OBEDECE

Obey

Autora Lye Lysianne

Hace unas semanas, estando con mi pareja en una tienda de fast fashion donde vendían una colección de prendas con estampados de personajes de DC y Marvel, surgió una discusión sobre si es lícito llevar una prenda con un personaje/grupo estampado del que no sabes prácticamente nada. Yo le decía que no me podía comprar unas bragas de Wonder Woman puesto que sé de ella que es la reina de las amazonas y poco más, y él defendía que podía comprender que alguien se lo comprase porque le gustase el estampado sin más, de un modo estético/gráfico.

Estamos asistiendo a una popularización de lo llamado “friki”, y hay gente que se autodenomina friki porque ve Breaking Bad o le ha hecho tanta gracia el anuncio del niño que grita “un palo, un palo” que se ha hecho una foto en Instagram con un palo; cuando realmente no tiene ni idea de que ese anuncio es un homenaje a este vídeo de los anales de youtube y yonkis.com.

Nintendo Sixty-fooOOOOUUUUUUR!!!

Eso, queridos amigos, no es ser friki. Llevar unas bragas de Wonder Woman sin saber nada de ella, tampoco. Empecemos por entender qué es ser friki, o lo que se entiende por friki aquí en España, ya que el verdadero término sería nerd. Y de esto estoy totalmente segura porque durante mi adolescencia, una profesora de inglés, británica 100% ella, me corrigió en una clase “you are not freaky. The freaks are the ones in the circus, you are a nerd! I know it, because I have always been one, too!” (estamos por todos lados, amigos). Se supone que un nerd es un individuo inteligente y centrado, obsesionado con un tema, sin habilidades sociales, sin interés por la actividad física… y aficionado a la ciencia ficción, comics, videojuegos, etc. Pero esto es un estereotipo. Los hay deportistas, guapos, ligones… y no tan inteligentes; pero en términos realistas y prácticos, se aplica a todo aquel que tenga afición por los temas citados de ciencia ficción y demás.

La primera vez que me llamaron friki, yo no tenía ni idea de qué me estaban diciendo. Y todo porque llevé una mochila de Ranma ½ a una fiesta y me reconocieron “como igual”. Yo ya sabía que era diferente, que me gustaban cosas que a otra gente no le gustaban, y que prefería ir al cine o a un museo que a un botellón, pero no sabía que eso tuviese un nombre, una denominación específica, más allá de la de “rara”. Para mí simplemente era tener intereses culturales, pero no diferenciaba unos de otros, no diferenciaba entre lo que era un gusto friki y uno normal. Me vestía muchas veces inspirándome en películas y series, y en el instituto sufrí lo que ahora denominan bullying, pero que en aquel momento se llamaba “los niños pueden ser muy cabro****”. Por eso, que ahora alguien se ponga una camiseta de algo que no conoce y se califique a sí mismo de friki, cuando en el instituto era de “los guays”, de los que se metían con la gente como yo, pues poco menos que me da ganas de marcarme un Carrie.

Carrie

Vais a saber lo que es el bullying… a la parrillaaa…

 

Inspiración vestir

Un día era Sarah, otro Chii, otro Annie, otro una de las Lisbon, al siguiente una noggomu, otro Margot, otro Molly…

Ahora los ex-bacalas se autodenominan frikis, y a los diseñadores les da por la ciencia ficción. Porque ahora es cool, y mainstream. “No se vale” saltarse la parte del bullying y pasar directamente al “frikismo” popular. Igual que tampoco está bien llevar una camiseta con la lengua de los Rolling Stones, cuando no sabrías decir ni el título de tres canciones suyas.

Otro tema que me llama la atención, es el de las gorras OBEY. Son algo como muy de moda entre la chavalada hipster-to-be, y me gustaría entender por qué. ¿Saben el origen de la palabra, el origen de la pegatina OBEY de Frank Shepard Fairey?

Shepard-Fairey

La famosa pegativa de Frank Shepard Fairey, con André el Gigante muy contrastado.

La palabra OBEY, como letrero, aparece en la película de ciencia ficción de 1988, escrita y dirigida por John Carpenter, titulada “They Live” (Están vivos), en la que un trabajador encuentra unas gafas que le permiten ver a las personas en su aspecto auténtico, con lo que descubrirá que importantes personajes de la vida política y social son en realidad extraterrestres que han llenado el mundo de mensajes subliminales que pretenden convertir a los humanos en una especie esclava.

Para aquellos que sepan inglés, el propio Shepard lo explica en este vídeo

They Live

Imagen de la película “They Live”, con el letrero de OBEY al fondo.

La imagen, es decir, la cara contrastada que aparece en la pegatina de Shepard, es la de André el Gigante, luchador profesional, y el Fezzik de “La Princesa Prometida”, película clave en mi infancia. Su extraordinaria estatura se debía a la acromegalia, una enfermedad que produce un aumento desproporcionado del tamaño de las extremidades y la alteración de las proporciones faciales.

