Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso

Qué se cuece en Cosmo TV



Cosmopolitan TV de
Alba, estamos emitiendo cada tarde, a las 17:45 h. Anatomía de Grey. A principios de mayo emitimos capítulos de la cuarta temporada y nos adentramos en la quinta. ¡A disfrutar de la serie! :-)  Hace 3 años
Cosmopolitan TV de
Ingrid, emitimos hasta el capítulo 2x24, y hemos comenzado a emitir Sexo en NY. En cuanto volvamos a emitir Mujeres desesperadas os avisaremos, sabemos que es una serie que os encanta. Muchas gracias por seguirnos ;-)  Hace 3 años
ingrid, de les Comentó una serie
a mi tambien me encanta esta serie, pero ya no la vais a emitir mas?¿? porque la semana pasada estabais por la segunda temporada pero esta semana (hoy) volveis a repetir sexo en nueva york, y por lo que he visto mañana tambien, no podeis dejar de emitirla asi de golpe!!  Hace 3 años
Ana, de etulain Comentó una serie
por cierto ¿quien creeis que ha sido el donante de sangre de Chuk?  Hace 3 años
Ana, de etulain Comentó una serie
Blair y Chuk tienen que estar juntos toda la serie esperando el momento de que esten juntos y ¿ahora eso no va a pasar? la serie no tendra un buen final sino acaban juntos.  Hace 3 años
Alba, de Madrid Comentó una serie
Hola, soy una segidora, me gustaria saber porque se ha dejado de emitir Anatomia de Grey, y si la van a volver a emitir desde la 4ºtemporada, no desde el principio porque esos capitulos ya se han visto, deberian seguir dnde estaban la verdad que me dejasteis en acuas. Gracias.  Hace 3 años
Belén, de Madrid Comentó una serie
¡Y Serena y Dan!¡O Dan y Vanesa! Cualquiera con tal de que esa relación, más de hermanos que de otra cosa, termine...en serio, no me gusta nada...  Hace 3 años
Isa de Madrid
Isa, de Madrid Comentó una serie
Blair y Chuck. Chuck y Blair ¿os acordais? Tienen que estar juntos porque ella está enamorada de él y él de ella. Si Blair acaba con Dann se me caería esta serie...  Hace 3 años
Cosmopolitan TV de
Nieves, en cuanto tengamos fechas confirmadas lo comunicaremos. Sabemos que es una serie que os gusta mucho ;-)  Hace 3 años
maria jose, de cartagena Comentó un enlace
saveis si repiten la temporada entera y si tbn la dan en la tele eske me estaba descargando y mee kedado a medias porq loan kitao y me gustaria seguir viendola esta muy chula  Hace 3 años
Últimas participaciones en

