La realidad de la Ciencia ficción

En mi colección Nostromo, los acolchados y detalles de cintas de las mangas de las prendas, son así por influencia de los diseños que Moebius hizo para la película “Alien, el 8º pasajero”. También sabía que había diseñado para “Tron”, y para “Dune” de Jodorowsky, pero desconocía que también trabajó en “El 5º Elemento”, otra película que también me fascina. Se lo he comentado a una de las chicas de prácticas que tengo en el estudio y me ha dicho que no había visto ninguna, porque no le interesaba la Ciencia Ficción. Le he dicho que si no le interesa, es lógico, y también le he comentado que a mí, uno de los motivos por los que me encanta, es porque es mirar hacia delante, hacia lo desconocido, lo que aun no se ha hecho o descubierto. Así que me ha dado por divagar y pensar en estas cosas…

 

Ridley_Scott_Alienmoebius_spacesuit_alien_dress

 

Por eso, descubrir que se están creando brazos robóticos que permiten a alguien manco comer uvas (¡uvas! ¿sabéis la precisión que tiene que tener ese brazo para coger uvas sin espachurrarlas?) o carreteras hechas de paneles solares, me hacen llorar de emoción.

 

 

Sí, soy muy sentía, pero estas cosas me devuelven la fe en la humanidad y en que somos capaces de crear cosas maravillosas no destinadas a destruir el mundo en el que vivimos.

Muchos de estos avances tecnológicos han sido ideados por escritores, guionistas, etc, de Cienca Ficción, gente que miraba hacia delante, que se permitía imaginar, y no tomar la realidad como algo inamovible. Esos que muchos tratan de “locos”. Así Julio Verne imaginó el cohete y el submarino antes de que existiesen, y otros cuantos casos que se relatan aquí.

Este es uno de los vídeos más sentíos relacionados con estos avances de Ciencia Ficción que hemos visto en tantas películas de cyborgs como “Yo Robot” o “Robocop”. Os dejo con Robert Downey Junior relagándole un bracito mecanico estilo Iron Man a un niñíto manco con pajarita. Si no se os asoma ni mínimamente una lagrimita; estáis muertos por dentro.

Costura y BBC

La broma de la BBC me la contó un compañero de clase cuando estudiaba Comunicación Audiovisual. No la recuerdo muy bien, pero venía ser que algo como que se encontraban dos antiguos ex-compañeros de clase de lo mismo que estudiábamos nosotros, y le decía uno al otro:

“Oye, ¿qué tal te va? ¿En qué trabajas?”

“Pues muy bien. Soy cámara de la BBC”

“Vaya, la BBC, entonces estarás viviendo en Londres”

“No, en bodas, bautizos y comuniones”

Es malísimo pero a mí me hizo mucha gracia, hasta tal punto que nuestra línea de ceremonia, de puertas para dentro, en la intimidad del estudio, es llamada por nosotros con cariño; la BBC.

Muchos diseñadores nacionales hacen BBC porque es donde la gente invierte más. Ahora bien, hay diferentes formas de trabajar la BBC. Se pueden hacer prendas seriadas por talla y colgarlas en percha en tienda, se pueden mostrar unos modelos fijos que se pueden adaptar a las medidas de la clienta y variar colorido (semicostura), o se puede hacer una prenda desde cero, desde la idea inicial, diseñándola con la clienta en función de su personalidad. Esta última opción es la de la costura tradicional que conocemos y es la que suelen elegir las novias que acuden a un diseñador.

La costura a medida lleva tiempo. En nuestro caso trabajamos a la vez con varias clientas (una sola no te da de comer) y el proceso de diseño requiere un tiempo; hay que tener en cuenta que lo hago todo yo personalmente adaptándome a la personalidad de cada clienta. Ese proceso de trabajo lleva su tiempo. Yo no pido 6 meses como las grandes cadenas, pero sí cuatro; dos para definir el vestido juntas y otros dos para la confección. Con este tiempo suele sobrar y hemos llegado a hacer vestidos en dos meses, pero no es lo ideal.