Andre

“Vizzini rima con mini”

Que esta pegatina se hiciese popular entre la cultura underground, graffitera y skater americana, es lógico. Es un slogan subversivo, estético y potente. Pero que se haga popular entre esta juventud pseudo hipster, que ahorra dinero para adquirir un artículo con la palabreja, sólo porque se ha puesto de moda, sin ahondar más en el tema, es una maravillosa ironía; obedeced, gastaos dinero en algo que no entendéis, sólo porque alguien dice que mola. OBEY.

LUHOMELESS

“¡Que lo estás pisando! Ay, hija, eso ya no es lujo, ¡es luhomeless!” Esto me gritó mi madre una vez que sin querer pisé un vestido y creo que es un término que debería ser incluido en los diccionarios de moda.

El significado podría ser el que ya se conoce para la tendencia homeless, el de una corriente estética de prendas que aportan al que las lleva un aspecto desaliñado, como de habérselas robado a un sintecho. En ocasiones estas prendas son incluso caras (lujosas), y ahí podríamos meter lo de luhomeless.

Olsen

Una de las hermanas Olsen, barriendo con su abrigo (de una marca de lujo seguro) el suelo de un parking en Los Ángeles.

Claramente el término que inventó mi madre no hacía referencia a esto, sino que era una broma hacia mí, pero si le tenemos que ponerle un significado “fashion”, no se me ocurre otro mejor.

Las precursoras, por decirlo de algún modo, de esta tendencia, fueron las gemelas Olsen, llevando prendas varias tallas mayores que ellas, con pañuelos grandes, cabello despeinado… Mi teoría es que, siendo ellas tan pequeñitas en talla, decidieron que iban a ponerse las prendas que les gustaban sin preocuparse de si eran su talla o no. Y muy bien que hicieron, porque con su cabezonería de “yo me pongo lo que me da la gana” se convirtieron en prescriptoras de una moda que a día de hoy tiene muchísimo éxito (y algunos se reían al principio). Todo por hacer lo que yo siempre defiendo: ser una misma, ponerse lo que te pita, y “yendo yo caliente, ríase la gente”. Esta frase, por cierto, también me la inculcó mi madre, que me la decía cada dos por tres para curtirme en el arte zen de pasar (muy mucho) de lo que los demás opinen.

humor

Aunque yo apoye la libre expresión estética de cada uno, también apoyo el sentido del humor y me parece que esta comparativa tiene bastante gracia.

Esta tendencia de luhomeless ha llegado a lo capilar con la (bien agradecida por muchas) moda hipster de la barbaca. Creo que vamos a llegar a un momento en el que van a tener que desarrollar productos específicos para barbas… de hecho creo haberlos visto en un salón de peluquería de Amsterdam.

Antonio Castelo

Antonio Castelo, uno de nuestros barba-hipsters patrios.

Investigando sobre el tema en internet, he descubierto una iniciativa que me ha parecido interesante. Los dibujantes de letreros a mano Kenji Nakayama y Christopher Hope están llevando a cabo un proyecto innovador para generar conciencia sobre el problema de todas las familias y personas que están sin hogar en Boston. En el tumblr http://homelesssigns.tumblr.com/ dan a conocer, a través de entrevistas personales, la historia de estas personas, aparte de cambiarles su cartel por uno nuevo dibujado por ellos, y hacerles una pequeña donación.

calle

No debemos olvidar, por muy fashion que sea el luhomeless, que hay mucha gente por ahí “siguiendo esta moda” por necesidad, porque lo están pasando mal.

A esta iniciativa le falta una manera de poder donar para ayudar a estas personas, pero si no lo hacemos con los mendigos que vemos todos los días al pasear por las calles ¿lo haríamos por unos que están a miles de kilómetros sólo porque tienen letreros guays de un japonés y es algo más cool por estar en redes? El humano es un ser hipócrita, mezquino y egoísta, que se niega a pagar 0,80 euros a la compañía del whatsapp sólo por cabezonería, porque lo quiere todo gratis, y no piensa en los informáticos o desarrolladores (me van a perdonar porque no sé como se denominan) que trabajan todos los días en sacar adelante aplicaciones como esta, que nos ahorran dinero (que todos hemos pagado por los sms en la era pre-whatsapp). Se nos da muy bien quejarnos de nuestro trabajo, de lo mucho que hacemos, y de lo poco que recibimos, pero luego nos cuesta horrores apreciar el de los demás. No hablemos ya de la solidaridad por la solidaridad, sin recibir un bien de consumo a cambio.

 

FRUSTRACIÓN IMPRESA

Hablar con los medios es algo necesario, sobre todo cuando estás empezando y necesitas hacerte con una reputación y que la gente te conozca y conozca tu producto. Si eres una persona tímida o con pocas habilidades sociales, puede ser un poco tortura; hay gente a la que le tiembla la voz, se ponen nerviosos y no saben qué decir… Yo a veces me pongo, no diría nerviosa, sino incómoda, dependiendo de la situación en la que me pillen. A veces no estás muy “católica”. Pero por lo general suelo estar calmada y hablar con esa persona como si se tratase de un amigo más. Y ese quizá es mi pecado y por el que surgen las “frustraciones impresas” (o digitales): mi naturalidad.

