidado, no hay corresponsabilidad, no hay flexibilidad por parte de las empresas, no hay intención política de legislar con perspectiva de género. Teníamos una gran oportunidad de demostrar que la maternidad, que los cuidados, que la infancia importa y no ha sido así. Hemos conciliando sobreviviendo y renunciando las mujeres madres. Las consecuencias de lo vivido van a ser muy duras. Y tenemos que seguir empujando el objetivo último de nuestra plataforma yonorenuncio.com un Pacto de Estado por la conciliación para que los cuidados estén en el centro, para que las empresas den el paso hacia planes y políticas de conciliación que impacten y para que se legisle hacia el cambio social. Esto unida a que por fin los hombres den un paso al frente, implicándose en la crianza y cuidados, no por obligación sino por responsabilidad. La sociedad no tiene futuro y es una responsabilidad de todas y de todos. 



Hablemos sobre los derechos y dignidad de la mujer ¿Por qué crees que es necesario que se siga celebrando el Día de la Mujer?

Porque la igualdad no es real. Porque queda mucho. Y porque este año más que nunca estamos en casa, invisibles. Porque queda mucho por reivindicar para que el día de mañana nuestras hijas puedan elegir y no tengan que renunciar. Porque hemos vivido un año sin medidas de conciliación efectivas. Y sin conciliación y valor a los cuidados no llegará la igualdad real. La revolución es feminista o no será. Más que celebrar, hay que reivindicar. Este año más que nunca. Por eso en un año en el que lo más razonable es quedarnos en casa, busquemos la manera de que nuestra voz se escuche. ¡Seguimos aquí luchando por una sociedad más justa! Nosotras este año vamos a visibilizar a las mujeres víctimas de la violencia machista con nuestra campaña "Soy Feminista" a favor de la Fundación Ana Bella. Estoy muy emocionada por este proyecto que espero ayude a muchas mujeres a salir de esta lacra social, que es la mayor desigualdad que una mujer puede sufrir.


La brecha de género es un hecho y es muy grande, ¿cómo la cerrarías?/b>

La brecha de género es una realidad. Una de las grandes desigualdades que vivimos cada día. Que se destapa sobre todo con la maternidad. Por eso el valor económico y social a la maternidad y a los cuidados es fundamental. Los permisos igualitarios e intransferibles tienen que tener consecuencias positivas en este sentido. Para que a medio plazo, las empresas no penalicen a las mujeres por ser madres. Además necesitamos apostar por medidas correctoras temporales como las cuotas para que haya más mujeres en el poder, que luchen por nuestros derechos. Necesitamos apostar por políticas corresponsables. Con igualdad, esta brecha de género se irá disminuyendo. Pero queda mucho. Las mujeres vivimos atrapadas en medidas como reducciones de jornada y excedencias, sin posibilidades de ascenso o de crecer profesionalmente por ser cuidadoras. Esto tiene que cambiar. Legislar con perspectiva de género es fundamental. Y no se está haciendo.

 

Ser mamá muchas veces hace que una mujer tenga que dejar de lado sus sueños profesionales, ¿qué debe cambiar para que esto no ocurra?


Que la sociedad se comprometa. Que los cuidados se pongan en el centro. Que se apueste por políticas transversales de corresponsabilidad y cuidados. Que eduquemos en cambio de roles. Que nos comprometamos todos los agentes sociales. Que las empresas cambien el modelo laboral del presencialismo por flexibilidad. Que los hombres den un paso al frente. Que las mujeres no nos vayamos antes de irnos. Que no renunciemos a seguir visibilizando la necesidad de un cambio social.
 

Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 

Noticias relacionadas

Más noticias


únete al universo cosmo
¿Quieres recibir actualizaciones de NOTICIAS en tu dispositivo?
Tu dispositivo no puede recibir notificaciones, puede ser porque este sitio esté bloqueado.

Si ya está desbloqueado y sigue sin funcionar, entonces es porque tu navegador no es compatible para recibir este tipo de notificaciones