Las grandes cadenas que trabajan la semicostura piden seis meses porque producen sobre pedido en China y otros países. Una vez eliges tu vestido probándote el de muestra de la tienda, lo tienen que mandar producir en tallaje estándar en China, hacer los 10.000 o la cantidad que hagan, y traerlo en barco a España, enviarlo a la tienda, y que una modista lo adapte a tu talla. La forma de trabajar es diferente y por eso son unos tiempos diferentes.

Nostros trabajamos con talleres y modistas locales por lo que nuestra forma de trabajar es más flexible. Además, si se elige un vestido ya exitente y sólo hay que cambiar tallaje, color, y algun otro pequeño ajuste, el tiempo y el presupuesto se recuden bastante.

Aquí podéis ver algunos figurines de vestidos descartados (los que las novias no eligieron) ya que los “ganadores” no os los puedo mostrar.

Novia frente rombo 001Novia falda volumen 001 Novia drapeado 001Novia espalda pico 0

 

 

No es blogger todo lo que reluce

Esta mañana, no sé cómo ni por qué, me ha dado por pensar que las chicas mejor vestidas que conozco no tienen blog de moda, y me ha parecido curioso, digno de análisis. Me he puesto a darle vueltas, a mirar sus perfiles de Instagram, y a pensar en sus personalidades, y creo que la clave de sus estilismos es presicamente esa; su personalidad. Son valientes, originales, y únicas.

Yo que las conozco y las veo en directo, siempre pienso lo de “qué mona va esta chica siempre”, y me ha costado horrores encontrar fotos “fashion” de ellas ya que, como digo, no se dedican a difundir mucho sus estilismos. Son una extensión de su personalidad, o un juego, pero no algo muy estudiado a lo que le dediquen mucho tiempo, ni a lo que le den demasiado bombo, y creo que esa frescura se nota (y se agradece).

Miriam Mira: estilista

https://instagram.com/miriammira/

Miriam me encanta porque se atreve con todo pero siempre acierta. Yo creo que podrías retarle a que se pusiera la cosa más anti-fashion o fea que se te ocurriese y ella lo combinaría divinamente.

Le gusta jugar y “disfrazarse” de personajes de series, películas o tv, cualquier cosa le inspira. Además tiene mucha valentía también para cambiar de look capilar y fue la que me dio fuerzas para teñirme de pelirroja.

street_style_galicia_invierno_2015_833455738_800x 11054401_10205917284988721_7693851403285127607_n 10931359_10205460765896029_2924467178726091077_n 1907567_10205808987801359_3898589503717699038_n 11096655_10206042849047744_6179607643803291552_n 1381616_10201900709776851_1931330542_n

Alicia Solla: diseñadora

Alicia define su estilo como un ´´capa sobre capa´´, con lineas rectas, prendas muy sencillas, pero siempre con un punto desenfadado que desentone con la sobriedad. Se inspira sobre todo en la estética asiática.

1509950_10202313979263775_4522475518747379317_n 10264911_10153959994835538_3407137408627154410_n 70670 tumblr_mezb3266cO1rwce9fo1_500

Isabella Ching: estudiante, ilustradora y modelo.

https://instagram.com/_chingisabella/

Isabella lleva siempre un estilo muy juvenil y desenfadado, con cierto aroma grunge, que sólo puedes adoptar si tienes su cuerpazo. Lleva el mamarrachic en su ADN y le encanta jugar con las piezas más locas que te puedas imaginar, siempre combinadas con negro. Su fetiche son las Martens y el calzado de suela gruesa en general, y los pitillos “de cuello alto”.

Captura de pantalla 2015-03-31 a la(s) 14.41.06 Captura de pantalla 2015-03-31 a la(s) 14.40.08Captura de pantalla 2015-03-31 a la(s) 18.47.38 Captura de pantalla 2015-03-31 a la(s) 18.45.52 Captura de pantalla 2015-03-31 a la(s) 18.43.55 Captura de pantalla 2015-03-31 a la(s) 18.43.45

Lye Lysianne: diseñadora

https://instagram.com/lyelysianne

Lye es un poema, una musa decimonónica con la picardía de una cheerleader americana. Además es una pony-lover y una diseñadora textil brillante.