Promociones

Rachel, de Guadalajara:
MÁS. Es extraño cómo una sola persona puede cambiar tu vida tan drásticamente... Aun estaba dentro de la bañera cuando oí el ruido de la puerta de mi piso, un escalofrío de anticipación recorrió de pronto todo mi cuerpo. Normalmente no tardaba tanto en ducharme pero aquella vez sentía la necesidad de quedarme allí durante horas, tal vez, incluso de no salir nunca... claro que aquello no impediría lo que estaba a punto de ocurrir. Noté una leve ráfaga de aire frío, no me hizo falta girarme para saber quien acababa de entrar en el baño, su sola presencia me hacía temblar de excitación. Sentía cada movimiento suyo a la perfección. Una caricia en el cuello, ahí estaba él. No hubo palabras, ni siquiera un simple saludo, no hacía falta entre nosotros. Me sacó de la bañera y comenzó a secarme con dolorosa lentitud, tomándose el tiempo suficiente para grabar en su memoria cada parte de mi cuerpo y parándose especialmente en las zonas adecuadas. Nunca fue tan largo el camino a la cama. Estaba ansiosa, tan solo quería arrancarle la ropa y que me hiciera el amor durante el resto de la noche, pero sus planes eran otros; él quería, necesitaba, tomarse su tiempo. Comenzó con un beso, uno lento y dulce que se tornó duro y apasionado, justo como a mí me gustaba. Sus manos recorrían con avidez mi cuerpo, mis pechos se sentían duros y pesados contra sus manos y mi sexo palpitaba a medida que su boca se acercaba. Su lengua fue dejando un húmedo sendero desde mi cuello hasta mi ombligo, cuando por fin llegó yo ya estaba completamente mojada, loca de deseo. Se abrió paso con los dedos, introduciendo primero uno y luego otro más mientras su lengua hacía círculos al rededor de mi clítoris. Estaba atormentándome, me agarraba furiosa a su pelo mientras me retorcía de placer, sus movimientos eran cada vez más rápidos, chupaba, succionaba y lamía. Mis gemidos fueron en aumento hasta que sentí que mi cuerpo y mi mente estallaban en mil pedazos por el éxtasis mientras una sola palabra escapaba de mis labios... 'Eric'. Ese fue el primero de muchos orgasmos esa noche. Es extraño cómo una sola persona puede cambiar tu vida tan drásticamente... El voluptuoso cuerpo de Emma estaba brillante por el sudor y aún algo tembloroso cuando comencé a desvestirme, sus enormes ojos verdes estaban clavados en mí. Me encantaba cuando me miraba así, con la boca entre abierta y esa expresión de deseo... así que decidí tomarme mi tiempo. Emma, sin embargo, tenía en mente otra cosa. Con un ágil movimiento ya estaba de rodillas ante mí en la cama y se había apoderado del cierre de mis pantalones, comenzó a besarme con ardor mientras se apoderaba hábilmente de mi miembro que palpitaba erecto entre sus manos. Introduje mi lengua en su boca, evocando así en mi mente lo que pensaba hacerle a su bonito coño más tarde y, probablemente durante toda la noche. No paraba de acariciarme, de arriba a abajo, con movimientos enérgicos que estaban volviéndome loco. La paré antes de que llegara a posar sus labios en mi polla, no podría aguantar ni un minuto más ese sufrimiento. Casi inconscientemente la coloqué debajo de mi y la penetré de una sola embestida, tal y como sabía que a ella le gustaba, tal y como había estado haciendo tan a menudo durante ese último mes... Comenzamos a besarnos, no, a devorarnos, sedientos el uno del otro. Sus manos recorrían mi espalda, recorrían las marcas que ya había dejado allí anteriormente, marcas de pasión, marcas que esperaba tener ahí de por vida. Me dispuse a pegar cortos lametones a sus pezones endurecidos y algún que otro mordisco mientras oía como daba esos pequeños gemidos que me enloquecían. Adoraba la forma en que gritaba mi nombre cada vez que se corría y estaba dispuesto a escucharlo muchas veces más, las que hiciera falta. Comencé a embestirla más rápido, más fuerte. Estaba a punto de correrme y no quería hacerlo sin Emma así que comencé a masturbar su clítoris y la incité para que siguiera ella. Joder, estaba preciosa cuando se tocaba. Ambos terminamos a la vez, me dejé caer, extasiado, cuando noté a Emma rodando en la cama hasta colocar su cabeza en mi entrepierna, ella siempre obtenía lo que quería. Sus labios, enrojecidos por nuestros besos, se cerraron alrededor de mi miembro con hambre; su lengua comenzó a dibujar círculos, primero en la punta y luego a lo largo. Me miraba fijamente cuando se la metió entera en la boca y comenzó a subir y bajar mientras con sus manos acariciaba mis testículos. Fue la cosa más bonita que he visto jamás y el orgasmo más poderoso que he experimentado. Emma aún quería más, nada podría satisfacer el fuego que crecía día a día en ella. Se colocó a horcajadas sobre mi y comenzó a introducir lentamente mi polla en su interior, cuando bajó del todo su cabeza calló hacia atrás con una exhalación de enorme placer que nunca antes había oído en ella, su sedoso pelo rozando mis piernas, alargué las manos para poder tocarlo, enredar mi mano en sus rizos cobrizos para acercarla a mí y apoderarme una vez más de su boca. Comenzó a cabalgarme con movimientos lentos y haciendo círculos con las caderas en un baile sensual. Sentí que estaba a punto de estallar, la levanté lo justo para hacerme con el ritmo y comencé a penetrarla con furia hasta que ambos explotamos en el más puro éxtasis y mientras nuestros cuerpos sudorosos se abrazaban y nuestras agitadas respiraciones se mezclaban en el silencio del lugar, una sola frase se escapaba de mis labios... 'Te quiero'. Aquella fue la última noche que vi a Emma.

Hace 5 horas
Publicado el
31/01/2015 a las 01:42:09
Participante de la promoción: Gana un pack erótico de lujo con tu relato en pareja


