Cómeme el coño…pero bien

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

A mí el coño me parece, grosso modo, una cosa muy fea, oscura y siniestra. Las pollas, sin embargo y especialmente para chuparlas, son infinitamente más hermosas, comestibles y apetecibles que un coño con su moquillo, esa pelambrera o mostacho a lo abominable Hitler, y no sigo porque me da mucho asco pensar en coños. Sin embargo las pollas, mmmm las pollas son otro cantar. Dónde va a parar.

Analicemos someramente el aparato genital femenino. Asistid a esta breve pero intensa clase magistral impartida por uno de ellos.

¿Qué pinta de panoli tiene Mario Casas verdad? Con lo buenorro que está y lo empotrador que tiene que ser? En fin, al bollo que me lío.

Yo me pongo en la piel de un come coños y me toca amorrarme al pilón, y la verdad es que me invaden mil y una dudas. ¿Y si aquello huele a lonja y encima eres alérgico al marisco? ¿Y si aquel césped no está podado -más bien abandonado del todo- y he de hacerme camino con un machete imaginario? ¿Y si cuando termino parece que me haya morreado como un mastín?

Come-coños que habitáis la faz de la tierra, ayudadme a comprender las infinitas bondades de tan escrupulosa hazaña sexual. ¿Es sólo mezquino postureo? ¿Acaso moneda de cambio para que luego os la chupemos? ¿O para mi sorpresa el cunnilingus puede ser un arte ciertamente placentero para vuestro viril paladar? Es que no lo entiendo, coño. ¿Por qué?¿Con lo feo que es? Iluminadme caballeros.

Andrés ha sido el único de todos mis amigos que se ha animado esta vez a compartir con tod@s nosotr@s lo que le inspira el coño. Vale la pena, tiene una visión muy poética de nuestros coños.

Lo primero que es súper íntimo Es como que ya no hay nada más allá (sólo la mente). Y después que es misterioso. Hay que ir descubriéndolo… Porque no hay dos iguales. Y para acabar, que responde, lo puedes sentir. Su calor, su suavidad, su inflamación, su humedad incluso su olor. Si te responde te reconforta. Los hay más bonitos y más feos. Pero la estética creo que es lo de menosEl morbo que provoca es lo que atrae, no su belleza. Es como cuando conoces a alguien que bien mirado, no es guap@, pero por alguna razón, a ti te da un morbazo.

Gracias Andrés. Y ya de paso…

tumblr_muf0kdhov01sjs8yvo2_r1_500

Eso sí, que a mí me dé un asco que me muero pensar en comerme un chichi no quiere decir que el que lo haga no tenga que hacerlo bien, qué digo, bien, de puta madre. Un coño es un coño; lo que no es un coño es un chupa chups o un helado de nata o una fuente de agua a la que se amorra un runner cuando termina una maratón. Los coños, al igual que los penes, hay que comérselos con pasión. Uno que sabe de esto es Juan Abreu. La verdad es que físicamente no es mi tipo, más que nada porque podría ser mi padre o mi abuelo, pero su sublime visión del coño me enterneces y me estimulan. Simplemente quiero recoger para vuestro deleite sensorial un fragmento de sus acertadísimas recomendaciones sobre cómo comer un coño.¿Cómo comerse un coño? Según el come coños consumado de Juan Abreu…

Como si fuese el último coño disponible sobre la faz de la tierra. Pero la vida es un constante aprendizaje y hasta yo, que, modestia aparte, sé del asunto, he aprendido cosas nuevas en los últimos tiempos. Y aquí las pongo a disposición del amable lector (y de la amable lectora, que ha de saber a lo que tiene derecho). Asumo que me han leído y saben del olisqueo previo, y que del olisqueo hay que ir al soplo, y del soplo al resoplido y del resoplido al suspiro.

 

Y de allí al balbuceo y del balbuceo al sabotaje de la alternancia. Asumo que saben que hay que prestar mucha atención a los cambios de frecuencia, que son fundamentales. Lamida y roce, y el consiguiente frotar vigoroso. Pespunteo y pausa. La construcción de la zozobra. El ataque sincopado, el presionado inclemente, el olvido temporal del clítoris, etcétera. Asumo todo eso. ¿Cuál es el secreto de una buena  comida? Preguntaba yo en otra ocasión. Y me respondía: el pendular entre la extrema sutileza y la acometida viril.”

Yo prefiero encomendarme al sabio arte de comer pollas. Llamadme come-pollas, es lo que soy.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es