Yo no valgo para famosa. Soy demasiado natural. Mi forma de ser es, digámoslo así, dicharachera y campechana; tengo pocos pelos en la lengua, por eso a veces digo o hago cosas que no debo. Como Joaquín Reyes, no tengo filtro entre lo que pienso y lo que digo, “no filter”, y eso a la prensa le da para hacer titulares y destacados entrecomillados en artículos con frases mías sacadas de contexto, que no eran más que bromas o chascarrillos. No lo puedo evitar, es mi forma de ser, y ellos se aprovechan.

En otras ocasiones pasa que te entrevistan con una grabadora y de la parrafada que tú les sueltas, hacen un resumen poco fidedigno, con frases en ocasiones sin sentido o contradictorias, que te hacen parecer estúpida o bipolar. Eso si no te cuelan una de estas de “¿cuándo he dicho yo esto?” O_O Así, que por favor, cuando leáis una entrevista sobre mi, no os lo creáis todo a pies juntillas, puede que haya habido errores en la transcripción, cosas que no haya comprendido el periodista y que al expresarlas en sus palabras, digan algo diferente (o lo contrario) a lo que yo quería decir. Que yo divago mucho y a veces es difícil seguirme (o entenderme) y tener que transcribir eso es complejo. Esto de las entrevistas a veces es un poquito como lo del teléfono escacharrado, ya sabéis…

Hay veces que leo entrevistas que me han hecho, y como cambian tanto todo, me caigo mal. Pienso, “si leyese esta entrevista de otra persona pensaría que es lerda”. Pero lo dicho, que generalmente es un placer y siempre se agradece su amabilidad y facilidad de trato, que fallos los tenemos todos, yo la primera, y no puedo estar más que agradecida con alguien que se molesta en hablar conmigo y transcribir mis divagaciones.

Ayer, mismamente, estuve hablando con gente encantadora en la inauguración de la exposición Mujeres Valientes que estará hasta el día 18 de mayo en el Museo Nacional de Artes Decorativas. En ella podréis ver 15 de mis vestidos de todas las colecciones (una suerte de “greatest hits”) muy bien acompañados por las interpretaciones que de ellos han hecho 24 ilustradoras españolas. Las obras son muy diferentes entre ellas y eso le aporta mucha riqueza a la muestra.

El Museo está en la calle de Montalbán 12, muy cerquita de la Plaza de la Cibeles (metro Banco España), y el acceso a la exposición es libre y gratuito. Ya que os acercáis, tomaos un tiempo para visitar el museo, que es una maravilla, no sólo por las obras que alberga, sino por el edificio, que es precioso.

Y ahora cambio de tema para mencionar que este sábado desfilo en la final de los Premios Nacionales a la Moda para Jóvenes Diseñadores de Ande, en Marbella. Regalamos dos invitaciones dobles para el desfile a través de nuestro Facebook. Si eres de la zona, anímate a participar.

Vivir con Mrs Valiente (Por Imanol Quero Morales)

“-Amor… a ti que te gusta escribir… ¿por qué no escribes un post para el blog de Cosmopolitan? Podrías contar cómo es esta vida desde tu punto de vista; los viajes, el estar secuestrado en tu propia casa, no tener vida social, convivir conmigo, que soy un desastre y lo voy tirando todo al suelo, lo cansado que estás de ver modelos desnudas… Podría ser interesante. Eso si, intenta que al final no acabe pareciendo un caso perdido.

-Qué se vea una luz al final del túnel de vivir contigo, ¿no?

-Exacto.”

Y aquí voy yo, que me pongo el último disco de Daft Punk en los cascos para aislarme mentalmente del programa de radio que ella está escuchando mientras trabaja a las 22:50 de un miércoles. Y lo que le queda.

¿Qué puedo contar que cualquier persona que lea este blog no pueda saber ya?, ¿que Leyre, junto con sus padres y un montón de amigos, buena gente y profesionales, está levantando una empresa desde el puro talento?,  ¿qué cualquier persona que habla con ella durante más de dos minutos es capaz de ver su completa naturalidad?. Muy obvio todo.

Supongo que podría hablar de lo que personalmente supone para mi todo este ritmo de vida; de cómo trabajar de 10 a 22, sin un rato para el asueto (pasando por hacer la comida, lavadoras, chapuzas y recados, la joyería para la marca y mis proyectos variados, además de intentar escribir relatos) se ha convertido en mi día a día. Yo, que hasta hace dos años era, aunque no me guste admitirlo, poco menos que un ni-ni.

perro

Así fui yo: Too cool for school

Podría hablar también sobre lo que es ser autónomo y no tener festivos ni fines de semana. O sobre el hecho de que nuestro mayor descanso diario sea ver un capítulo de alguna serie con la cena; ir al cine es todo un evento ya. Y si os parece que hago muchos sacrificios, no os hacéis una remota idea de los que hace ella.