1982202_10204513886481095_1655011136422434414_n 1604580_10202458100567732_577956336_n 1478922_10203011349678614_4868992336574354667_n 1507741_10205156442144585_485696445331848638_n 21137_10205553067979983_5421588102621678952_n

De villanos y ¿monstruos?

Hace unas semanas vimos “Under The Skin”, una de las películas más marcianas y fascinantes que he visto en mi vida. Mientras buscaba imágenes para hablaros de ella (en el anterior post), tope con la historia de Adam Pearson, el actor que aparece con la cara deformada en la película. Me quedé bastante sorprendida porque todos creímos que era maquillaje y CGI, y resulta que no. Adam, que tiene 29 años, los mismos que yo, padece una condición de la piel llamada Neurofibromatosis.

 

Adam con Scarlett Johansson en "Under the Skin"

Adam con Scarlett Johansson en “Under the Skin”

 

Nunca entenderé la carencia de empatía de algunos seres humanos; en el colegio le llamaban Quasimodo y Scarface. Y creo que en parte es culpa de los padres, que cuando en casa dices algo así no te corrigen y te dicen que está mal de un modo razonado, pero creo que también es alguna falta mental o social. Algo no anda bien, o al menos no bien del todo, en la cabeza de alguien que se plantea decirle algo tan cruel y doloroso a un persona con este tipo de condición, u otras. Algo no hace conexión bien dentro de ese cerebro si no sólo no eres capaz de ponerte en su lugar, sino de darte cuenta de que tus actos pueden producir dolor. Si lo sabes y además te da igual, lo tuyo ya es un caso clínico.

 

Dice Adam que le parece muy mal que en la cultura audiovisual, en películas, videojuegos, comics, etc, las personas con cicatrices o rostros deformes son caracterizados como villanos. En este aspecto no estoy de acuerdo con él, o al menos no siempre. Es cierto que muchos villanos tienen rostros marcados por pasados truculentos, pero esto es fruto de algo que está en el subconsciente colectivo; el monstruo. No se me malinterprete. La gente, sobre todo antiguamente cuando había más incultura, siempre ha tenido miedo a lo diferente, con lo cual es de cierto modo comprensible que cuando alguien quiere retratar un malo puro, alguien que nada más entrar en plano se ve claramente que es el malo, utilice los mecanismos más baratos y comunes para producir rechazo en el espectador. Y digo baratos porque generalmente, un malo tan puro suele ser un personaje bastante plano.

 

Pero suelen ser deformidades provocadas por factores externos, testigo de haber tenido una vida dura, que por un lado trata de justificar su paso al lado oscuro. Así Freddy Krueger quedó deformado por un incendio, Harvey Dent (Batman) por ácido o una explosión según la versión, y Mason Verger (Hannibal) se arrancó su propia cara por sugerencia (y bajo psicotrópicos) del doctor Lecter.

 

El bipolar de Harvey Dent o Dos Caras

El bipolar de Harvey Dent o Dos Caras

 

Generalmente los personajes que han tenido la mala suerte de haber nacido (o ser creados) con deformidades no suelen ser malvados, sino todo lo contrario. Ahí tenemos por ejemplo a Sloth (Goonies), Joseph Merrick (El Hombre Elefante) que además fue real, Quasimodo (El Jorobado de Notre Dame), Seth Brundle (La Mosca) o La Criatura (Frankenstein). En estos casos su mayor deseo es ser amados y aceptados por una sociedad que les juzga de monstruos y les teme.

 

El pobrecico de Frankenstein suplicando amor, que por cierto, la novela no tiene absolutamente nada que ver con ninguna de las películas que se han hecho...

