Nuestro sitio web utiliza cookies [propias y de terceros] para facilitar sus ulteriores visitas al sitio web y para computar el número de usuarios que acceden a él. Si continúa navegando, acepta el uso de cookies. [Política de cookies]
 

Sexo

Solteras contra casadas, ¿quién tiene más y mejor sexo?

Mitos que se derrumban

Solteras contra casadas, ¿quién tiene más y mejor sexo?


Existe la creencia popular, sobre todo entre las personas solteras, de que el matrimonio supone el inicio del fin para nuestra vida sexual. Por ello se suele pensar que pasar por el altar traerá la consecuencia negativa de nuestras noches de pasión irán menguando en número poco a poco hasta quedarnos en cero.

Investigadores de la Universidad de Nueva York se han propuesto averiguar qué hay de cierto en estos tópicos, y lo cierto es que los resultados que han conseguido van a acabar con la creencia de que pasamos nuestros mejores años sexuales cuando no tenemos pareja.

Tras un estudio realizado con la ayuda de cientos de encuestados, tanto solteros como casados, se han alcanzado unos resultados que van a callar unas cuantas bocas.

La principal revelación de este estudio es que el tópico no es cierto: las personas casadas disfrutan del sexo en mayor cantidad y mayor calidad.

sexo, solteras, casadas

Hablemos con los números en la mano. Casi un 46% de las personas encuestadas que se encontraban dentro del matrimonio afirman tener relaciones sexuales entre dos y tres veces por semana. Una cifra de encuentros sexuales que sólo llega a alcanzar un 8% de los solteros que participaron en el estudio. 

No todos los encuestados gozaban de una vida sexual plena.
Entre las mujeres casadas, se reveló que el 3% lleva un año o más tiempo sin tener contacto sexual con la pareja. Podría parecer mucho tiempo, pero resulta que entre las solteras, esa cifra de doce meses sin relaciones se elevaba hasta un 32%.

En cuanto a la calidad del sexo, parece que las casadas se apuntan otro tanto, pues el porcentaje de encuentros satisfactorios en la cama es mucho más elevado para ellas que para las mujeres solteras. Y así, el estudio hace caer dos mitos que se veían reforzados por la creencia de que el matrimonio supone el fin de la pasión.

¿A qué se deben pues los tópicos de que se disfruta menos de la pasión tras pasar por el altar? Obviamente, al paso del tiempo. Tenemos la certeza de que una vez entradas en el matrimonio el ritmo de nuestras relaciones va menguando con el tiempo, pero no nos paramos a pensar que esto ocurre exactamente de la misma manera para las personas que quedan solteras.

Sexólogos de todo el mundo coinciden en señalar el por qué de la disminución de la pasión en la pareja, indicando causas distintas para ellas que para ellos.

sexo, solteras, casadas

El problema para los hombres sería la falta de imaginación que acusan en la cama. Ellos se centran en una relación sexual sota-caballo-rey, o lo que es lo mismo, tomarse cada encuentro como un trámite en el que se repiten las mismas posturas y situaciones. El aburrimiento les acaba sacudiendo por su negativa a probar cosas nuevas.

El problema de las mujeres, en cambio, es la falta de decisión para comunicar la voluntad de hacer esos cambios. Un gran porcentaje de mujeres casadas se acaba resignando a encuentros sexuales clónicos, que terminan por convertirse en una experiencia rutinaria y que mejorarían bastante si comunicaran a sus parejas la intención de salirse de la norma.

Así pues, las personas casadas no tienen nada que envidiar a las solteras. Puede que estas últimas vivan con cierta frecuencia noches más locas y pasionales pero, con los números en la mano, no llegan a la excelencia sexual ni en cantidad ni en calidad que las personas casadas sí gozan.

Imagen Vía

Comentarios

¡Anímate!, aquí se publicarán los comentarios sobre este contenido... sé el/la primer@ en participar!!
 
Más noticias


PUBLICIDAD