Pero seamos sinceros, la parte aburrida no le interesa a nadie. Lo interesante es que sepáis que cuando Leyre se estresa se hace trencitas lentamente. O que cuando me mudé aquí, creé una carpeta en el pc a la que llamé A.L. y allí metí todo lo que tenía hasta el momento. A.L. de “Antes de Leyre”, claro. También os gustará saber (espero), que aunque muerde y abraza muy fuerte, lo hace con la misma pasión que le pone a todo lo que le gusta. Y yo que lo agradezco.

Tiburón

Leyre lista para querer fuerte

Por supuesto que es un desastre: rompe vasos, se tropieza, cree tener dos niveles de percepción y ser capaz de escucharte mientras continúa a lo suyo (y no), se mete en más proyectos de los que quiere admitir que puede manejar, trabaja hasta quedar en un estado de agotamiento mental absoluto y a veces, tiene que salir corriendo al baño porque lleva horas aguantándose el pis. Y amigos y amigas, ir a la compra con alguien que tiene Stendhal y la capacidad de asombro de un niño de 4 años no es fácil, ni rápido.

Leyre en la sección de pasta fresca

¿Y?, Todo eso sería inaceptable si se tratase de convivir con alguien que no fuese Leyre Valiente, alias “Esta noche me has vuelto a dejar sin manta, hermosa”.

Si alguien me asegurase ahora mismo que todos los días que me quedan van a ser como los que he compartido con ella hasta hoy, probablemente lloraría de alegría.

 Y aunque esto no es nada comparado con todo lo que podría alabar/criticar de ella, mi estómago me dice que es el momento de dejarlo, cenar y disfrutar de unos excelentes 30 minutos de relax viendo alguna serie antes ir a la cama en compañía de una mujer que (me voy a arrepentir de decir esto, lo se) tiene la esencia de los auténticos genios, los que llegan a marcar una diferencia en su campo: la fijación por mejorar.

 Resumiendo: si la persona a la que amas, además de amarte a ti, ama lo que hace, la luz al final del túnel es ella; actúa en consecuencia.

 P.d.: Y sí, jamás creí que diría algo así, pero es cierto: ver modelos desnudas ha acabado siendo anodino :S

Cuadro

Hoy he visto 15 pechos. 15.

Imanol Quero, además de mi pareja, es el escultor detrás de la joyería de mi marca, que además está empezando su propio proyecto poquito a poco: “IQ by Imanol Quero“. La verdad es que además de talentoso, es un santo y me ayuda un montón. Le pedí que escribiese este artículo porque sabía que lo haría bien (ha ganado algún que otro concurso de relato corto) y porque creí que sería interesante, para variar, que alguien se quejase de mí en vez quejarme yo de algo.

Diorama taller

Este diorama de mí trabajando en el estudio fue lo que Imanol me regaló por Reyes este año. Os puedo asegurar que es terriblemente fidedigno, salvo por lo de los monstruos ayudando… Y como enfermita de Stendhal que soy, lloré un montón…

Non stop

Si la semana pasada me tomé cuatro día para trabajar menos y acudir a la Muestra Syfy, esta semana he tenido que trabajar el doble. El viernes hubo presentación de proyecto de uniformes (aun secreto), el sábado prueba de vestido de novia, y el lunes tuvimos desfile con los “hits” de todas las colecciones en el Museo Nacional de Artes Decorativas, con espectáculo de contorsionismo en directo, para lo que hubo que trabajar a destajo todo el fin de semana. Como siempre, terriblemente agradecida a todo el mundo que ayudó, a las vestidoras, a las modelos, a Armando Gasalla por encargarse de la música, a las profesoras y alumnas de Worshopexperience, que se encargaron del maquillaje y peluquería de las modelos, y por supuesto al Museo Nacional de Artes Decorativas. Quedó precioso…

El Museo Nacional de Artes Decorativas; un marco incomparable en el que mostrar las prendas más escultóricas de mis cuatro colecciones hasta la fecha.

La danza de las contorsionistas empezando.

El desfile/performance formaba parte del festival Miradas de Mujer , dentro del cual también se encuadra la exposición que inauguramos el miércoles 2 de abril a las 19:30. 15 de mis vestidos más escultóricos se expondrán en una de las salas del mismo museo junto con las interpretaciones que de ellos han hecho 25 ilustradoras españolas. La exposición estará hasta el día 17 de mayo y será de acceso libre y gratuito. Aquí podéis cuatro de las ilustraciones que se expondrán.

Ilustración de Maya Pixelskaya.

Ilustración de Llop Illustrator.