La criaturica de Frankenstein suplicando amor, que por cierto, la novela no tiene absolutamente nada que ver con ninguna de las películas que se han hecho…

 

Lo que más me fascina es que se denomine monstruo a los personajes/personas con deformidades, y no a los que les insultan sin un gramo de empatía. El infierno son los otros.

Adam, por cierto,  quiere seguir en la interpretación y hacer de villano de James Bond, para lo que le deseo todo lo mejor.

12 Muestra Syfy

El fin de semana pasado volvió la muestra Syfy a los cines Callao City Lights (con los que trabajo en un proyecto que pronto verá la luz) y volvimos a alucinar con unas, horrorizarnos con otras, y pasárnoslo como enanos con otras. Sabéis que para mí, que trabajo mucho con la ciencia ficción, junto con la Monstrua de Cine Chungo, es uno de los eventos imperdibles del año.

La muestra abrió el jueves con el preestreno de Chappie. Sí, no vamos a negar que es una especie de remake de Cortocircuito, pero si en su día la gozaste, lo volverás a gozar con Chappie. Hubo un momento de la película en el que empecé a llorar y ya no paré; y era por una mezcla de emoción (el personaje es tiernísimo) y sufrimiento (le hacen unas cuantas perrerías). También tiene mucho humor y quizá demasiada promoción de Die Antword, los coprotagonistas, que no sólo mantienen sus nombres “reales” sino que además copan la banda sonora y llevan camisetas con el nombre del grupo. A mí eso me sacaba un poco de la película, a pesar de que me guste su música.

SNY_CHapPie_2120x1192_G-CoverPhoto_NW_05_v1b

Chappie

Al día siguiente, la sesión empezó con Housebound, un producto decente (pero sin tirar cohetes) más que nada porque no es la típica historia de casa encantada, pero sin más. Tokyo Tribe nos frió un poco el cerebro con su locura japonesa de tribus de raperos y posteriormente Burying the Ex, una comedia ligera y romántica sobre un buen chico que es incapaz de dejar a su neurótica novia ni después de muerta, cuando vuelve como zombie para seguir su vida con él; nos preparó para el plato fuerte que vendría después. Lo que Hacemos en las Sombras es una hilarante comedia de vampiros en formato de reallity o mockumentary, dirigida y escrita por Jemaine Clement de la genial serie Flight of the Conchords (si no la conoces, estás tardando en verla). Un producto muy bueno, que destaca por el guión y las actuaciones, con el que nos reimos de lo lindo. No es de extrañar que ganase el premio del público en Sitges.

13930-11

Lo que Hacemos en las Sombras

La animación inauguró el sábado con el clásico Mi Vecino Totoro en sesión matinal para los más pequeños. Más tarde pudimos disfrutar de Song of the Sea, de los creadores de El Secreto de Kells, y que como su antecesora, es una maravilla visual. Goodnight Mommy y Spring podemos decir que son diferentes y curiosas, pero nada del otro mundo, y Cub, que prometía bastante, se queda en típica y fallida. Crazy Bitches por su parte, es una especie de telefilme malísimo que ni siquiera da para reirse de él.

song-of-the-sea-2

Song of the Sea

El domingo nos resarcimos un poco de los disgustos del sábado. L.F.O., un producto a caballo entre el thriller y la comedia en el que un hombre se dedica a hipnotizar a sus vecinos para que le hagan de esclavos, resulta curiosa, entretiene y divierte. Jamie Marks is Dead, sobre un trio romántico fantasmal, es lenta y muy pretenciosa. De ritmo pausado, que no lentas son A Girl Walks Alone at Night y Under the Skin. Me encantaron, pero comprendo que para un estómago poco acostumbrado a este tipo de ritmo pueden resultar tediosas. Prefiero no contar nada, y animo a que si te gusta el cine pausado cercano al video arte y más interesado por crear emociones en el espectador que por contarte la misma historia de siempre, te animes a verlas a ciegas, sin ver siquiera un trailer; cuanto menos se sepa, mejor. El factor sorpresa es importante.