Laura, de Palma de Mallorca:
Había tenido un mal día, en la oficina había sido un día de locos, no había tenido ni tiempo de tomarse el segundo café. Llamadas sin descanso, gritos, fechas de entrega, informes para ayer, documentos que no llegan a tiempo, estrés, cansancio, ganas de salir corriendo. Pero era viernes por fin, a falta de un plan mejor decidió salir de compras, darse un capricho seguro que la ayudaría a relajarse. Primera parada, salón de belleza, decidió que un masaje en los pies y hacerse la pedicura era la antesala perfecta para ir en busca de unos zapatos que la hicieran sentir mejor (zapatos y bolsos, una mujer nunca tiene suficientes) Llego, la dejaron pasar sin cita, se descalzo y se dejo hacer, unas manos mágicas descargaron todas las tensiones de su cuerpo a base de caricias, alguna cosquilla, fricción, aceites y como nueva, las uñas como no, color cereza...Vibra el teléfono, un whatsapp: "Hola amor, ¿dónde estás?" "De compras, en cuanto termine voy a casa..." "Dime dónde estás, voy a recogerte..." "Dónde voy siempre, no te preocupes, nos vemos en casa" Tan cansada que ni las amorosas palabras de Jaime la animaron. Pero bueno, tenía unos pies preciosos esperando probarse el zapato de su vida. Se puso en marcha. Entro en todas las zapaterias del centro comercial, como una paciente cenicienta se probo decenas de zapatos, ninguno le decía nada, aburrida al fin, decidió cambiar de plan "Lencería, un conjunto bonito me animara, y animará a Jaime, he sido un poco borde con él..." Resuelta se dirigió a la tienda de la que su amiga Carolina le había hablado "Le boudoir" menudo nombre, se te llena la boca al pronunciarlo, y la mente se llena de ideas también...fue llegar y sentirse transportada al camerino de una estrella de cabaret...luz tenue, camisones, corsés y medias repartidos como si alguien acabara de quitarselos para cambiar de atrezzo, ligueros, sostenes, pintalabios, polveras, mesas de tocador listas para el último retoque. De pronto aparece ante ella la dueña del lugar, una mujer atractiva, de unos 40 años morena, labios rojos, falda lapiz, blusa blanca. - ¿Puedo ayudarla? - Pues, esto...no lo sé, no busco nada en concreto...pero me han hablado maravillas de la tienda, necesito algo para animarme - sonreía nerviosa e interrogante. - Déjame ver...¿que tal si se prueba esto? "Esto" era una especie de camisola de chiffon negra, más bien transparente con el cuello fruncido que dejaba los hombros al descubierto, nada demasiado espectacular ni diferente pensó. - Pruebeselo, a ver que opina. Algo desilusionada entro en el probador con la prenda en cuestión, se desnudo completamente dejandose puestas únicamente las braguitas de encaje negro que llevaba. Se paso la prenda por la cabeza hasta dejarla encajada sobre sus hombros. La tela era de una suavidad exquisita y le quedaba como un guante, se apoyaba sobre sus pechos insinuando el perfil de los pezones, un escalofrío recorrió su espalda y se pusieron erectos. Se miro al espejo, la transformación era impresionante, de la mujer cansada con cara de hastío que había entrado a la diosa expectante que la miraba con los labios entreabiertos desde el espejo. Una idea loca se cruzo por su cabeza, saco el móvil del bolso y se hizo una foto, antes de arrepentirse se la envió a Jaime. Estaba preocupado por ella, sus mensajes le habían parecido de lo más secos, ¿que debía pasarle? es cierto que últimamente tenía mucha presión en el trabajo y eso les estaba pasando factura, el la deseaba pero hacía semanas que no se acostaban, estaba demasiado cansada y él no sabía que hacer para animarla, incluso había estado mirando algún viaje para llevársela lejos y que desconectara de todo. Suena el teléfono, por fin un mensaje de ella...un mensaje, y que mensaje, una foto...ni desnuda podría estar más provocativa, no sabía que llevaba puesto pero deseaba tocarla, besarla, lamerla y arrancarle gemidos a base de caricias y mordiscos...tras la foto: "Compra cava y fresas, ¿quieres?" "Que si quiero?marchando" Nunca había ido tan rápido a comprar nada, recuerda que hay una tiendecita gourmet cerca de casa, "allí tendrán cava frío" piensa, efectivamente, consigue una botella de cava y una cesta de fresas. Cuando llega las luces están apagadas como las dejo, pero hay luz en el dormitorio... Cuelga la chaqueta y se dirige a la habitación, de camino coge dos copas, cuando entra se queda sin aliento ante la visión de ella, sentada en la cama, que le mira por fin...con hambre. Deja las copas en el tocador y las llena de cava, ella sonríe, como si tuviera un secreto, se levanta coge una copa, se la bebe, y le besa, con algo de cava en la boca aún. Suelta la copa, que cae sobre la alfombra, pasa los brazos por su cuello y se aprieta contra él, se besan tan fuerte y con tal ansia que casi se olvidan hasta de respirar, la ropa de él cae al suelo entre susurros, gemidos y mordiscos. El lame y succiona los pezones por encima de la blusa mientras con que con la otra mano la acaricia apartando las braguitas a un lado, la encuentra ya húmeda y dispuesta, juega con su clitorís y se relame como un gato al notar los pequeños espasmos que la recorren. La penetra con un dedo, ella arquea la espalda, dos dedos, un grito ahogado,, tres dedos y ella le empuja, le hace tumbarse en la cama, se deshace por fin de las bragas y se sienta a horcajadas sobre él y baja, solo la punta, sonríe, él gime, ella le deja entrar un poco más, hasta que finalmente se deja caer sobre él y le siente hasta el fondo. Se apoya sobre sus hombros y empieza un sube y baja de caderas, lento, como el péndulo de un reloj, él le aprieta las nalgas y el ritmo se acelera como sus respiraciones, se miran, se besan, se arañan, ella se acaricia, no puede más... - Me corro Él es incapaz de hablar, y se corre también con los estertores del orgasmo de ella que derrumbada sobre su pecho, suspira. Cuando por fin recupera el aliento Jaime susurra: - Bonita blusa...

Hace 6 horas
Publicado el
31/01/2015 a las 00:12:48
Participante de la promoción: Gana un pack erótico de lujo con tu relato en pareja