Ilustración de Luján Fernández

Visi Ortega

Ilustración de Visi Ortega

 

Y seguimos para bingo. Hoy jueves 20 montamos una VENTA ESPECIAL en el Hotel Mercure Plaza España (calle Tutor 1) de 10:30 a 20:00. Presentaremos la nueva colección de primavera de “Valiente by Leyre Valiente” con tops desde 40€ y faldas desde 90€. Estaremos junto a  almaravi, Modas Cabezón, Beatriz Peñalver y Una maleta de ropa., productos de belleza de MARY KAY, y comida y bebida por La Chula Madrid y Hansel & Gretel en la Casa de las Golosinas.  Esperamos que os paséis a mirar, comprar, comer… o simplemente pasar el rato.

Prendas de la nueva colección primaveral de “Valiente by Leyre Valiente” a la venta hoy en el Hotel Mercure Plaza España (calle Tutor 1).

 

Vacaciones de ciencia ficción

Para mí la Muestra Syfy son mis vacaciones. Cuatro días de ciencia ficción “en vena” en los que me permito trabajar sólo medio día y el resto hacer algo que me emociona. Y lo que más se goza de la muestra no esta u otra película, es la muestra en sí; el ambiente, las risas, el que Eduardo Noriega no se quiera quedar a la proyección de su película porque nos tiene miedo, o que cada vez que aparece un plano de la luna en una película, todo el mundo aplauda como loco desde la tortura cerebral que fue ver “Boneboys” y todos aquellos innecesarios planos del astro. A la muestra uno no va a ver callado la proyección como si estuviese viendo una de Godard, aquí se le grita a la pantalla, se le aplaude, o se le insulta.

Destacables me parecieron “Coherence” (James Ward Byrkit), “We are what we are” (Jim Mickle) y “Snowpiercer” (Bong Joon-ho). Aunque no esté de acuerdo con la forma de actuar y las decisiones de sus protagonistas, tengo que reconocer que las películas están muy bien. Además, destacar el vestuario pseudo-amish de la niñas de “We are what we are” y los modelitos, caracterización, y actuación de  Tilda Swinton en “Snowpiercer” (que, me van a perdonar, pero para mí es un claro homenaje a la Maggie de Little Britain).

Ciencia ficción

Tilda Swinton en “Snowpiercer”.

Se dejan ver, con algún momento de WTF; “Rigor Mortis” (Juno Mak) con un vampiro un poco heredero de un Nosferatu ninja, y “La Bella y la Bestia” (Christophe Gans) con un Eduardo Noriega convertido en una especie de Gastón truhán de los bajos fondos, y una Lea Seydoux guapísima como siempre. De esta última, criticar el vestuario. Sí, porque con una película como esta, que es un cuento, que puedes hacer casi lo que te de la gana, no se le puede perdonar a  Pierre-Yves-Gayraud ese festín de purpurina y brilli-brilli, y ese traje de Bestia, recargado hasta la extenuación, y ese cuello de celosía bien merece un Razzie. Se salvan alguno de los vestidos de Bella, como el rojo, que aunque un poco salido de madre con los corales esos de alambre forrado, queda muy bonito en contraposición con el bosque helado.  Este señor debería ver más trabajos de sus compañeras Colleen Atwood y Eiko Ishioka para darse cuenta de que un vestuario de fantasía es posible sin que parezca que te ha vomitado encima un hada.

Tampoco les perdono el poco desarrollo que tiene la relación de los protagonistas, que se ven tres días, se odian, y al cuarto se quieren. Así, de pum. Que en la de Disney estaba mejor contado, y eso que tenían que dejar hueco para canciones y plumeros bailando, pero había un cortejo por parte de la Bestia, un trabajarse el terreno; que aprendía a comer con cubiertos, averiguaba que le gusta leer y le regalaba todos los libros de la biblioteca, y hasta se bañaba y se ponía rulos! Hace que una película en la que las tazas bailan se vea más madura y realista.

Ciencia ficción

Fantasía desatada. Le perdono el vestido color marfil, y el rojo de la derecha porque queda bonito con la nieve, pero visto de cerca es un circo…

Otras que se dejaron ver pero con abundancia de momentos “entraba en la película y los mataba yo misma”, son “In Fear” (Jeremy Lovering) y “Almost Human” (Joe Begos). Poco presupuesto que se hace notar, sobre todo en la segunda, con la actriz protagonista; una doble de Charisma Carpenter, que no cambia la cara en toda la película.

De la inefable “Frankenstein’s army” quiero destacar el diseño de los robots, que de puro cutre es hasta gracioso, y la forma que tienen de moverse, muy del estilo de los malos de los Power Rangers.

Nos reimos mucho con “Fresh meat” (Danny Mulheron), “Piranha 3DD” (John Gulager), con un divertidísimo David Hasselhoff, y  “Faraday” (Norberto Ramos del Val). Lo más agradecido de la última son las apariciones estelares de Viruete (con Virugato incluído, como si del doctor Gang se tratase), Paco Fox,  y Cacaman.