AMIRPOUR03-articleLarge

A girl walks home alone at night

Quizá la más compleja de las dos sea Under the Skin; es terriblemente marciana y terriblemente fascinante. En el fondo me recuerda a todas estas películas independientes sobre inmigrantes que vienen a Europa y sufren un montón de calamidades cuando lo único que quieren es hacer su vida… Salvando mucho las distancias, claro. La banda sonora, y la secuencia de la habitación negra, pasarán a la historia.

He's excited about his part in the film

Under the skin

De entre los cortometrajes, destacaría Sangre de Unicornio por su locura y originalidad, Splintertime desbarra demasiado, 365 no se entiende pero a veces te ríes de puro loco, y Ghost Train y Safari no están mal… ni bien.

Viaje relámpago a Logroño

La semana pasada viajamos a Logroño para dar una charla en ESDIR. En esta ocasión, y debido al poco tiempo que tengo ahora, no pudimos estar ni siquiera un día más por allí para poder ver Logroño; salimos de Madrid el jueves tras mis clases, llegamos por la noche a la Rioja, por la mañana vimos la escuela, di la charla, comimos, y nos vovlimos. Visto y no visto. Un rabia… De vuelta, el GPS nos marcaba puntos como San Millán de la Cogolla en los que me habría encantado parar y ver bien, pero no nos fue posible. Esperamos poder volver.

DSC_2394En la escuela la experiencia fue estupenda. No sólo el profesorado fue encantador con nosotros, sino que las instalaciones me parecieron una maravilla; un edificio precioso, con unas aulas impresionantes, enormes, con una luz natural envidiable. A nuestra llegada nos lo enseñaron todo y pudimos ver los dossieres de proyecto de alumnos de segundo. Me encanta ver estos cuadernos de inspiración; hay alumnos que hacen verdaderas maravillas.

DSC_2385 DSC_2387DSC_2389 DSC_2390 Tras la charla nos invitaron a visitar una exposición que han montado en la planta sótano, de acceso público, y me sorprendió muchísimo porque desde luego no era lo que esperas de una exposición de escuela. Estaba montada de un modo totalmente profesional y era una marvilla. Los alumnos trabajaron con cuadros renacentistas e hicieron reinterpretaciones de las vestimentas que aparecían en ellos con materiales reciclados. Una gozada.

07_expo_renacimiento_142482822013_expo_renacimiento_1424828293 21_expo_renacimiento_1424828386 23_expo_renacimiento_1424828416 24_expo_renacimiento_1424828431Tras la exposición, nos llevaron a comer al restaurante Tondeluna, que tenía cocina creativa muy rica por un precio muy apañado; me esperaba menús de mínimo 50 euros por persona y podías comer desde 15€. El restaurante además es precioso, con una decoración muy moderna, y mesas comunales de corrido, como los vikingos. Nos encantó el detalle del cubo de madera con mantequilla artesana y pan de pueblo para huntar. Un aperitivo genial.

Ataquitos

Entre el 15 y el 17 de mayo estaré desfilando en Mercedes Benz Fashion Week Varsovia con una colección de la que aun no tengo ni una prenda. A la vez estoy trabajando en cuatro novias (que no son vestidos normales porque tienden a ser muy indecisas y tardar en decidir lo que quieren), el proyecto de Los Sims, los uniformes de unos cines (pronto se presentará a prensa el primer prototipo), la colección de verano para tienda, y las clases que doy de 9:30 a 14:30 martes y jueves en Innadi. A eso sumadas las conferencias o clases sueltas que doy en otras escuelas como el IED y otros proyectos, como el dossier que tengo que presentar en Who’s On Next. Por eso cuando alguien me dice “no será para tanto” cuando digo que no tengo tiempo, o me suelta un “qué cansado estoy” cuando se pasa los fines de semana tumbado en el sofá, me dan ataquitos por dentro.

