Falsas apariencias

Que nadie crea que mi niño es un mal hablado. Que no se le ocurre llamarle “callo” a nadie, ni va a echar la “pota”, ni dice “chocho” ni “coño”. Está señalando a un caballo, cogiendo su pelota. Y está diciendo oso y cariño.

Niño

Hemos detectado otra tendencia lingüística. A todo lo que dice le pone una “e” primero. Papá es “epapá”, coche es “ecoche”, pan es “epá” y así. Todo va con artículo determinado. Las cosas bien definidas.

De pesca

Qué bonito momento éste en el que ves que tu hijo comienza a fomentar sus propias aficiones. Va definiendo su personalidad. Constatando lo que le gusta y lo que no. Dedicándose a lo que más le inspira y entretiene.

Niño

Como por ejemplo, la pesca.

El mocardo que se ha sacado hoy ha sido de los de premio.

Ambidiestro

Este pequeño se maneja de perlas tanto con la izquierda como con la derecha.

madre

Sobre todo a la hora de comer. Yo a esto le llamo ser mañoso. O apañado. O tener prioridades en la vida. U objetivos, e ir a por ellos cuesten lo que cuesten.

Ah, y tira por tierra el dicho de que solo las mujeres son capaces de hacer dos cosas a la vez…

Niño

El loro comeperas

El nene se lo ha pasado en grande con un loro. Un loro al que llamaba “¡loro, loro!” sin parar, por si acaso el loro no se había enterado de que era un loro. Guay. Luego le hemos cortado pera, al loro. El nene le ha dado un cacho.

madre

Pero después ha decidido que la pera es un manjar demasiado exquisito como para que lo deguste el pico de un loro. Así que se la ha empezado a comer él… ¡incluso los trozos chupados por el loro!

madre

Y algunos diréis… “madre desnaturalizada, ¿qué es eso de dejar al crío comer la pera chupada por el loro?” Y a mí me gustaría veros a vosotros, si conseguís ser más rápidos que el pequeño. Lo dudo. El loro también ha intentado impedirlo, y tampoco ha tenido suerte.

En resumen, ha sido un éxito tan fenomenal, que el Señor de las Bestias lo tiene claro: “Le voy a comprar un loro para que desayune”.

Porque, sí, al nene le cuesta desayunar. Entre semana, cuando lo levantamos prontísimo y tiene tanto sueño que no se entera de que tiene hambre, el desayuno resulta una guerra. Los fines de semana, sin embargo, que se levanta cuando se despierta espontáneamente, se nos come por los pies. No hay nevera suficientemente llena para él. Pero de lunes a viernes el rifirrafe entre padre e hijo es tremendo.

madre

El loro está al caer.

P.D. Lo que bebe es Cola Cao, jeeeejeje. (Ver post de hace dos días).

Mala praxis

Sé qué hay que dar de comer a alguien, más si es un nene, cuando anda suelto… Que si arroz blanco, que si zanahoria, plátano, manzana… Pero lo que no sé es cómo hacerle entender al pequeño que eso es lo que tiene que comer.

Niño

Y después de tres días negándose a comer lo que debe, he sucumbido y hoy se ha alimentado de patatas fritas, donuts de chocolate y pizza. Como regalo, un pañal repletico de un plastonaco de color amarillo que casi me tumba. Para que aprenda. (Para que aprenda yo, claro).

P.D. ¿Alguien va a decir algo de lo monos que estamos conjuntados? Estoy super orgullosa del hallazgo. Mi camisa tiene ya un tiempecito, y dónde, le va que ni pintada al jersey de mi hijo.

Lo que merece la pena

Zampar un tupper con garbanzos a todo correr delante del ordenador para realmente invertir tu hora de comida en ir a la guardería de tu hijo a la fiesta de fin de trimestre.

madre

Y me han dado… ¡¡sus primeras notas!! Muchas cosas me cuentan, y a tenor de lo que he comprobado, todas ciertas. ¿Recordáis el círculo que dibujó mi hijo? Hice un post al respecto. Esto es, según él, un círculo:

madre

Pues, en efecto, en sus notas viene tal cual reflejado que todavía no lo dominamos…

madre

(La casilla “Inicia trazos con dirección circular” no está tachada).

Bueeeeeno, está bien comprobar que en el centro donde cuidan a tu hijo realmente le hacen un fiel seguimiento. ¡A ver qué me cuentan en el próximo trimestre!

¿Cola Cao o Nesquik?

En mi casa estamos en pie de guerra desde hace tiempo. El Señor de las Bestias es “nesquikero”. Yo soy de Cola Cao de toda la vida. Y ahí andamos, a la gresca.

El Señor de las Bestias defiende que el Nesquik se deshace mejor y está más rico. Yo digo que el Cola Cao tiene más cuerpo y que precisamente su encanto reside en encontrarse los grumitos de cacao.

A traición compró Nesquik y se lo dio al nene, que se lo tomaba con entusiasmo. Pero a punto de acabarse el bote, yo contraataqué comprando Cola Cao, y también se lo di a probar al nene. Y tampoco le hizo ascos.

Hoy se ha celebrado el combate definitivo. Con ambos productos encima de la mesa, le hemos dado a elegir a El Cachorro. Su padre, siempre sibilino, con sus legendarias malas artes le ha intentado influir…

madre

madre

madre

Como era de prever, el Cola Cao ha ganado por K.O. técnico al Nesquik.

madre

Si es que hay batallas que es mejor no iniciar…

Sacrificios extremos

Ser madre te lleva a sacrificarte lo que no está escrito. Vamos a un parque infantil a ver cómo se lo montan por Navidad, y en esto que en medio de la cabalgata cogen y se ponen a echar nieve artificial, que consistía en una especie de espuma.

Niño

Y yo ahí, aguantando estoicamente en pos de procurar la diversión de mi retoño, ignorando lo que esa nieve podía afectar ¡¡A MI PELO!!!

Indiferencia

Que digo yo que para que mi hijo se emocione con Bugs Bunny, el Pato Lucas y sus secuaces, lo primero que tenía que haber hecho antes de llevarlo a conocerlos tendría que haber sido ponerle los dibujos, ¿no?

Niño

Se quedó igual. No le dijo “quita, bicho” de milagro. Se la resbalaban todos bastante.

Rostros que dejan huella

Voy a despertar al nene y me encuentro con esto en la sábana.

Niño

Extrañada, empiezo a investigar. ¿Sangre reseca con forma curiosa? ¿Desteñido de un peluche? ¿Un mensaje alienígena? ¿Una cara de Bélmez?

Hasta que doy con la causa. Ojo al dorso de la mano de mi niño:

Niño