De los cortometrajes, destacar “Secuencia” (Carles Torrens) por raro, bien hecho, y sorprendente, aunque tampoco me desagradó “Insectopía” (Saul Freeg, Karni Arieli) y eso que de bichos y larvas iba el tema. Un poco más aburridos y sin sal fueron “Aningaaq”, sobre lo que está haciendo el inuit que habla con Sandra Bullock por radio en “Gravity” mientras conversan (súper forzada aparición del bebé por parte de la mujer), y “Droga perfecta” (Toon Aerts) mamarrachada nipona con tentáculos y líquidos brillantes. Lo que fue terrible fue “Blink” (Diego Latorre); incomprensible y pajero a más no poder. Que no es por el CGI regulero, que a eso estamos acostumbrados en la muestra, ni porque sólo fueran imágenes oníricas sin base narrativa, que a eso también estamos acostumbrados, sino porque todo eso se puede hacer bien, y se puede hacer mal… y aquí se ha hecho muy mal.

Ciencia ficción

Geena Davis en “La Mosca” es un ejemplo de estilazo atemporal.

Mis menciones especiales y con más cariño van para la maravillosa sesión de Phenomena. Qué bonita que es “La Mosca” , que no puedo evitar llorar cuando agarra con su manita el cañón de la escopeta; y qué genial el vestuario de Geena Davis, la mejor vestida de los 80, oiga, qué estilazo. Chapó por la hermanita de Cronenberg, Denise, que desde esa película le hace el vestuario a su hermano y a otros cuantos, porque la señorita lleva 39 películas como diseñadora de vestuario. Vino después “Depredador”, otro clásico de la Ciencia Ficción, que ha envejecido muy bien. No me cantan ni los efectos especiales, ni la carusa del bicho, ni nada. Si acaso canta el acento y la interpretación de Chuache, pero es uno de los motivos por el que le queremos tanto, ¿verdad?

 

De ferias y muestras

Los diseñadores suelen ir a dos ferias principalmente; las de tejidos (en las que compran) y las de venta a tiendas (en las que venden). Las dos son un poco el infierno por diferentes motivos. En las primeras, porque son naves de exposiciones enormes en las que las casa de tejidos exponen sus novedades para la temporada siguiente. Has de ir de stand en stand mirando bandera por bandera (cartones con las muestras de tejido adheridas) y son muchos stands y muchas banderas… De lo que te interesa, pides que te manden una muestra a casa y aquí viene lo peliagudo; de un tejido que te ha encantado, si el de la fábrica investiga y estima que tu empresa no tiene el nivel suficiente de su tejido, no te lo manda. Por supuesto los representantes son encantadores y te dicen allí que te lo van a mandar, pero en la realidad es una lotería.

El segundo tipo de feria, la de venta, es bastante peor.  Tienes que pagar una riñonada por metro cuadrado de stand, alquilar todo el mobiliario, y luego ponerte en una esquina a mirar para otro lado para no asustar a los compradores. Los compradores son un poco como un ciervo en el bosque; se acercan tímidamente , si ven que estás quieto, ignorándoles, pastan tranquilamente (tocan las prendas), y en el momento que haces un movimiento, pueden salen corriendo. Sin embargo hay otros que si no les hablas desde el minuto uno y les cuentas toda tu vida, no se interesan. El tema es ¿cuál es cual? Lo mejor es sentarse a trabajar en la mesa (no estamos como para perder el tiempo) y si les ves con cierto interés, saludar. Así les das pie para que te pregunten, o salgan corriendo…

Moda

Ahora paso a hablar de otra muestra que me produce más goce. Ya sabéis que la identidad de mi marca está muy basada en la Ciencia Ficción, así que no podía ser otra cosa que la Muestra Syfy de cine de Ciencia Ficción. Mi evento favorito del año, junto con la desaparecida Monstrua ( a falta de tiempo y recursos para acudir a Sitges), que se inauguró el jueves con la película “300. El Origen de un Imperio”. El film da lo que promete; entretenimiento, acción, y torsos desnudos. No es como para ganar un Oscar, claro está, pero tiene un buen ritmo, efectos visuales, y también, no podía no hablar de ello; el vestuario de Eva Green como Artemisia. Yo tuve un profesor de Diseño de Vestuario de cine, Gumersindo Andrés, al que desde aquí mando un beso enorme, que era bastante purista con el tema del vestuario. Nos daba auténticas charlas sobre las incorrecciones históricas del vestuario de la mayoría de las películas que vemos, y como, cierto es, luego la gente se piensa que las cosas eran así. Yo creo que hay zonas grises en este discurso, creo que si la película no es puramente historicista, sino que tiene mucho de factor fantástico, el vestuario puede tomarse ciertas licencias.

Pero es como todo lo demás que forma parte de una película. Mientras que el film tenga coherencia interna y todo vaya en consonancia, no hay problema. Así diré, que mientras que los griegos NO LUCHABAN DESNUDOS (aunque así se representase en algunas vasijas), ni por supuesto con faldas tableadas de colegiala (WTF?) el vestuario de Artemisia es tan maravilloso, que les voy a perdonar todo lo demás…

Moda 2

A la izquierda, como vestían los soldados persas, a la derecha, los griegos.