Ahora mismo voy a coger el coche para ir a Logroño a dar una masterclass en ESDIR, y voy atacada pensando en si vamos a tener que pasar por alguna montaña, con el terror que les tengo. Y dejo a mi madre vigilando el fuerte; no puedo cerrar la tienda.

Ayer caí en la cuenta de que realmente no soy diseñadora; soy emprendedora. Pura y duramente. Soy una diseñadora que no diseña. No tengo tiempo para ello; me paso el día gestionando temas, tratando con proveedores, respondiendo emails, atendiendo clientes, coordinando a las becarias, y llevando la dirección de una marca a la que le faltan trabajadores en cada departamento que se hagan responsables de su área. Sueño con el momento en el que pueda permitirme tener una persona que me asista en esta locura mientras garabateo en el bus las nuevas colecciones en el cuadernillo que llevo siempre encima.

No me malinterpretéis, las chicas de prácticas son una ayuda fundamental y además las adoro, pero tengo que decirles qué hacer, supervisar todo lo que hacen, responder sus dudas… Es lógico, son estudiantes; están aprendiendo y nosotros, los diseñadores, debemos ayudarles a ello, no puedes pretender que sean como Campanilla, necesitan un tiempo de formación; pero a veces estás tan en estos temas que no tienes tiempo para los demás y colapsas. Pequeños ataquitos semanales. Una persona con cierta experiencia e iniciativa, capaz de entender la marca y llevarla conmigo, que pueda resolver las dudas de las chicas de prácticas (si no todas, la mayoría) y poder llevar responsabilidades y dar órdenes, es mi sueño, mi billete dorado, mis bolas de dragón.

El factor Di Caprio

He sido seleccionada como una de los doce finalistas en Who’s On Next 2015 de Vogue España.

Es un honor y una alegría haber llegado hasta ello y compartir selección con marcas tan consolidadas en la moda española. Y precisamente por eso soy consciente de la realidad y la dificultad de ganar. Y además está “el factor Di Caprio”.

Desde 2000, Leonardo DiCaprio ha recibido elogios de la crítica por sus actuaciones en películas como Atrápame si puedes, El aviador o Infiltrados. Sin embargo, no ha logrado llevarse ningún Óscar hasta el momento, y debido a sus numerosas nominaciones a los premios de la Academia, es considerado como “el eterno nominado” al Óscar.

Poco más o menos me ocurre a mí: mi trabajo gusta a público y crítica, me invitan a desfilar por todo el mundo (hoy mismo hemos recibido un mail de Phoenix, Arizona), y me seleccionan en los concursos; pero nunca gano. Y esto no me hace ser amargada o que no me hagan ilusión las selecciones, todo lo contrario. Las tomo como preciosas palmaditas en la espalda que me dicen “ánimo, vas por buen camino” y las agradezco enormemente. Pero también soy consciente de que no le puedes gustar a todo el mundo, que habrá gente que le maraville lo que haces, y gente que lo aborrezca, y que además hay muchos diseñadores muy buenos por el mundo. Yo trato de hacerlo lo mejor que puedo, sin obsesionarme con gustarle a todo el mundo, ni compararme con los demás. Este es un mundo muy loco y es muy fácil perder la cordura.

Dicho todo esto, si gano, es posible que me de un telele y me caiga redonda al suelo. El otro día tuve que entregar unos diplomas a los trabajos más destacados en el Proyecto Balenciaga del IED, del que soy tutora externa, y me puse nerviosa por la empatía con los alumnos que los iban a recibir. ¿Qué le voy a hacer?, soy muy sentía.

 

30 segundos de llanto y alineación planetaria

Últimamente con la tienda, las colecciones, los encargos, las novias, las colaboraciones con otras empresas, y las clases, estoy desbordada. El otro día estaba sentada trabajando en mi puesto en la tienda, muy agobiada, y de repente me eché a llorar. Me agaché y sollocé como 30 segundos, me sequé las lágrimas y seguí trabajando. Esto es así. No te puedes permitirte parar para nada.