Por si no me gustaba suficiente ya la Green (qué cara, qué ojos, qué bien me hace de mala), me la plantan en un papel de mujer fuerte y guerrera, comandando la flota persa, y luchando con espadas. Todo ello ataviada con unos trajes-armadura de costura impresionantes. Mi enhorabuena y admiración para el diseñador de vestuario, Michael Wilkinson. Lo gocé como una niña.

Artemisa

Artemisa lo peta

Artemisa

Artemisia, como las presentadoras de Noche de Fiesta, se cambia de modelito en cada aparición.

Moda

Artemisia luce varios earcuffs en la película.

 

 

Tras las bambalinas de Nostromo

Nadie en el backstage ve el desfile. Si trabajas en un desfile, olvídate de disfrutarlo sentado. A cambio tienes ratos de estrés total, problemas con el fitting, modelos que desaparecen, prendas mal colocadas… pero también felicidad, orgullo por ver algo a lo que has contribuido terminado y andando, y lágrimas de alegría, porque esto es un poco como un parto. Yo disfruté este desfile como ningun otro, no hubo problemas imprevistos, todo iba bien, y el ambiente que se respiraba con las modelos y con todo el mundo era muy “amoroso” y reconfortante. Antonio Guzmán nos siguió como una sombra, retratándolo todo (o casi todo) y nos dejó estas fotografías que atesoraré con mucho cariño durante años. Son muchas, así que las vamos a repartir en varios posts. Aquí va la primera parte. Esperamos que os gusten.

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

 

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

 

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

 

 

 

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Leyre Valiente Autumn Winter 2015 "NOSTROMO" - MBFWM 2014

Fotos de Antonio Guzmán

Podéis ver el vídeo del desfile:

La inspiración está en los detalles

Generalmente, cuando acabo de presentar una colección, siempre estoy descontenta, pienso que podría haberlo hecho mucho mejor, o que hay cosas que no funcionan, que hay fallos en el desfile, o una modelo posa mal y la foto desmerece a la prenda… Pero esta vez, salí tan contenta del desfile… Nadie es perfecto, y por supuesto hay cosas que puedo mejorar, además de que cada uno tendrá su opinión y habrá gente que quizá la aborrezca, pero según la estaba viendo por la pantalla del burladero (desde donde salen las modelos a la pasarela) se me empezaron a saltar las lágrimas. Es la colección con la que más he disfrutado por el momento, y que siento como más mía, en la que menos cosas han fallado (veréis más abajo), y donde me he sentido más arropada.  Y por eso ayer escribí  esta palabras de agradecimiento:

-Estoy aquí, asobinada en la cama, y no tengo más que amor y agradecimiento dentro. A Alicia Solla por ser mi mano derecha y hacerme confiar ciegamente en ella. A mis modelos y amigas Isabella Ching Vargas, Araya Frasquet, Celiha Vallespir García y Maria Rosado, que me dan belleza y amor a partes iguales, y a Alessandra Ching Vargas, que nos hizo el pedazo de honor de desfilar con nosotras en el último momento. A Marta Moya Melia por su arte, su simpatía, por lucirme los estilismos, y por su predisposición a ayudar y hacer el mongolo con nosotras. A Clara C. Lear, Alberto Rivas, Alberto Díaz Lopez, Sara Peláez, Alejandro Miralla, David Calf y Laura Mayo por su apoyo, amor, y por ayudar a recoger, y a Maya Pixelskaya especialmente, por tantos años de apoyo incondicional, amor absurdo, y trolleo, que hicieron que Nivio me felicitase con las palabras “me cago en tu boca”. A mis padres, por ser socios activos de esta locura y creer en que esto iba a ir pa’lante como está yendo. A Imanol Quero Morales por ser la pareja y el compañero de trabajo perfecto. A Mewi DP de DP Andrómeda y compañero, por su genial escenografía y actuación. A Isa, Ana, Alicia, y todas las demás niñas que alguna vez han hecho prácticas conmigo por ser tan estupendas y trabajadoras. A Ángela Gómez, Alejandro De Lorenzo Riofrío, Beatrix Kido, Alba Rockarolla y Arancha Pérez por ocuparse tan eficientemente del sitting. Y a Clara, Ángeles (y hermana) y Carolina, por entenderme perfectamente, y ser tan locas como yo para encontrar tremendamente divertido esto de hacer “ropa rara”.-

La temática me gustaba muchísimo y he tenido problemas en desechar líneas de trabajo más que buscando inspiración. La he disfrutado verdaderamente, y me han quedado cosas en el tintero que me gustaría usar en el futuro (tengo como para diez colecciones más inspiradas en diferentes elementos de la saga Alien XD). El tiempo dirá. De momento os dejo unas imágenes comparativas del look con el elemento que los inspiró.

alien_queen_dress

Este vestido de piel de vaca (que no polipiel como he leído por ahí) es un homenaje a la Reina Alien de la película Aliens, de James Cameron.

nostromo_alien_wall_coat

La textura del abrigo representa la de las paredes de la nave Nostromo de Alien, la primera entrega de la saga, de Ridley Scott.

ripley_alien_look

El primer look del desfile está inspirado en el de Ripley en Aliens. Las botas son de la línea que he diseñado para Frontiere.

deacon_alien_dress

Las mangas de esta y otras prendas están inspiradas en la cabeza del Deacon de Prometheus, de Ridley Scott.

moebius_spacesuit_alien_dress

Los detalles de pasacintas (sí, sí, pasacintas como los de la ropita de bebé) de estos trajes de astronauta diseñados por Moebius para Alien, me fascinaron tanto que decidí ponerlos en mangas de chaquetas , abrigos y otras prendas.

prometheus_wall_leather_dress

El pecho de este vestido está inspirado en el mural que aparece en la película Prometheus, de Ridley Scott, con ciertas licencias creativas, ya que la piel no se puede trabajar con tanto detalle, y menos por unas manos inexpertas como las mías (esta es la primera vez que he repujado cuero en mi vida y lo he hecho de memoria de un día que vi trabajar a un repujador de Córdoba). El momento difícil de esta colección llegó cuando, tres días antes del desfile, la escultura de arcilla que iba a servir de base para el repujado, se cayó (del pecho para abajo) del maniquí donde la estábamos esculpiendo y se hizo añicos. Tuve que re-esculpirla (con menos detalle) en un día y al día siguiente repujar el cuero. Lo cosimos al vestido unos minutos antes de salir… pero salió.

 

Sin miedo a lo “raro”

Vídeo

Os preguntaréis qué acabáis de ver en ese vídeo. Es una prueba que están realizando los chicos de dP Andrómeda, los encargados de hacer la escenografía del desfile. No podemos desvelar la sorpresa, pero os garantizo que es lo más espectacular que hemos hecho hasta la fecha, así que estad atentos al streaming de rtve.es.

Para mí el desfile ha de ser una experiencia que emocione al espectador, no una sucesión de chicas guapas con ropa puesta. Crear un sueño, hacerle partícipe de mi mundo y concepto… Eso no quiere decir que yo opine que la elección buena sea poner escenografía y que todos los diseñadores deberían hacerlo; nada más lejos. Cada uno ha de mostrar la identidad de su marca como más le guste, y la puesta en escena ha de ir acorde con ello. No hay opciones mejores ni peores, sino diferentes personalidades y diferentes formas de hacer las cosas. Y hay que saber respetarlas todas siempre.

Pasa lo mismo con el maquillaje y la peluquería (mi eterna pelea). Hay marcas a las que les va una imagen natural; pelito suelto y bien peinado, con maquillaje discreto, y a otras a las que les encaja una imagen más extravagante o fuerte. El maquillaje, la escenografía, la música, la actitud de la modelo… todo ha de ir en consonancia con la identidad de tu marca en general, y de la colección en concreto. Forma parte de tu lenguaje expresivo, y no opciones mejores ni peores. Sería como decir que el inglés es mejor que el francés, o que escribir es mejor que hablar. Tu forma de expresión la elijes tú y nadie puede (o debe) censurarla.

Lo problemático de la cuestión es que en España la gente está acostumbrada más al modelo natural, y no al de la extravagancias y las visiones más artístico-estéticas (aunque por supuesto hay excepciones) a las que sí están acostumbrados el resto de países europeos. Y claro, llego yo, y empiezan los ceños fruncidos, las malas caras y el “esto es muy raro” o “con este maquillaje la modelo no está guapa”.

Modelos

A por el pan no van a ir así las modelos, pero no me digáis que como imagen no es potente y estética. Y no veáis lo que me costó que me echaran sombra por fuera del párpado, por encima de la ceja…

Deberíamos perderle de una vez por todas el miedo a “lo raro” e intentar aprender a pensar “fuera de la caja” (como dicen los ingleses) porque en la extrañeza también hay estética y belleza. Yo encuentro triste salir fuera con mi trabajo y ver que la gente da por hecho que he estudiado en Londres, y que cuando les digo que no, que en Madrid, me miran muy sorprendidos, como si los españoles fuésemos unos subdesarrollados culturales o algo así. Además, que en la variedad está el gusto, y en esto del arte no existe el bien ni el mal, sino diferentes maneras de ver las cosas y de expresarse, y aunque algo no encaje con tu personalidad o tu forma de ver las cosas, tienes que entender que si todos viésemos el mundo de la misma manera, sería terriblemente aburrido.

Maquillajes raros

Algunos maquillajes “raros” de desfiles de Givenchy , Chanel, Dior, y Alexander McQueen. Después de todo no soy tan extravagante, no?