Con todo el trabajo que nos ha llevado montar la tienda llevo un retraso muy serio con la colección (aun estamos haciendo los prototipos) y presentarla dentro de fecha se nos hizo imposible. Me planteé reducirla a 12 looks y presentarla a primeros de marzo en un museo, pero la semana pasada recibí un mail invitándome a presentarla en mayo en un lugar fuera de España, con todos los gastos pagados, y tuve que aceptar.

Me exigían 25 looks, lo cual no me quitó presión, sino todo lo contrario, y además iba a necesitar zapatos, tema en el que no había pensado porque los maniquíes no los necesitan, y de repente, me vi otra vez inmersa en esos otros quebraderos de cabeza que conlleva un desfile.

 

 

Al día siguiente me llegó el mail de una empresa de zapatos muy bonitos, modernos y elegantes que quería hacer una colaboración conmigo, y se me abrió el cielo, se alinearon los planetas, y se hizo la luz… Aun no puedo daros más detalles ni concretar el lugar, pero la verdad es que todo me ha venido que ni pintado.

Supongo que mostraré un adelanto, los iniciales 12 looks, en marzo, aunque no sé si será en un museo o dónde.

Ya os iré contando. De momento os dejo con un trocito de la campaña de Olympia para esta primavera – verano.

Olympia SS15 por Cristina Otero Photography maquillaje Lis Valera pelo Fabricio Makeup modelos Isabella Ching, Livia Buzoiani, and Jitka Kuvesova.

Olympia SS15 por Cristina Otero Photography maquillaje Lis Valera pelo Fabricio Makeup modelos Isabella Ching, Livia Buzoiani, y Jitka Kuvesova.

IMG-20150116-WA0002

Olympia SS15 por Cristina Otero Photography maquillaje Lis Valera pelo Fabricio Makeup modelos Isabella Ching, Livia Buzoiani, y Jitka Kuvesova.

 

 

Sobreviviremos

Ya llevamos casi dos meses con la tienda abierta y entre las ventas directas, los encargos y las novias, parece que por el momento, no vamos a tener que echar el cierre, fiuuuu…

Ponerla a punto nos ha retrasado muchísimo con la colección, hemos perdido unos tres meses con la búsqueda de local, la reforma, la decoración, la producción de colección de venta, etc, y no vamos a poder presentar durante la semana de la moda esta vez. Estamos tratando de tener la colección lista para finales de febrero-principios de marzo, coincidiendo con la semana de la moda de París, para tampoco salirnos mucho de fechas.

Además he comenzado las clases de las asignaturas que imparto en INNADI y estoy muy contenta porque me encanta dar clase, pero como podréis imaginar, el trabajo se ha triplicado. Imanol (mi pareja) y yo dormimos aun menos y tenemos aun menos vida, pero estamos contentos y satisfechos porque sabemos que hemos tomado la decisión adecuada. El que algo quiere, algo le cuesta. Confiamos que cuando la tienda sea más conocida podamos contratar a alguien que nos eche una mano, porque no es sólo la tienda, sino que además tenemos el showroom de préstamo para celebrities y editoriales, y el estudio de diseño (3 en 1), y nos ocupamos nosotros mismos de todo (Imanol me echa una mano por las mañanas y mi madre por las tardes).

En marzo además Imanol empieza a dar clases de escultura para prótesis en la escuela de maquillaje Workshop Experience (os recuerdo que Imanol es las manos detrás de nuestra joyería y de nuestra marca de decoración Qrious ¡tems). Sobreviviremos.

Galletero Munchie1

Galletero “Munchie” de Qrious !tems

 

Ahora voy a cambiar de tema porque creo que merece la pena. Carlos Matallanas es jugador de futbol, coordinador de la sección de deportes de El Confidencial, y en 2014, a los 33 años, fue diagnosticado con ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Desde hace un tiempo escribe un blog en el propio diario sobre su batalla contra la enfermadad y esta semana está promocionando una iniciativa en la que todos deberíamos participar

Las entradas ya están a la venta y puedes adquirirlas aquí.